Beneficiarios del Procrear piden prórroga por terrenos

Incertidumbre, desazón, desesperanza, desaliento y pesimismo son algunos de los sentimientos que padecen más de un centenar de beneficiarios del Programa Crédito Argentino que hasta el día de la fecha no pudieron conseguir un terreno para construir su casa. Algunos se cansaron y desistieron, mientras que otros siguen intentando a pesar de las trabas y dificultades.
En esta última situación están Sandra Castillo y Enrique Fuentes que ayer se acercaron a nuestra redacción para contar el panorama de muchas familias. “Estamos en una incertidumbre tal que al no haber datos oficiales no sabemos si son 120 ó 200 las personas que estamos sin terrenos, son números que se dan por trascendidos periodísticos”, señaló Fuentes en diálogo con LA ARENA.
En ese sentido, Castillo indicó: “Yo soy rica para el IPAV pero pobre para el Procrear. Es imposible conseguir terrenos valuados en 100 mil pesos pero si tenés algún ahorro podés comprarlo en 150 mil pesos pero nadie te espera tres meses o si lo hacen te cobran intereses. Para colmo, desde la municipalidad nos dijeron que ellos tienen terrenos públicos pero van a subasta y lo puede comprar cualquiera”.

Veto.
La sesión de mañana del Concejo Deliberante será vital para tratar de aportar una vía de solución a este problema. Es que si no se logra levantar el veto del intendente Luis Larrañaga a la batería de ordenanzas que habían sido aprobadas por mayoría en abril, el tema no podrá volver a debatirse hasta el próximo período, es decir, hasta marzo de 2015.
Las normas tendían, entre otros puntos, a ampliar el radio urbano (hacia el este, oeste y norte de nuestra ciudad), elevar la tasa de baldíos a aquella persona que tenga más de dos terrenos y crear un Banco de Tierras municipal.
“La ampliación del ejido urbano no te garantiza nada, puede servir o no pero nos da la apertura a que haya más ofertas. Es algo complicado porque los tiempos se acortan. Si se levantara el veto la decisión va a seguir dependiendo del Poder Ejecutivo porque son ellos los que autorizan o no los loteos”, sostuvo Castillo.

Vencimientos.
Los plazos para la adquisición del terreno vencieron en abril y muchos lograron una prórroga de seis meses (hasta octubre) pero los tiempos se acortan y los costos aumentan considerablemente a raíz de la inflación. “El sorteo fue en octubre y si nosotros no empezábamos a movernos, a esta altura no tendríamos nada. Dejaron pasar cuatro meses que eran importantes para avanzar en una respuesta, el juego no está claro y el tiempo pasa muy rápido”, manifestó Sandra.
Por su parte, Fuentes reiteró el cansancio que padecen algunas personas. “Esto genera altibajos anímicos y a veces te dan ganas de mandar todo al diablo pero seguimos porque es una posibilidad única que tenemos para llegar a tener nuestro hogar”, concluyó el beneficiario.