Sabado 20 de abril 2024

Crimen de Fernando: Cinco jóvenes condenados a perpetua

Redacción 07/02/2023 - 01.39.hs

Cinco de los ocho jóvenes juzgados por el crimen de Fernando Báez Sosa, cometido el 18 de enero del 2020 a la salida de un boliche de Villa Gesell, fueron condenados ayer a prisión perpetua como coautores del homicidio, mientras que los otros tres recibieron la pena de 15 años de prisión por haber sido considerados partícipes secundarios.

 

La condena fue dada a conocer ayer al mediodía por el Tribunal Oral en lo Criminal 1 de la ciudad de Dolores, que entendió en un fallo unánime que Máximo Thomsen (23), Ciro Pertossi (22), Enzo Comelli (22), Matías Benicelli (23) y Luciano Pertossi (21) fueron coautores del delito de "homicidio doblemente agravado por el concurso premeditado por dos o más personas y por alevosía en concurso ideal de lesiones leves", cuya única pena posible es la prisión perpetua.

 

Los jueces María Claudia Castro, Emiliano Lazzari y Christian Rabaia entendieron además que Blas Cinalli (21), Ayrton Viollaz (23) y Lucas Pertossi (23) fueron "partícipes secundarios" del mismo delito y se les aplicó una pena de 15 años de prisión.

 

La audiencia comenzó a las 13.17, cuando el secretario del tribunal Federico Omar Marasco inició la lectura de la parte resolutiva, mientras que el fallo completo de 163 páginas fue difundido tras el cierre de la audiencia.

 

Veredicto.

 

El abogado defensor de los acusados, Hugo Tomei, pidió antes de que diera a conocer el veredicto que sus ocho defendidos pudieron escuchar la sentencia de pie, lo que fue autorizado por la presidenta del tribunal, María Claudia Castro.

 

Seis minutos después, se escuchó el dictado de la pena máxima para cinco de los acusados y las otras tres condenas para los partícipes secundarios.

 

Tras oír el veredicto condenatorio y el monto de la pena, Thomsen se descompensó, mientras su madre, Rosalía Zárate, pedía que fuera asistido, lo que obligó al tribunal a interrumpir la lectura durante cinco minutos y desalojar la sala de audiencias en el primer piso del edificio, repleta con cerca de cien personas, entre periodistas, familiares de los acusados, los padres y familiares de Fernando, abogados, jueces y funcionarios judiciales.

 

Los magistrados pidieron además que se investigue a Juan Pedro Guarino (21), imputado en el inicio de la causa y luego sobreseído, y a Tomás Colazo (19), menor de edad al momento del hecho, que no fue acusado pero fue señalado por los abogados de la familia de la víctima como "el sospechoso número 11".

 

La fiscalía había solicitado la imputación de ambos en ese sentido, por entender que, por "omisión", mintieron al declarar como testigos en la audiencia del 18 de enero.

 

Apenas finalizada la audiencia, los condenados fueron trasladados nuevamente a la Unidad Penal 6 de Dolores, y a través de un oficio, el tribunal solicitó que fueran alojados nuevamente en la Alcaidía 3 del penal bonaerense de Melchor Romero, en La Plata, donde cumplían prisión preventiva desde el 13 de marzo de 2020 hasta el inicio del juicio.

 

Tras la sentencia, el abogado defensor no quiso hacer declaraciones, aunque confirmó a Télam que apelará la sentencia ante el tribunal de Casación provincial.

 

Alegatos.

 

El fallo fue parcialmente en línea con lo solicitado en sus alegatos por los fiscales Juan Manuel Dávila y Gustavo García, y por Fernando Burlando y Fabián y Facundo Améndola, representantes en calidad de particular damnificados, de los padres de la víctima, Silvino Báez y Graciela Sosa.

 

Los acusadores habían pedido que los ocho rugbiers fueran condenados a perpetua como coautores, pero el tribunal dejó fuera de la pena máxima a tres de ellos, por entender que tuvieron un grado de participación menor en el homicidio.

 

Fallo.

 

En su fallo, la presidenta del tribunal sostuvo: "se organizaron para golpearlo brutalmente, en grupo, como en otras ocasiones y respecto de otras personas ya lo habían hecho".

 

Los jueces señalaron que "ha quedado claro mediante pruebas directas y contundentes que cinco (5) de los ocho (8) acusados pusieron mano sobre Fernando Báez Sosa, o bien realizaron una conducta indispensable, una vez que la víctima se encontró rendido y en estado de absoluta indefensión".

 

"Mientras tanto, los tres restantes tomaron parte en el hecho, pero sus aportes no resultaron esenciales para que la conducta de los coautores pudiera consumarse. Participaron en la ejecución del acto, pero realizando una acción Criminal que si hipotéticamente se suprimiera el resultado homicidio igual se habría producido", agregaron.

 

Apelación.

 

Los fiscales que intervinieron en el juicio señalaron por su parte tras el fallo que se sentían "conformes" con la sentencia y adelantaron que apelarán la participación secundaria atribuida a tres de los condenados.

 

"Desde la fiscalía estamos muy conformes. Lo único que no compartimos, pero deberemos analizar, es la participación que el tribunal le endilga a estas tres personas", señaló Dávila.

 

En la misma línea, Burlando anunció que también apelará las condenas a 15 años de prisión impuestas a Cinalli, Lucas Pertossi y Viollaz.

 

"Creo que esto es el comienzo. Es el primer paso hacia una respuesta que acaricie el corazón de Fernando", señaló el letrado, mientras su colega Fabián Améndola afirmó que, a su criterio, fue "un fallo piadoso pero injusto".

 

El hecho.

 

El crimen de Fernando ocurrió la madrugada del 18 de enero del 2020 a la salida del boliche "Le Brique", en pleno centro de Villa Gesell, y quedó filmado por al menos una decena de cámaras de seguridad municipales y de teléfonos celulares de eventuales testigos.

 

En las imágenes que se viralizaron rápidamente se observa el momento en el que la víctima es atacada a golpes por el grupo de agresores, lo que fue considerado clave para la Justicia para establecer el rol de cada uno de ellos en el hecho.

 

(Télam)

 

Multitud en los bares.

 

"Asesinos", "Justicia" y "Perpetua"; fueron algunos de los gritos que más se escucharon ayer afuera de los Tribunales de la ciudad de Dolores cuando, pasadas las 13, se dio a conocer la condena para los ocho culpables del crimen de Fernando Báez Sosa, aunque muchos manifestantes se sintieron defraudados por el tribunal porque esperaban la máxima sentencia para todos los acusados.

 

Desde antes de las 10 de la mañana, los bares se llenaron de personas que, desde su interior y por las ventanas, miraban la televisión para interiorizarse de los detalles de la audiencia y con el paso de las horas la ansiedad fue creciendo, mientras decenas de personas colmaban las calles en los alrededores de los tribunales y acompañaban con aplausos a Graciela Sosa y Silvino Báez, los padres de Fernando.

 

Pasadas las 13.30, al finalizar la lectura del fallo condenatorio, el grito de "asesinos" junto con un aplauso cerrado se escuchó frente a la plaza Castelli, la principal de la ciudad de Dolores, donde se agrupó la mayor cantidad de gente que llegó desde distintos puntos del Gran Buenos Aires y provincias del interior.

 

En otra de las confiterías de la ciudad, que estaba colmada durante la transmisión de la sentencia, los presentes aplaudieron cuando el secretario del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Dolores, Federico Omar Marasco, mencionó las penas para los ahora culpables.

 

"Esperábamos la condena a perpetua de los ocho porque son equipo", dijo Dora Franco Sosa, prima de Graciela Sosa, madre de Fernando.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?