La diatriba de libertad de Bush llenó de cólera a países árabes

El mandatario provocó malestar en el mundo árabe al sostener en Egipto que en la región aún deben pasar muchas cosas antes que “pueda brillar la luz de la libertad”. Como modelos de libertad puso a Afganistán e Irak.
En su discurso ante los participantes de la conferencia regional del Foro Económico Mundial en el balneario de Sharm el Sheij, Bush mencionó a Afganistán, Irak y Turquía como “modelos” para los estados árabes, lo que fue considerado por varios políticos árabes “una desfachatez”. Turquía es “una nación próspera con una población mayoritariamente musulmana y una democracia moderna”, dijo el mandatario y agregó luego que el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, logró de esa nación una democracia multiétnica. En el último día de su gira por la región, el mandatario estadounidense dijo que Medio Oriente – región que calificó de “lugar de gente energética con un poderoso espíritu emprendedor y enormes recursos”- puede conseguir avances democráticos si sus líderes “actúan con visión y determinación” para que “pueda brillar la luz de la libertad”. Además reclamó a los jefes de Estado árabes una postura clara con respecto al programa nuclear iraní. “Traicionaríamos a la próxima generación si permitimos que el mayor promotor del terrorismo en el mundo adquiera el arma más mortal del mundo”, subrayó.

Réplicas.
En tanto, el presidente egipcio, Hosni Mubarak, advirtió al presidente estadounidense que no obligará a los palestinos a hacer demasiadas concesiones en las negociaciones de paz con Israel. “(Mahmud) Abbas necesita un acuerdo que también responda a las esperanzas de su pueblo”, destacó Mubarak, quien durante su discurso de apertura del Foro. “Una paz justa es la mejor estrategia para luchar contra el extremismo”. Y añadió “Apoyo firmemente un Estado palestino democrático junto a la democrática Israel”, y pidió al primer ministro israelí Ehud Olmert, que “suavice las restricciones a los palestinos” y que haga “duros sacrificios” en aras de una solución para el conflicto paz este año”.
Ante una pregunta de los periodistas sobre si se estaba refiriendo a un acuerdo de paz entre Israel y los palestinos o a la fundación de un Estado, el asesor de seguridad nacional de Bush, Stephen Hadley, dijo que el presidente nunca prometió que el Estado palestino sería una realidad antes del fin de su mandato, sino que se sentarían las bases de su existencia a través de un acuerdo.
Hadley, subrayó que la visión de la región presentada por Bush ayer en Sharm el Sheij es la misma que presentó a mediados de la semana pasada en su discurso ante el Parlamento israelí en ocasión del 60 aniversario de la fundación del Estado de Israel. Ese discurso causó descontento en el mundo árabe, que lo consideró “unilateralmente proisraelí”.
Los elogios del mandatario estadounidense a la “democracia israelí” fueron tomados por muchos árabes como una prueba más de que Estados Unidos apoya las “injustas políticas del Estado judío hacia los palestinos”. El rey Abdullah de Jordania dijo a Israel y a Estados Unidos que las “celebraciones de independencia son falsas” si otra gente permanece sin Estado. Las primeras palabras del rey en su discurso ante el foro manifestaron su deseo de ver el nacimiento de un Estado palestino en 2008. “Es importante que 2008 no acabe como 2000”, sostuvo el monarca jordano. (Télam)