Viernes 07 de junio 2024

“Una joven mujer que no pudo escapar”

Redacción 11/02/2024 - 09.42.hs

A 20 años del femicidio y desaparición del cuerpo de Andrea López, su familia y la colectiva feminista abolicionista “Todas somos Andrea” la recordó con un banderazo y con imágenes de la joven en el espacio verde de la calle Bertera y General Acha. “Nos proponemos sostener la memoria viva y no permitir que se la olvide”, afirmó Mary Zerbino.

 

Ayer se cumplieron dos décadas de la desaparición de Andrea y su familia todavía no sabe dónde está su cuerpo. La lucha por la verdad y por mantener viva la memoria lleva muchos años y ayer por la tarde la colectiva feminista abolicionista “Todas somos Andrea” organizó un banderazo que se sintió en el barrio Plan 5.000. Además de pintar 20 banderas, hubo lectura de poemas feministas.

 

En diálogo con LA ARENA, la referente de la colectiva, Mary Zerbino, aseguró que “este no es un 10 de febrero más porque se cumplen 20 años de su muerte. Decidimos pensarlo desde el lugar de 20 años de memoria, 20 años de lucha y 20 años de búsqueda”. La convocatoria estuvo destinada a toda la sociedad para “recordar a Andrea y a todas las compañeras muertas y desaparecidas por las redes de prostitución y trata y por el sistema prostituyente”.

 

“Sin expectativas”.

 

En ese sentido, calificó de “impactantes” las declaraciones del femicida Víctor Purreta en un medio de comunicación local y la supuesta colaboración de aportar información sobre la ubicación del cuerpo de Andrea, que finalmente no fue encontrado. “Yo personalmente no tenía expectativas”, afirmó Zerbino y opinó que “era una estrategia más de este personaje siniestro, morboso y psicópata”.

 

“Tal vez fue un intento de buscar alguna estrategia para beneficiarse con la salida transitoria que está pidiendo desde hace rato. Y también pienso que, a través de sus actos, disfruta con el morbo, la tortura, porque sin duda fue una tortura para Julia y para la familia ya que estuvieron pendientes días y días del teléfono para que le avisaran que habían aparecido los restos”.

 

La activista recordó que cuando comenzó la lucha, hace 20 años, “la buscábamos viva” porque “pensábamos que había sido víctima de una red de prostitución y trata, a través de Purreta. Después con los años entendimos que no y luego de 10 años se logró el juicio donde lo condenaron por su muerte aún sin el cuerpo. Y 20 años después todavía nos preguntamos dónde está el cuerpo de Andrea. Humildemente, nosotras nos proponemos sostener la memoria viva y no permitir que se la olvide”.

 

“Julia no se rinde”.

 

También reconoció que Julia Ferreyra, la mamá de Andrea, “ha estado muy mal últimamente” porque “lo que pasó con Purreta el año pasado la afectó muchísimo”. A pesar de ello, “no se rinde e insiste en que quiere encontrar los restos de su hija”.

 

-¿Cómo hay que recordar a Andrea?

 

-Nosotras la recordamos como una joven mujer, como tantas, que no pudo zafar de ese enamoramiento manipulador que hizo Purreta con ella; una joven vulnerable que cayó en las redes de este psicópata prostituyente, que no pudo escapar. Hay que recordarla como una joven, como tantas que hay, y en ella poner la mirada del sistema prostituyente que sigue vigente.

 

Prostitución.

 

Zerbino aseguró que “estamos igual que hace 20 años. Seguimos insistiendo en que faltan políticas públicas de prevención y del cuidado de las víctimas. Estamos viendo un gran aumento de la prostitución en las jóvenes y es muy preocupante, pero no hay ninguna política destinada a combatir ese sistema”. Con la crisis económica y social, “las más afectadas son las mujeres pobres” y la prostitución “es una alternativa cuando no hay otra opción de sobrevivir”.

 

-¿Creés que el nombre de Andrea es un emblema?

 

-Yo creo que está instalado. Nosotras hacemos mucha prevención en los colegios secundarios y nos encontramos con que las pibas y los pibes no saben quién fue Andrea, entonces nos encargamos de contarlo. Andrea es emblemática para nosotras. Fue un antes y un después sin duda, porque fue un caso que se conoció a nivel país.

 

“Creo que soy igual a ella”.

 

En la jornada organizada para mantener viva la memoria de Andrea López a 20 años del femicidio y desaparición, estuvo presente su hijo de 24 años, Emanuel. “Siempre la estamos recordando, con momentos lindos y con momentos feos”, afirmó el joven en diálogo con LA ARENA.

 

“Me acuerdo todo, de sus risas y sus retos”, aseguró y agregó: “Yo creo que soy igual a ella, de cara soy muy parecido”. Al lugar llegó acompañado de su abuela, Julia Ferreyra y su familia. “Mi abuela me ha contado mucho de ella, lo voy llevando bien”, manifestó.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?