Miércoles 30 de noviembre 2022

Tensión bélica

Redacción 24/09/2022 - 00.34.hs

El ordenamiento e interpretación del transcurrir humano que llamamos historia suele tener sucesos tan desconcertantes como el carácter de sus protagonistas En 1991, cuando la caída de la Unión Soviética, pareció que era el triunfo definitivo del capitalismo y que el orden global a cargo de Occidente sería definitivo. Los teóricos más audaces (o mejor aleccionados) llegaron a hablar de "El fin de la historia".

 

Han pasado apenas treinta años y puede decirse con toda razón que pocas veces desde la Segunda Guerra Mundial la tensión bélica en el planeta ha tenido semejante grado. ¿Las causas?: la evidente jugada occidental que Putin no pudo eludir, so pena de tener misiles ucranianos casi a las puertas de Moscú.

 

El enfrentamiento entre los dos países tuvo y tiene rasgos inesperados; por un lado aquello que muchos teóricos occidentales (algunos generales estadounidenses incluso) pensaban que no sería más que un paseo militar para el antaño Ejército Rojo, se trasformó en un cenagal bélico que lleva más de seis meses de conflicto. Ucrania está respaldada por los países del oeste europeo -la OTAN- y obra como campo de prueba de las armas que en forma muy generosa le provee Occidente y que han demostrado ser efectivas. De paso, incrementa la guerra que Estados Unidos necesita periódicamente para levantar su economía, ahora amenazada por el espectacular avance chino.

 

El ejército ruso, inicialmente tan superior en cantidad de elementos bélicos, se ha visto detenido y aun derrotado en este constante enfrentamiento. Un hecho habla a las claras que esos triunfos no son solamente obra de la propaganda occidental: el presidente ruso, increíblemente, ha llamado a filas a los reservistas provocando, según dicen las noticias, una espantada en la población civil, constituida ahora mayoritariamente por una generación muy alejada en sus conceptos de la que defendió a la "Madre Rusia" de la agresión nazi.

 

Por más esfuerzos que hacen los líderes pacifistas del resto del mundo -con el Papa Francisco a la cabeza-el conflicto parece prolongarse hacia un final impredecible. Desde los dos bandos, más o menos subliminalmente, se recuerda periódicamente que ambos cuentan con armas nucleares.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?