Otra prueba del desastre neoliberal

Redacción 02/12/2021 - 01.13.hs

Por si no alcanzaran las innumerables evidencias del daño social y económico que provocó el gobierno de Cambiemos en sus recientes cuatro años de gestión, aparece ahora otra muestra: la evaluación del sistema educativo realizado por la Unesco en Argentina y otras naciones del continente. Ese trabajo determinó que nuestro país retrocedió en las pruebas de matemáticas, lengua y ciencias y se ubicó por debajo con relación al promedio latinoamericano.

 

Lo que salta a primera vista es que en las pruebas anteriores realizadas por el organismo internacional, en los años 2006 y 2013 respectivamente, los resultados mostraban a la escuela argentina obteniendo calificaciones por encima del promedio regional.

 

Ese marcado retroceso entre 2013 y 2019 coincide con la llegada al gobierno de Mauricio Macri y su política de desinversión educativa que resintió profundamente el desempeño de todo el sistema. Algunos pocos números alcanzan para ilustrar cómo evolucionaron negativamente los recursos económicos que se destinaron al sistema educativo bajo la pandemia macrista.

 

En el período kirchnerista, desde 2003 hasta 2015, la inversión del Estado en educación casi se duplicó al pasar del 3,4% al 6,1% del Producto Bruto Interno (PBI); en cambio en el cuatrienio macrista retrocedió al 4,8%. Los datos discriminados por área dejan ver que en materia de Formación Docente tuvo lugar una caída del 73,8% en los cuatro años de Cambiemos; el programa de Políticas Socioeducativas y Gestión Educativa descendió un 70%, y el que sufrió las peores consecuencias fue el de Innovación y Desarrollo de la Formación Tecnológica, con una baja del 134%.

 

Durante el gobierno de Macri se interrumpieron infinidad de programas educativos como el Conectar Igualdad que distribuía computadoras portátiles a las y los alumnos de todo el país. En ese lapso también hubo medio millón de jóvenes que perdieron sus becas Progresar y cayó un 66% las becas otorgadas en los niveles primario y secundario.

 

Otro dato muy relevante, que si bien no se relaciona estrictamente con el área educativa pero tuvo enorme repercusión en el bienestar de los docentes, fue la eliminación de la Paritaria Nacional del sector que se había instaurado en el año 2007.

 

Semejante ajuste económico sobre el sistema educativo argentino y los trabajadores de la educación no podía tener otro resultado que el que mostró con toda crudeza la evaluación de la Unesco. No es ningún misterio, es bien sabido que los países que más recursos destinan a la educación son los que mejores resultados obtienen.

 

Una vez más quedó demostrado que cuando gobierna la derecha neoliberal las consecuencias de sus políticas no tardan en manifestarse en todos los órdenes de la vida social y económica. Es un doloroso aprendizaje que deberá capitalizar la sociedad argentina pues una buena parte de ella se deja seducir con facilidad por el marketing electoral de los que son muy buenos prometiendo pero muy malos gobernando. Un sencillo ejercicio de memoria alcanza y sobra para darse cuenta. No hace falta tener un postgrado en economía para saber a quiénes benefician y a quiénes perjudican los fanáticos del dios mercado.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?