Domingo 25 de septiembre 2022

Pablo Díaz quiere llevar "Lápices" a La Plata

Redacción 23/05/2022 - 10.50.hs

El sobreviviente de La Noche de los Lápices Pablo Díaz le pidió a la ministra de Cultura de La Plata que se realicen las gestiones necesarias para que "Lápices, un musical con memoria" se pueda disfrutar en la ciudad bonaerense el 16 de septiembre. "Hice un pedido personal porque quedé netamente sorprendido", destacó.

 

Díaz visitó Santa Rosa el 14 de mayo para presenciar la obra, dirigida por la joven Paula Grosse. Aseguró estar "sorprendido" porque "todavía sirve, vale la pena lo que pensamos, soñamos, lo que nos pasó. Fue inevitable que me emocionara porque descubrí mucho amor, miradas". En ese contexto explicó que interpreta a dos adolescentes con "sensibilidad social", aquél enamorado de Claudia Falcone (estudiante torturada, violada y asesinada en 1976) pero también el "maduro, que buscaba cómo podía ayudar en una crisis económica para que los compañeros no abandonen la escuela".

 

"Me gustó mucho porque está la ingenuidad, la lucha, madurez, adultez". Resaltó que le llamó la atención que entre escenas, el público aplaudía. "Yo me preguntaba de dónde salía el aplauso, qué significa, qué vieron en la intimidad cada uno, si ven a sus hijos, si los adolescentes ven a los adolescentes", dijo.

 

Pedido especial.

 

"Sorprendámonos de Santa Rosa La Pampa porque salió algo hermoso", expresó. En ese marco, contó que luego de ver la obra le pidió a la ministra del Instituto de Cultura de La Plata que se realicen las gestiones para que los jóvenes artistas viajen a la ciudad a presentar el musical el 16 de septiembre, fecha conmemorativa de La Noche de Los Lápices. "Ojalá la puedan ver en La Plata", expresó.

 

"Hice un pedido personal, respetable, pasé los datos necesarios y la ministra está muy comprometida con las instancias. Todavía no está concretado pero están trabajando las productoras en la interrelación y yo trato de respetar esa logística que hay que tener en cuenta", aseguró Díaz. Por otro lado, afirmó que le contó a los familiares de los jóvenes desaparecidos, padres y hermanas, "les mandé lo que vi y están más que emocionados, agradecidos y yo netamente sorprendido".

 

"He visto muchas cosas para bien pero en la obra me metieron adentro, sentí cosas que viví. Me parece que desde el punto de vista artístico hicieron lo más profesional que pudieron. Ojalá vayan a verlo a todos y que sea un debate, necesito que se charle por el bien de los adolescentes que pretenden hacer cosas en distintos ámbitos", desarrolló.

 

-¿En qué te marcó aquel episodio?

 

-Lo que somos capaces de hacer como seres humanos. Tengo heridas en el cuerpo por las torturas y heridas en el alma de las ausencias. Éramos unos jóvenes del centro urbano de La Plata y descubrimos la pobreza cuando desde la comisión del centro de estudiantes secundarios decidimos dar apoyo escolar a los barrios periféricos. Siempre recuerdo que en el interrogatorio en el campo de concentración un coronel me recriminó de por qué iba a las villas si mis padres tenían todo, que ellos defendían a mis padres. Yo trato de defender a los chicos que hoy desde las instancias sociales, van a merenderos, centros culturales, clubes, me veo reflejado ahí.

 

-Hay una escena de Juan Iaconis (actor que interpreta a Pablo Díaz) y el actor que hace de tu papá y refleja justamente eso...

 

-Esas charlas eran reales. Me decían por qué me metía en eso, qué hacía en los centros de estudiantes. Nuestra adolescencia fue de secretos en la calle porque nuestros padres eran autoritarios, no entendían la consolidación de nuestra identidad a los 15 o 16 años.

 

"Subversivos".

 

Díaz afirmó que "los padres tienen la posibilidad de charlar después de que su hijo ve la película o los docentes con estudiantes. Pero que quede claro de que no tiene que volver a pasar". Y subrayó que "la necesidad de hacernos desaparecer fue el pensamiento" y que para ese "gobierno dictatorial" eran "subversivos".

 

"Hoy cinco millones de adolescentes utilizan el boleto, momento donde también tenemos una instancia crítica económica y esta medida puede servir para alivianar el bolsillo a los padres con respecto al costo", agregó. "No me arrepiento de haber peleado, me arrepiento de que no estén y no sé cómo resolver esa fórmula", lamentó el sobreviviente y contó que su "obsesión" es cumplir con el juramento que hizo a sus amigos de que nadie los iba a olvidar.

 

-¿Creés que pudiste cumplir con esa promesa?

 

-Sí porque lo cumplí en Santa Rosa el fin de semana viendo a la gente, el musical. He cumplido desde el punto de vista de que sé que los hice aparecer, que los ven, los identifican. Ves a Claudia y decís cuál es la diferencia entre Claudia y una adolescente rebelde o comprometida.

 

-¿Por qué crees que estás vivo?

 

-Como buen correntino, doctor en historia y geografía, profesional con campos y plata, muy católico, mi padre tuvo la posibilidad de negociar y que el arzobispo de La Plata le pudiera conceder una cita con el coronel. Creo que como en un secuestro extorsivo, pagaron por mi salvoconducto, es lo que me contó mi madre tiempo después. Mi papá y mi mamá nunca me dijeron la verdad, pero mi papá insistía con que yo no hiciera denuncias porque, en una carta que encontré, mis padres le escribieron a un general tratando de que yo pudiera salir y le dijeron que iba a ser recuperado ideológicamente en un ambiente familiar católico.

 

-¿Qué le dijiste a Martina Diez, quien interpreta a Claudia Falcone, al terminar la obra?

 

-Le dije que la volví a ver. A veces me pregunto cuál fue el fundamentalismo del torturador para torturar, violar y matar a una chica de 16 años. Por eso le tengo miedo al odio y a la violencia.

 

ESCUCHA EL AUDIO HACIENDO CLICK AQUI 

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?