Jueves 26 de enero 2023

A desdoblar ideas en el Mundial de la memoria

Redacción 27/11/2022 - 11.50.hs

En medio de una semana dominada por la disputa del Mundial de Fútbol en Qatar, un incipiente debate se abrió paso a nivel provincial. Es que en cuanto termine la cita deportiva, a la vuelta de la esquina, nos encontraremos con un nuevo proceso electoral a toda marcha, que concluirá terminará con la renovación de autoridades.

 

Será así como veremos que, con las sidras y el pan dulce como escenografía de fondo, postulantes de variada procedencia nos ofrecerán proyectos y plataformas para ganarse el favor popular en el cuarto oscuro durante los primeros meses del año que viene.

 

La previa de todo ese debate la tuvimos esta semana, luego que desde el gobierno provincial se confirmaran las esperadas fechas del cronograma electoral, separadas de la convocatoria nacional para la elección presidencial.

 

La primera batalla.

 

Fue así como a mitad de semana los representantes y apoderados de todas las fuerzas políticas con personería en la provincia fueron convocados para hacer el anuncio formal de la hoja de ruta electoral, con fecha de cierre para alianzas antes de fin de año, internas en febrero y elección de gobernador, diputados provinciales, intendentes y concejales en mayo.

 

Y como para mostrar cómo será la campaña que nos espera, la oposición se tomó nada más que 24 horas para salir a criticar con dureza la decisión del oficialismo. No fue una decisión que llamara la atención, pero los términos utilizados marcan que de acá en más el panorama no será muy distinto a lo que se observa a nivel nacional.

 

De este modo, queda poca esperanza para contar con un rico debate de ideas entre candidatos de uno y otro partido con el objetivo de pensar en cuestiones para mejorar la calidad de vida de los pampeanos. Es una ilusión que prácticamente queda trunca desde el mismo inicio de la convocatoria.

 

Es que no hay mucho por esperar de quienes se identifican claramente con la anterior gestión presidencial, aunque alguna chance queda de un sector como el radicalismo, que en otros tiempos supo enarbolar ideas progresistas, pero de un tiempo a esta parte, tal vez enceguecido en llegar al poder a como dé lugar, termina como furgón de cola de una alianza que ya le demostró que solo lo usa para sumar votos de odio.

 

Algunas muestras.

 

Se supone que este tiempo preelectoral debiera utilizarse para levantar la mano y decir qué mejor idea tiene cada partido y cada candidato para mejorar la sociedad en la que vivimos. Pero resulta, como para traer algún dato reciente a la memoria, que hace poco desde la oposición se les ocurrió la loable idea de reunir a especialistas para debatir ciertos temas específicos. Y en un caso puntual hicieron foco en el área de salud, hasta con presencia de un especialista nacional. Pero resulta que las conclusiones terminaron incluyendo más elogios que cuestionamientos hacia un sistema que hasta es puesto de ejemplo a nivel nacional e internacional. Además, dicho sea de paso, no les quedaba mucho margen para la crítica a quienes apoyaron en la anterior gestión a un presidente que no tuvo mejor idea que degradar el Ministerio de Salud a una mera secretaría.

 

En vez de seguir por esta senda, que alguna idea buena podría traer, por lo visto han elegido volver a la chicana política, criticando un desdoblamiento electoral que en realidad es una potestad constitucional consagrada como parte de la autonomía provincial. Y que en otras provincias, los gobernadores de la alianza neoliberal ya lo han puesto en práctica.

 

Queda una ilusión.

 

Al igual que con las chances en el Mundial de Fútbol, con el proceso electoral también podemos tener la ilusión de que luego de un mal arranque todo se encamine.

 

En el caso de la política, la esperanza radica en que las internas consagren a los candidatos que traigan ideas renovadoras para mejorar todo lo que se pueda la vida cotidiana de los pampeanos. Desde la oposición empezaron mal, pensando que con la receta de poner palos en la rueda les alcanzará para ganarse los votos, sin exponer un solo proyecto superador. Como en el deporte, tendrán que esforzarse para llegar más lejos. Tendrán que desdoblar ideas y apelar a la memoria de todo lo que se hizo bien y todo lo que se hizo mal, como para reencontrarse con el camino al éxito. Ya quedó demostrado que pensar solo en destruir el juego del otro sin ofrecer nada mejor no conduce a nada. Y tanto en el plano deportivo como en el político, el que termina sufriendo es el pueblo. Queda una ilusión, la de seguir mejorando a través de las mejores ideas, y a ella nos aferramos, tanto en Doha como en La Pampa.

 

DANIEL ESPOSITO

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?