Ayudan a las zonas afectadas

LAS PROVINCIAS LUCHAN CONTRA LAS INUNDACIONES

El agua comienza a bajar en algunas partes del país y comienzan a verse las consecuencias del avance del agua. La imagen de las familias durmiendo en los techos de las viviendas para evitar los robos se repite en todas las zonas inundadas.
Mientras la situación climática comenzaba a normalizarse en las zonas inundadas del sur de la provincia de Santa Fe, en Arroyo Seco, una de las localidades más castigadas, las autoridades señalaron que alrededor de 1.000 familias habían “perdido todo”.
La situación de desastre fue descrita por el secretario de Desarrollo local, Martín Livolti, quien aseguró que “esas 1.000 familias han perdido su televisor, heladera, muebles y el trabajo de toda una vida. Incluso se han arruinado automóviles tapados por el agua”.
Con la mejora del clima, la cantidad de evacuados se redujo a 200 de los 300 a los que se había llegado, pero la situación sigue siendo complicada.
“Hemos estado trabajando con Protección Civil de la provincia, coordinando las tareas y realizando relevamientos puntuales. El lunes recorríamos y asistíamos en los barrios con productos de limpieza, alimentación y colchones que llegaron de la provincia”, informó Livolti en declaraciones a la radio LT3.
El funcionario señaló que se contaba con información que indicaba que cayeron 410 milímetros de agua en zonas rurales en apenas siete horas.

La Emilia
Un hombre permanecía desaparecido en La Emilia, un pueblo de San Nicolás, donde los más de 5.000 habitantes debieron ser evacuados y sufrieron pérdidas totales en el marco de las inundaciones que afectaban la zona norte de la Provincia.
Las autoridades intentaban evacuar a la totalidad de los habitantes, después que el lunes cedieran las defensas erigidas hace varios años en el pueblo y las casas se inundaran con hasta dos metros de agua.
Un hombre de 53 años identificado como José Luis González, y de ocupación albañil, permanecía desaparecido después de salir de su casa del barrio Villa Canto, uno de los más afectados, para visitar a un amigo.
Muchos pobladores, junto con sus mascotas y algunas escasas pertenencias se refugiaron en los techos de sus casas ante el avance de las aguas llegadas de la zona de Pergamino a través del arroyo del Medio, que quebró la defensas erigidas en el pueblo.

Ayuda.
Efectivos de las Fuerzas Armadas asisten a los pobladores del pueblo de La Emilia, con el traslado de evacuados y sus bienes mediante dos camiones Unimog, dos volcadores y dos botes neumáticos, mientras que en Jujuy, donde un alud sepultó a la casi totalidad de un pueblo, realiza tareas de transporte, distribución de agua y víveres.
En La Emilia, trabaja la Compañía de Ingenieros QBN y en apoyo a la emergencia está la 601, que colabora con 16 efectivos bajo la coordinación la Secretaría de Servicios Logísticos para la Defensa y Coordinación Militar en Emergencias.
Además, en el partido de General Villegas, específicamente en las ciudades de Santa Eleodora y Santa Regina, ocho efectivos y dos camiones Unimog del Grupo de Artillería 10 de Junín continúan desplegados en las zonas afectadas por las inundaciones.
En Santa Fe, 28 efectivos del Batallón de Ingenieros 1 y del Batallón de Ingenieros Anfibios 121 trabajan en la evacuación de vecinos en localidades próximas a Rosario.

Jujuy.
En tanto, el ministro de Salud de Jujuy, Mario Fiad, aseguró ayer que “la situación sanitaria está controlada” en las localidades afectadas por el alud, pero advirtió que “se intensificó la vigilancia epidemiológica” ante la eventual aparición de enfermedades debido a las precarias condiciones en que quedaron las poblaciones damnificadas.
“La situación sanitaria está controlada en las localidades de Volcán, Tumbaya y Bárcena”, manifestó el ministro y destacó “el compromiso y la voluntad de los equipos de salud” que están
colaborando, muchos de los cuales se “presentaron espontáneamente y de forma voluntaria”, dijo. (Na y DyN)