Sabado 22 de junio 2024

Mundial de Qatar 2022: a pesar de todo, el fútbol y su belleza

Redacción 28/10/2022 - 08.01.hs

El inicio del campeonato de Qatar ya está en su tramo final. Ni las sospechas de corrupción ni las denuncias sobre maltrato a los trabajadores inmigrantes frenaron la marcha del más bello de los juegos colectivos hacia el evento que cada cuatro años concentra la atención mundial.

 

Eduardo Lucita*

 

Matías Stauffacher**

 

Se trata de la XXII edición de la Copa Mundial de Fútbol Masculino que se desarrollará del 21 de noviembre al 18 de diciembre próximo en Qatar, un pequeño país gobernado desde mediados del siglo XIX por una misma familia bajo un régimen de monarquía absoluta.

 

Será la primera vez que el torneo se disputará en un país árabe. Por su gran producción y reservas de petróleo y gas el país ostenta la mayor renta per cápita del planeta y el segundo lugar en el índice de desarrollo humano. Claro que de su población actual, 2.8 millones de personas, solo 250.000 son ciudadanos cataríes, que disfrutan de esas condiciones excepcionales, el resto son extranjeros que, en su gran mayoría, viven mal y trabajan peor, muchos son como esclavos que no pueden abandonar el país hasta que el trabajo no esté concluido (les retienen sus pasaportes).

 

Sospechas .

 

¿Cómo logró Qatar ser la sede para este mundial 2022? Es inocultable que fue un proceso controvertido por las influencias que pesaron en la decisión de la FIFA de elegir un país que no tenía las mejores condiciones. Tanto Inglaterra como EEUU aspiraban a organizar los campeonatos de 2018 y 2022, esa responsabilidad finalmente recayó en Rusia y en Qatar.

 

En el caso Qatar circularon versiones acerca de lo poco ético y por fuera de las normas de la FIFA como se tomó la decisión. Una alianza con la Federación Española de Fútbol, que comprometería al Real Madrid y al Barcelona, ambos equipos patrocinados por empresas de Medio Oriente, permitió, junto con otros apoyos, ser sede de este mundial. Todo terminó en una investigación que puso luz sobre hechos de corrupción en la propia FIFA. Por otra parte fueron numerosos los cuestionamientos por las altas temperaturas en los meses de junio y julio (llegan hasta los 50°), que llevó a cambiar las tradicionales fechas a las actuales y además a que los estadios contaran con aire acondicionado, tanto en el campo como en las tribunas, techos diseñados para evitar el ingreso de aire cálido y del polvo del desierto...

 

Denuncias.

 

A partir del 2010, en que fue designado sede, Qatar comenzó a construir los estadios y toda la infraestructura necesaria. Es en esas obras que trabajan los migrantes y allí radican las denuncias por las condiciones de explotación y el maltrato a los trabajadores, retrasos en el pago de los salarios, jornadas extensivas y precarizaciones de todo tipo. Incluso amenazas a quién levantara la voz. La Confederación Sindical Mundial estimó en 7000 los trabajadores muertos en la construcción de los estadios, otras organizaciones elevan esa cifra a 10.000. Mientras que Amnistía Internacional denunció violaciones a los DDHH, incluidas la criminalización de las minorías sexuales.

 

Una comunidad de negocios.

 

Como todo este tipo de macro eventos deportivos, los mundiales de fútbol suelen ser prisioneros de las multinacionales. Sea de las cadenas televisivas, de las de ropa deportiva y de las que venden bebidas alcohólicas. Todas disputan por los derechos de transmisión, por la vestimenta de cada una de las selecciones y por quién inunda de alcohol los estadios. Todas condicionan la organización y mueven cifras millonarias. La propia FIFA es una multinacional, alguna vez Diego Maradona definió a la organización como corrupta y agregó que "la multinacional se está comiendo la pelota". El deporte fútbol, si es que todavía se le puede denominar así y no simplemente un juego, es rehén de una gran comunidad negocios que termina transgrediendo todas la normas de estados soberanos.

 

En el mundial de este año ha salido a la luz otra multinacional, que produce y comercializa en todo el mundo el álbum y las figuritas para completarlo. No sabemos cómo fue en otros países pero aquí desarrolló una estrategia de marketing consistente en estimular la demanda y no abastecerla en tiempo y forma. Lo que se conoce como estrategia de la escasez, que además prefirió lanzar por cadenas de distribución no habituales, con clientes de mayor poder adquisitivo, que los tradicionales kioscos de barrio. Todo terminó provocando desesperación en los chicos por hacerse de las figuritas y angustia en los padres por no poder satisfacerlos.

 

A pesar de todo.

 

A pesar de las multinacionales que todo lo pueden y condicionan, de las sospechas que Qatar "se robó" el mundial, de los niveles de explotación a trabajadores migrantes, que una vez más será un espectáculo clasista ya que tanto en las gradas como en el campo de juego habrá multimillonarios mientras que las clases subalternas, los pobres de todo el mundo incluido Qatar, lo mirarán por TV, el mundial volverá a atraer a millones de personas en todo el mundo.

 

El mejor y más bello juego colectivo.

 

Sí, a pesar de todo el mundial volverá a ser esa pasión de multitudes que muestra un juego asociado y complejo, que combina táctica y estrategia con las habilidades abiertas de sus jugadores. Síntesis de esa "dinámica de lo impensado", como lo definiera el gran Dante Panzeri.

 

Para las estrellas que participarán, por más millonarios que tengan, cuando el juego comienza "la pelota no se mancha" como dijera Maradona y ellos correrán detrás de ella como cuando eran niños. Algunos tendrán que esperar tal vez cuatro años para poder participar. Nos perderemos de ver la fuerza y la destreza del noruego Haaland, el regate del egipcio Salah y las atajadas del italiano Donnarumma, pero sí disfrutaremos de la magia de Messi; el brasileño Neymar nos dejará fascinados con sus habilidades; el holandés Van Djik será un muro para sus rivales; el francés Mbappé nos deslumbrará con su velocidad y eficacia mientras que el belga Thibaut Courtois impondrá su imponente e infranqueable figura en el arco.

 

En suma el juego colectivo más bello del mundo se desplegará ante nosotros durante 27 días y muchos espectadores harán como el entrañable Eduardo Galeano, colgarán en sus puertas el cartelito "Cerrado por mundial".

 

*Integrante de EDI -Economistas de Izquierda-

 

** Estudiante.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?