Domingo 05 de febrero 2023

Luego de la queja vecinal, la Justicia allanó tres casas

Redacción 16/11/2022 - 10.57.hs

Hace dos semanas que los vecinos y vecinas del barrio Obreros de la Construcción se cansaron de la violencia e inseguridad ejercida por adolescentes, tras conocerse que la madre de un niño de 13 años denunció que su hijo fue víctima de abuso y maltrato por parte de tres jóvenes de 15, 16 y 17 años. “Nos tenemos que quedar quietos porque son todos menores, hacen lo que quieren y como quieren”, se quejó la mujer quien aseguró que “los adultos son responsables” y espera que las autoridades de Niñez y Adolescencia y de la Justicia actúen porque mientras ella se encuentra encerrada en su hogar, los jóvenes “siguen caminando por el barrio”.

 

El lunes, vecinos y vecinas se reunieron con el director general de Niñez, Adolescencia y Familia de la provincia, Rodrigo Lofvall; el subdirector de Niñez, Adolescencia y Familia, Santiago Ferranty; el jefe de la Unidad Regional I, Juan Mendiz; el comisario de la Seccional Segunda, Martín Cortez, y la referente del Programa Inaun, Jimena Funes. Si bien las autoridades intentaron explicar los alcances de sus actuaciones en el barrio y que aumentarán la cantidad de patrulleros policiales, el grupo de personas que se encontró en el SUM no se quedó conforme.

 

Tras la reunión a la que asistió la familia de la víctima, la mamá recibió en su vivienda a un equipo de Radio Noticias para contar lo que sucedió hace dos semanas y cuáles son los avances que han obtenido. “Esto es insostenible para mí y mis hijos, y más para mi hijo de 13 años”, dijo en primer lugar la mujer y sostuvo que “nos tenemos que quedar quietos porque son todos menores, hacen lo que quieren y como quieren”.

 

El hecho.

 

El hecho, según lo que contó, sucedió entre las 15 y las 18 de un domingo. “Recuerdo que mi hijo llega a las 18 directamente a bañarse y lo veo que venía con una prenda que no era de él. Cuando le pregunto por qué traía otro pantalón, me dijo que era porque estaba jugando a la pelota y se le había roto y que le dieron uno en el roperito. Jamás me hubiese imaginado lo que le pasó”, señaló.

 

El lunes su hijo de 19 años se entera que había un video en las redes sociales donde se puede observar que unos chicos están golpeando y manoseando a la víctima, para luego prenderle fuego la ropa. “Estos menores son conocidos porque eran amigos de mis hijos adolescentes, uno o dos de ellos más de una vez comieron y durmieron en mi casa”, lamentó y agregó: “Mi hijo todavía no cuenta nada”.

 

Rápidamente la mujer se dirigió a la Unidad Funcional de Género, Niñez y Adolescencia para realizar la denuncia, donde contó que “los policías mencionaron que fue en forma de burla y esto no se puede llamar una burla”. Fue citada para el martes con el objetivo de reunirse con los equipos técnicos, “pero solo hablaron conmigo. Por intermedio de otra señora que me acompaña, logro que la psicóloga de Infanto Juvenil lo trate a mi hijo porque ninguno de los equipos técnicos lo citó. En la misma nada quedamos”.

 

A las dos semanas regresó para ampliar la denuncia porque su hijo mayor comienza a recibir amenazas de un joven de 16 años por Messenger. “Le pone un montón de barbaridades, tengo captura de todo. Habían creado un grupo para mandarse las fotos y culparse entre ellos. Un menor dijo: ‘Yo sé que me las mandé, pero todos se reían’. Yo presenté todo, pero acá estoy esperando todavía”, agregó.

 

Intervención.

 

La madre recordó que durante el encuentro del lunes en el SUM, “el director de Niñez de la Provincia (Rodrigo Lofvall) me dijo que hace dos años están trabajando con una de las familias y no pongo en duda que están trabajando con estos pibes, pero mirá al hecho que pasamos ahora”. Siguiendo esta línea contó que su hijo se fue a vivir con una de las tías “porque no quiere estar en el barrio” y agregó: “Nos dolió a todos porque lo hicieron muy viral, destrozaron a mi hijo. Todos vieron lo que le hicieron. No se puede creer que un equipo técnico esté trabajando con estos chicos”.

 

-Recibieron una cédula del Poder Judicial…

 

-Así es, en la cual me dicen que pasan todo a Niñez y Adolescencia. Acá estoy en la dulce espera. Obviamente que presos no van a ir, pero creo que detrás de esos menores hay adultos responsables.

 

“Adultos responsables”.

 

La mujer manifestó que tuvo que dejar de ir a trabajar “para resguardar a mis otros hijos. Psicológicamente yo no estoy bien, pero tengo que estar bien para ellos, que tuvieron que dejar el colegio porque no se encuentran bien. Mientras tanto ellos andan caminando en el barrio como si nada, esa es la indignación de los vecinos”.

 

Señaló que este caso fue “la última gota que rebalsó el vaso” y que en el barrio viven muchos episodios violentos, donde estos adolescentes “increpan a los más chiquitos, no pueden andar con plata y celular porque se lo roban, se burlan. Ninguna mamá puede reclamar porque la insultan, le cascotean la casa, roban. Hacen lo que quieren”.

 

En ese sentido, apuntó contra los padres y madres de los agresores y sostuvo que “los adultos son los responsables. Si mi hijo se manda una macana, que esta no es una macana mínima, cómo podés dejar que tu hijo se siga manejando así. Esta bandita se junta en el Parque Oliver y siguen en la misma. Algo tendría que restringirlos en su hogar, porque hoy yo me encuentro encerrada en mi casa con mis hijos, me tengo que manejar de otra manera, no los puedo dejar salir solos, tuvieron que cambiar su vida cotidiana porque no sabemos con qué más van a salir”. Por último contó que un abogado conocido de su familia la está asesorando.

 

Realizaron tres allanamientos.

 

Tras el reclamo vecinal por falta de respuestas ante el caso denunciado de abuso y maltrato a un menor de 13 años, ayer por la tarde personal de la Unidad Funcional de Género, Niñez y Adolescencia encabezó tres allanamientos en simultáneo. Las viviendas requisadas en el barrio Obreros de la Construcción pertenecen a los tres jóvenes de 15, 16 y 17 años señalados como los autores del preocupante episodio que sucedió hace dos semanas.

 

Según precisaron fuentes policiales a LA ARENA, los allanamientos “fueron ordenados por el fiscal de Delitos que Impliquen Violencia de Género y Familiar Marcos Sacco y fueron autorizados por un juez de Control”. La medida se ejecutó en dos domicilios ubicados en las calles Ignacio García y uno en la Maestros Puntanos. Este diario pudo saber que el objetivo de los mismos fue “buscar o resguardar pruebas que puedan ser útil en procesos del fuero penal o de familia” y que secuestraron celulares. Hasta el momento no se tomaron declaraciones.

 

Para evitar disturbios, la Sección Canes de la Unidad Regional I realizó la “custodia externa de los allanamientos porque con anterioridad hubo conflictos entre la parte denunciante y la denunciada”.

 

Radio Noticias 99.5 · 16 - 11 - 2022 MOVIL MAMA DE NENE ABUSADO
' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?