Lunes 20 de mayo 2024

Un museo de sensaciones

Redaccion Avances 10/03/2024 - 06.00.hs

El museo provincial de Historia Natural, tiene más de medio siglo en pie y guarda secretos de caminos de huellas, hallazgos de científicos pampeanos que hicieron los primeros catálogos de animales, restos fósiles y herbarios.

 

Estefanía Bernatené *

 

El ingeniero en Recursos Naturales, Néstor Daniel Pincén (42) dirige el museo y abrió las puertas para contar la historia natural de La Pampa a través de la muestra que se exhibe en Quintana 116.

 

El museo se encuentra totalmente renovado, con un plan estratégico que apunta a cumplir con los criterios establecidos de intercambio permanente y del acervo cultural-natural pampeano.

 

El recorrido cronológico del espacio está pensado para hacer un viaje hacia la llanura pampeana, conocer su fauna, su flora nativa y a los pueblos originarios que nos precedieron.

 

En diálogo con Caldenia, Pincén señaló la necesidad de que los museos contemporáneos sigan desarrollando la sostenibilidad de las ideas. “Los museos dejaron de ser espacios sacros y dueños de la verdad absoluta. Hoy se produce un verdadero intercambio, existen otras formas de conocimiento y fundamentalmente otro acceso al conocimiento”, señaló.

 

Funcionamiento.

 

En relación a las actividades, señaló que existe una relación interinstitucional entre el museo y los distintos municipios de la provincia que trabajan en muestras itinerantes.

 

“El museo comenzó a salir hacia la comunidad, algo que siempre fue al revés, porque la comunidad iba al museo. Esto empezó a darse a partir de 2016, pero luego llegó la pandemia y se cortó”, señaló.

 

Por obras de refacción, estuvo cerrado por varios años y según señaló su director, fue un tiempo para generar esos lazos con los distintos municipios provinciales. “En muchos casos nos llaman porque piensan alternativas recreativas de turismo o tienen algún área natural protegida, municipal, entonces quieren saber qué animales hay en la zona, o antecedentes para llevar adelante alguna actividad recreativa ad hoc”, señaló.

 

A veces algunos espacios provinciales y escuelas, también acuden para contar con información y asesoramiento para el correcto mantenimiento de algunos materiales.

 

“Hay muchas colecciones de taxidermia que ya no saben cómo preservarlas”, expresó.

 

“El principal desafío del museo es sostenerlo. Nosotros tenemos una tarea importantísima estos cuatro años, que es terminar de sistematizar todas las colecciones”, dijo Pincén.

 

“Tenemos una colección arqueológica importante, otra de minerales, un herbario que ya está sistematizado y muchísimos libros. Entonces, se requiere de tiempo y mucho recurso humano. Pero ordenar esas colecciones con los criterios que establece el Sistema Nacional de Datos Biológicos o los criterios que se establecen para un archivo documental para poder contar con el servicio de consultas, es una tarea titánica”, aclaró.

 

Desde el año 2017 el museo integra el Sistema Nacional de Datos Biológicos. Es como un catálogo estandarizado de consulta a nivel global. Si alguien quiere saber cómo se distribuye una especie a lo largo del mundo, busca en esas bases de datos. Entonces, eso obliga al museo a estandarizar el catálogo de las colecciones de determinada manera y ese catálogo tiene que estar en línea. Es una de las tareas pendientes para este museo.

 

Para llevar adelante esa tarea, además de tiempo, Pincén señaló que precisan tener un servidor que soporte toda esa información. Van a comenzar por la base de datos, a través de un Excel, y para ello tiene que estar disponible en línea y adelantó que eso va a suceder a partir de este año. “Tomará tiempo porque son varias colecciones”, subrayó.

 

En cuanto al equipo profesional del museo, se trata de profesionales: Paleontólogos y biólogos naturalistas, que tienen conocimiento de cómo trabajar, conservar y catalogar cada pieza.

 

Gabinete de Curiosidades.

 

La nueva transición del museo, tiene como novedad un espacio denominado Gabinete de Curiosidades, donde se alojan muchas piezas de taxidermia que ahora estarán disponibles para ser presentadas desde lo sensorial. “Este espacio obedece a que el museo ya no es un espacio sagrado, de hecho los museos están en discusión permanente entonces hay personas que plantean esto de que los objetos, las colecciones, los libros y los materiales tienen que contarte algo y no ser un mero objeto aislado”, explicó.

 

“Si el visitante puede contextualizar el objeto exhibido, le agrega información y se le cuenta en qué momento apareció o se construyó o de dónde salió; entonces todo cobra muchísimo sentido. Ya no son objetos de reverencia. Si bien constituyen parte del acervo cultural, se resignifican porque se los puede tocar y manipular. Es un acercamiento diferente y eso es lo que propone ese espacio de curiosidades”.

 

Entre las novedades del museo, Pincén señaló que van a incorporar varias acciones para desarrollar la creatividad como la incorporación de códigos QR para la ampliación de información. “Vamos a poder escanear y ver algo más sobre lo que está en la sala”, señaló. Y agregó que le gustaría que las personas ciegas puedan recorrer el museo con audio guías. Otro de los proyectos es poder contar con videos en lenguaje de señas para quienes visiten el espacio y que también eso se complemente con el recorrido con el teléfono celular.

 

Online.

 

En relación a la comunicación institucional a través de las diferentes redes sociales señaló que desde hace 4 años suben todos los martes y viernes, diferentes elementos de la colección.

 

Las redes sociales han permitido no solo comunicar las actividades, sino también hacer la curaduría de lo que se ve hoy en salas. “Se trata de fotos que tienen una producción previa, que requieren de un texto que ancle el significado, pero que también cada posteo les permite estar más cerca de los vecinos y vecinas.

 

A través de cada publicación se fueron recorriendo todas las colecciones y se fueron seleccionando los objetos que iban a postearse. Para atraer el público al museo, es fundamental que este se perciba como un espacio abierto, en el cual pueden proponer cosas que tengan que ver con la temática o no. Nosotros contamos ahora con un espacio destinado a talleres y actividades y un pequeño auditorio”, dijo el director.

 

“La idea es que si hay alguien quiere proponer un taller, tiene el espacio, como por ejemplo el taller de Física”. En este sentido señaló que lo que se pretende es poder ampliar la participación del público joven proveniente de la facultad y las escuelas”.

 

“Queremos que sientan que pueden acercarse a investigar, hacer sus tesis de grado, también plantear la posibilidad de trabajar en el mantenimiento y conservación de las colecciones, en la mediación de las visitas y que por ejemplo las prácticas comunitarias puedan desarrollarse desde este espacio”. “Esa gente que se incorporará tendrá su tránsito formativo y pasantías culturales”, aclaró.

 

Logo.

 

El logo fue rediseñado y está representado por la imagen de un felino parecido a un jaguar, se trata del Felis Onca. “Ese animal habitó desde la llanura pampeana hasta el norte de México. Habitó la zona hasta el comienzo del siglo XX. Es un animal emblemático y es el felino más grande de lo que hoy conocemos en América. En la región pampeana se llamó nahuel o tigre. Se extinguió probablemente por la caza”, explicó. “Buscábamos un animal que sea representativo de la identidad y de hecho su nombre está en la toponimia de La Pampa”. El directivo junto con su equipo, explicó que el momento de la revelación de cuál sería el nuevo logo, ocurrió cuando vaciaron los depósitos. “Encontramos una foto de este animal y se convirtió en nuestro logo institucional. Que además es un disparador en sí mismo que nos invita a hablar de la fauna de la provincia”, señaló.

 

Actividades.

 

En cuanto a la agenda para este 2024, el museo contará con tres muestras temporales con actividades en el espacio de talleres o en el auditorio.

 

Y a su vez, el directivo agregó que desde hace un par de semanas arrancó lo que se denomina Relevamiento de Biodiversidad, que son actividades que siguen y que nutren el proyecto de ciencia ciudadana en el museo. “Eso se hace tres o cuatro veces por año a nivel país. Lo que hacemos es invitar a la gente a que salga y saque fotos”, señaló Pincén. “En este momento hay cerca de 400 personas participando en una plataforma sobre biodiversidad. Una vez que las imágenes están subidas, hay especialistas o curadores que hacen la determinación específica de lo que se subió”. Además agregó que van a continuar con la apertura del museo de tarde-noche y tal como se hizo en 2023 se podrían sumar actividades culturales afines al museo. “La idea es ofrecer el espacio para que otras personas, otros colectivos puedan aprovechar. Nosotros vamos a poner todo lo necesario para completar el proceso de armado de los espacios y la catalogación de las colecciones para impulsar los servicios que ofrece este espacio”.

 

Otra de las acciones del museo tiene que ver con el marco de la Ley del Patrimonio Paleontológico-Arqueológico, porque la Secretaría de Cultura es Autoridad de Aplicación. Entonces, este museo es el brazo técnico de esa Ley. “Hacemos los rescates de las piezas cuando hay algún hallazgo. Entonces, todo eso viene al museo, se lo limpia en el contexto de laboratorio, después se lo estudia para ver qué tipo de organismo es y después se ingresa a la colección. Y eso es una investigación científica en sí misma también”, agregó.

 

También ratificó que van a retomar la revista del museo que salió hace algunos años y expresó: “Vamos a hacer un concurso para elegir un nombre de la publicación, la misma será digital y se publicarán todas las acciones que desarrollemos. Y seguramente invitaremos a escribir”, señaló.

 

* Periodista

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?