Sabado 02 de julio 2022

Camila Hoya, orgullo pampeano

Redacción 28/05/2022 - 00.08.hs

La atleta pampeana Camila Hoya, que representa a la Universidad de Charleston en Estados Unidos, disfruta de sus vacaciones en Santa Rosa -su ciudad natal- donde divide el tiempo entre familia, amigos y hasta se da el lujo de jugar al básquet en el Club Estudiantes. "Estoy jugando para despejarme un poco de la pista que después, a partir de agosto, tengo entrenamiento y competencia hasta mayo del año que viene", dice la santarroseña mientras hace picar una pelota en el parquet del Coliseo Celeste.

 

Camila recibió en el 2021 una beca deportiva para representar a la casa de estudios con sede en Carolina del Sur mientras estudia Ciencia del Deporte. La pampeana, destacada en el ámbito del atletismo local, cargó su valija de ilusiones y tomó vuelo rumbo a una nueva experiencia en el exterior. Con el fin de la temporada regular, en la que se consagró campeona junto al equipo de la Universidad, Camila regresó a La Pampa donde permanecerá hasta agosto. "Estamos en el receso de verano estadounidense. El equipo está de vacaciones y todavía no han comenzado a mandar entrenamientos", comenta. Y agrega que, fiel a su herencia -su padre Pablo Hoya fue un reconocido basquetbolista- disfruta de sus ratos libres tirando al aro. "Tal vez la semana que viene vuelva a los entrenamientos en la pista de solado sintético", asegura la pampeana de 19 años, que representa un orgullo para el atletismo local, mientras posa y se sonroja ante el flash del fotógrafo.

 

Su primera temporada.

 

"Es una vida nueva, completamente distinta a la que tenía en Santa Rosa", dice mientras repasa el proceso de adaptación que debió transitar. "En el primer semestre me costó mucho el idioma y las materias se me hicieron muy difíciles", comenta Camila que en simultáneo a su carrera, encaró una pretemporada que duró unos cuatro meses. "Desde mitad de enero hasta principios de mayo ya había enganchado mejor con el inglés, en las clases me fue mucho mejor y pude mejorar la calificación con respecto al primer semestre", comenta.

 

La velocista pampeana, última ganadora del Caldén de Plata de atletismo en 2019 y campeona nacional U20 el mismo año, detalla que los meses de competencia son muy duros y que no quedó conforme con su rendimiento deportivo. "No estoy muy satisfecha con las marcas que hice en Estados Unidos. Tampoco fueron malas, pero esperaba un rendimiento mejor", dice en forma de autocrítica. "Creo que no puedo exigirme mucho más por ser el primer año y estoy adaptándome a una nueva vida allá", resalta.

 

Y comenta: "El primer semestre es todo entrenamiento y el segundo es todo competencia, con actividad todos los fines de semana". Y sentencia: "Es algo a lo que yo acá no estaba acostumbrada". La pretemporada del calendario estadounidense de atletismo dura al menos cuatro meses "para llegar bien preparados a las dos Conferencias (Indoor y Outdoor) en la segunda mitad del año". "Tomé este primera temporada para tomarle la mano al sistema", asegura.

 

Pretemporada.

 

"Fue un proceso muy duro", dice Hoya en relación a la pretemporada, mientras observa el entrenamiento de las formativas del combinado celeste. "No hay competencia, son cuatro meses con entrenamientos muy pesados y además no podes compararte y ver cómo estás con respecto al otro", narra la pampeana, que sostiene que son entrenamientos de resistencia y con poca pista.

 

En cuanto a la competencia, Hoya se muestra sorprendida con el nivel estadounidense. "Fueron muy lindas ambas conferencias", dice Camila que se consagró campeona junto al equipo de Charleston. "En Indoor (atletismo de pista interior) fue la primera experiencia que tuve, ya que en Argentina no existen ese tipo de pistas. Fue algo nuevo, es muy distinto porque son 200 metros y las curvas son inclinadas. De apoco me iré acostumbrando", dice.

 

La vida universitaria.

 

Camila reside en el complejo que posee la Universidad, que cuenta con dos edificios donde funciona lo académico mientras que hay otros cuatro que funcionan a modo de residencia. "Estamos frente al río y solemos ir a disfrutar un rato con compañeros del grupo. Además me junto a tomar mates con argentinos, aunque usando la yerba una vez cada uno para no gastarla rápido", sostiene entre risas. Consultada acerca de las principales diferencias que notó con el atletismo local, Hoya resaltó que lo fundamental es el funcionamiento de las Universidades. "Acá, por lo que conozco de algunos amigos, el apoyo al deporte es bastante flojo y cuesta poder dedicarse de lleno al atletismo y llevar adelante una carrera universitaria", dice Camila. "En Estados Unidos está muy bien equilibrado lo académico con lo deportivo, porque podes desarrollarte en el estudio sin descuidar los entrenamientos ni las competencias", sentencia Camila Hoya, la atleta pampeana que representa a la Universidad de Charleston en Estados Unidos, y que en sus vacaciones disfruta del básquet a modo recreativo.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?