Lunes 05 de diciembre 2022

Brasil define su futuro en las urnas

Redacción 02/10/2022 - 00.07.hs

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y el actual mandatario Jair Bolsonaro participaron ayer de concentraciones en las calles de la ciudad de San Pablo, la mayor del país, en las que movilizaron a sus seguidores para el cierre de campaña y con las que buscan atraer a los que aún están indecisos para las elecciones de mañana.

 

Bolsonaro encabezó una caravana en moto en la zona norte de San Pablo junto a los candidatos locales a diputados y al empresario Luciano Hang.

 

"Hay muchas manifestaciones en todo Brasil de autos, motos, de diversos sectores de la sociedad. Es imposible que no tengamos al menos el 60% de los votos. Espero que así sea", señaló el actual presidente durante el paseo por San Pablo.

 

Lula, en cambio, prefirió participar de una caminata con la militancia en la Avenida Paulista, principal arteria de San Pablo, en la que saludó a la multitud desde arriba de una camioneta. "Primera vuelta, primera vuelta", cantaban los militantes del frente opositor, que aspiran a evitar un balotaje en las elecciones de hoy.

 

Según las últimas encuestas, Lula estaría en condiciones de ganar en primera vuelta, al obtener 50% de los votos válidos, contra 36% de Bolsonaro.

 

Elección.

 

Unos 156,4 millones de brasileños elegirán hoy presidente, en medio de la campaña más tensa y violenta de la historia. Se trata de un inédito duelo entre Bolsonaro, que con su reeleción puede convertirse en el principal referente de la extrema derecha mundial -con capacidad de convocatoria en las calles- superando a su aliado y referente, el estadounidense Donald Trump, y el exmetalúrgico Lula, que renació del calvario judicial y el lawfare para intentar ratificarse como el líder de las mayorías.

 

El Tribunal Superior Electoral pretende informar los resultados de partir de las 17, cuando cierren los centros de votación y comiencen a ser cargados en tiempo real los números de las urnas electrónicas que se usan desde 1996 y distribuidas en los 27 estados.

 

"Votar en paz".

 

El presidente del tribunal, Alexandre de Moraes, pidió ir a votar "en paz" y determinó que no se puede entrar a las cabinas de votación con teléfonos celulares ni con armas reglamentarias.

 

Bolsonaro acusó esta semana a Moraes de "cobarde" por una investigación abierta en su contra en la corte suprema, pero también en el marco de las denuncias de fraude sin pruebas que está realizando y que llevó al jefe de Estado a afirmar que aceptaría el resultado "solo si hay elecciones limpias". Y es por eso que está en dudas el reconocimiento de los resultados, poniendo al gigante sudamericano en una inédita tensión impulsada por la extrema derecha tras haber flexibilizado las normas para adquirir armamento de la población civil.

 

Según la encuestadora Datafolha, el 35% de los electores dijeron sentirse incómodos para declarar su voto a otras personas por temor a violencia o conflictos entre sus seres queridos. "Existe una necesidad de que la comunidad internacional reconozca los resultados electorales rápidamente", dijo a Télam la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann.

 

Novena elección.

 

El PT, por su parte, prepara festejos para hoy porque existe la posibilidad, según las encuestas, de que Lula, a los 76 años, pueda convertirse en presidente si cosecha más del 50% de los votos. "Si no gano con el 60% el domingo es porque hubo algo raro", disparó Bolsonaro hace dos semanas y no se rectificó,

 

Será la novena elección presidencial de la historia moderna desde el fin de la dictadura militar (1964-1985) y la sexta en la que participará Lula (1989, 1994, 1998, 2002, 2006 y 2022) teniendo en cuenta que en 2018 estuvo registrado, pero luego fue proscripto por tener una condena. El ex mandatario estuvo en prisión 580 días por la Operación Lava Jato, escándalo que permitió el ascenso de Bolsonaro hace cuatro años como estandarte de la antipolítica. (Télam)

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?