Un estudiante mató a tres compañeros en EE.UU

Redacción 01/12/2021 - 00.27.hs

Un estudiante de secundaria de 15 años mató ayer a tres compañeros e hirió a otras ocho personas, entre ellas un profesor, tras abrir fuego en un instituto de Míchigan, han confirmado las autoridades. El ataque se produjo en una localidad de 22.000 habitantes situada a medio centenar de kilómetros al norte de Detroit. Michael McCabe, ayudante del sheriff del condado, aseguró a la prensa que se desconocen los motivos del atacante.

 

Los hechos se produjeron pasado el mediodía en el instituto Oxford de la localidad homónima. La policía acudió de inmediato tras recibir una avalancha de llamadas al 911, el número de emergencias, que referían la presencia de un individuo armado disparando en el centro, explicó el alguacil. Los agentes lograron arrestar al sospechoso en el lugar y requisarle una pistola semiautomática. "Todo se resolvió en cuestión de cinco minutos", subrayó McCabe en una comparecencia ante la prensa que pudo seguirse a través de las redes sociales. El tirador no resultó herido y "se rindió sin problemas", añadió. "Por el momento, creemos que ha actuado solo".

 

La cadena de televisión local WDIV informó de que el sospechoso se negó luego a hablar con la policía y exigió su derecho a tener un abogado.

 

Refugio.

 

La estudiante Abbey Hodder explicó al diario local Detroit Free Press que estaba en clase de química cuando escuchó el ruido de un cristal al romperse. "Mi maestro salió corriendo", dijo Hodder, de 15 años. "Lo siguiente que oí fue cómo empujaba mesas contra la puerta. Es parte del protocolo de la escuela para hacer barricadas, así que todos sabíamos lo que hacer. Y todos empezamos a amontonarlas" para buscar refugio bajo ellas, contó la joven.

 

El ayudante del sheriff McCabe destacó esta reacción, casi instintiva, de los jóvenes al buscar refugio en las aulas siguiendo los protocolos de seguridad que se imparten por sistema a personal y alumnado en las escuelas de Estados Unidos. McCabe alabó también la rápida actuación policial.

 

El instituto cerró sus puertas tras el suceso, y numerosos estudiantes permanecieron en las aulas mientras las fuerzas del orden registraban las instalaciones. Luego fueron conducidos a una tienda cercana, donde fueron recogidos por sus padres. El resto de las escuelas del distrito también fueron clausuradas por motivos de seguridad, aunque, tal y como matizaron las autoridades docentes y la oficina del sheriff, no había peligro.(Elpais.com)

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?