Reclamo vecinal: “estamos desamparados”

UN RIO DE EXCREMENTOS EN LA CALLE UNANUE, ENTRE CATRILO Y PERON

Mientras esperan la reparación de la avenida Perón, vecinos que conviven con los desechos cloacales reclaman soluciones urgentes. Desconocen cómo va a seguir la situación, y cuánto tiempo más van a aguantar. “Dijeron que la obra se va a parar un mes”.
Las malas condiciones en las que se encuentran las cloacas de la ciudad ya no llaman la atención. Vecinos de todos lados llaman a los medios de comunicación para manifestar sus quejas por múltiples derrames cloacales, aguas servidas de desechos, tapas de registro tapadas y bocas de tormentas colapsadas. Piden una solución urgente. La lluvia de ayer empeoró la situación y colmó la paciencia de las personas que viven en las zonas más afectadas. En la calle Unanue, entre Catriló y Avenida Perón, se formó un río de excrementos.
Mabel, una vecina del lugar, aseguró que “estamos desamparados”. La situación de esta mujer es particular. Hace cinco meses tuvo que sacar a su hijo de 24 años de su hogar porque las malas condiciones en las que viven complicaba la salud del joven. “Mi hijo tiene problemas de salud, fue operado, y vivir acá lo complicó mucho”, expresó Mabel y añadió que “mi marido tiene problemas de salud también, y no es fácil vivir así, esto ya no es vida”.
La mujer además aseguró que junto a los vecinos más afectados han tomado la decisión de no pagar los servicios hasta que les solucionen todos los problemas: “Ni el gobierno municipal, ni provincia, se han hecho responsables. Todos nos soltaron la mano, y cuando llamamos para saber cuándo iban a arreglar dijeron que no tenían plata”, manifestó ofuscada.
Cuando se realizó el acto en homenaje a Martín Miguel de Güemes sobre la rotonda de Avenida Perón, a pocos metros de la casa de Mabel, su propio marido fue a buscar al intendente Leandro Altolaguirre, aseguró ella. “Lo trajo hasta acá, y yo se que él tiene una enfermedad, pero le ofrecí que venga a tomar mates y se quede cuatro horas al menos, y así iba a poder saber lo que padecemos nosotros”.

“La fuente”.
Mabel se permitió por un momento bromear, aunque con mala cara, acerca de una tapa de registro ubicada en la esquina de Catriló y Unanue. “En la esquina tenemos la fuente”, manifestó, y ante la consulta de un cronista de este diario, continuó: “Sí, ahí está la fuente del barrio. Tendrían que verla. La tapa de registro se levanta de la fuerza con la que salen desechos”.

Se van.
A causa del mal olor que emanan los desechos que recorren diariamente la cuadra que une Catriló con la Perón, varios vecinos han alquilado sus casas, incluso pensaron en vender sus propiedades. “El vecino de la esquina se fue a vivir al centro. Por la plata que le alquila a una persona acá, se paga el departamento. Se van, si no se puede vivir en estas condiciones”, expresó la entrevistada, que a pesar del frío y la lluvia de ayer, se tomó varios minutos para exteriorizar sus sentimientos y dar a conocer su enojo a causa de los problemas que padecen.