Jueves 08 de diciembre 2022

"El plan no está sujeto a ajustes"

Redacción 17/09/2022 - 00.28.hs

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, evaluó ayer la contraofensiva que Ucrania lanzó en los últimos días en varios frentes, poniendo en duda su relevancia en el global del conflicto. "Las autoridades de Kiev anunciaron la contraofensiva y que la desarrollan de forma activa. (...) Anunciaron que no van a alcanzar ningún acuerdo con Rusia, sino que van a alcanzar una victoria en el campo de batalla. Que lo intenten. Veamos cómo acaba (la contraofensiva)", afirmó el mandatario en rueda de prensa tras la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) celebrada en la ciudad uzbeka de Samarcanda.

 

Paralelamente, aseguró que Moscú no va a introducir cambios en el plan de su operativo militar en Ucrania. "El plan no está sujeto a ajustes. El Estado Mayor toma decisiones operativas en el transcurso del operativo. Algo se considera como (objetivo) clave, la tarea principal es la liberación de todo el territorio del Donbass. Este trabajo continúa, pese a los intentos de contraofensiva del Ejército ucraniano", destacó.

 

Nuevos territorios.

 

En esta línea, acentuó que Rusia sigue ampliando el control sobre nuevos territorios en el Donbass, y subrayó que la ofensiva progresa "a un ritmo lento, pero constante y paulatino".

 

Por otra parte, el mandatario indicó que Moscú podría responder de forma más dura a los ataques que Kiev lanza tanto contra Rusia como contra los territorios bajo control de sus militares.

 

"De hecho, respondemos a esto de forma bastante contenida, pero durante un tiempo. Recientemente, las Fuerzas Armadas de Rusia efectuaron un par de ataques sensibles, considerémoslos como impactos de advertencia. Si la situación sigue desarrollándose de forma similar, la respuesta será más dura", prometió.

 

En las últimas semanas Ucrania lanzó contraofensivas en varias direcciones. En la provincia de Járkov reclamaron haber retomado múltiples localidades, así como varias ciudades como Izium y Balakleya. El Ministerio de Defensa de Rusia anunció la reagrupación de sus efectivos desde dichas ciudades para reforzar las posiciones en la dirección de Donetsk.

 

Kiev también lanzó tentativas de contraofensiva en la provincia de Jersón. Desde la cartera de Defensa de Rusia se informaba del fracaso de dichos ataques debido a las grandes pérdidas sufridas por Ucrania, tanto de efectivos como de técnica militar.

 

Papel de Occidente.

 

En cuanto al papel de Occidente, Putin dijo que allí se cultivaba "durante décadas" la idea de hacer colapsar a la antigua URSS y después a Rusia, pero aseguró que estos intentos no tendrán éxito. "Durante décadas, en los países occidentales se ha cultivado constantemente la idea del colapso de la Unión Soviética, tanto como de la Rusia histórica y de Rusia como tal, su núcleo", dijo.

 

En esta línea, el jefe de Estado aludió a las ideas promovidas por algunos políticos británicos tras la Primera Guerra Mundial e incluso mencionó la propuesta del politólogo estadounidense Zbigniew Brzezinski, que incluso "dividió" en partes concretas a Rusia, pero luego cambió de postura, pensando que sería mejor "conservar a Rusia como antítesis de China y usarla como herramienta en la lucha" contra Pekín. "¡Pueden esperar sentados!", concluyó.

 

Según Putin, los países occidentales "siempre" ansiaban la desintegración de Rusia y "a partir de determinado momento" empezaron a usar a Ucrania para alcanzar este objetivo. "Para evitar este escenario, iniciamos la operación militar especial", explicó el mandatario, enfatizando que la idea de Occidente es "crear un enclave antirruso" para amenazar a Moscú. (RT)

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?