Domingo 04 de diciembre 2022

Del Río se declaró inocente

Redacción 30/09/2022 - 00.48.hs

Martín Santiago Del Río, el comerciante detenido como presunto autor del doble homicidio de sus padres, asesinados a balazos hace un mes en su casa del partido bonaerense de Vicente López, se volvió a declarar ayer inocente en una nueva indagatoria, dijo que su familia lo abandonó e insistió que no practica tiro "desde hace 20 años".

 

Fuentes judiciales aseguraron que, en su indagatoria de más de cuatro horas, el detenido cuestionó la autopsia realizada por peritos oficiales, volvió a levantar sospechas sobre su propio hermano, Diego Del Río, y afirmó que todos los que dicen haberlo reconocido como el "caminante encapuchado" y que quedó filmado con las cámaras de seguridad son personas que están enemistadas con él.

 

Del Río llegó a la sede de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Vicente López Oeste pasadas las 10.40 en un camión de traslados desde la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro.

 

A cara descubierta y esposado, el menor de los hermanos Del Río caminó escoltado por agentes policiales los pocos metros hasta el ingreso al edificio judicial y desde las 11 comenzó a declarar ante el equipo de fiscales de Vicente López, integrado por Martín Gómez, Marcela Semería y Alejandro Musso, y del juez de Garantías 1 de San Isidro, Ricardo Costa.

 

Escrito.

 

La abogada del imputado, Mónica Chirivin, había presentado un escrito el lunes pasado pidiendo la ampliación de los dichos de su cliente, quien permanece detenido acusado del delito de "doble homicidio cuádruplemente calificado por el vínculo, la alevosía, por criminis causa (matar para lograr la impunidad) y por el uso de arma de fuego" de sus padres José Enrique Del Río (74) y su esposa María Mercedes Alonso (72), que prevé en un futuro juicio oral la prisión perpetua.

 

Durante más de cuatro horas, Del Río insistió en su inocencia y puso el foco nuevamente en su hermano Diego, con quien -según las fuentes judiciales- mantiene algunas diferencia por cuestiones económicas, ya que lo acusa de haberse quedado administrando algunos bienes de sus padres. "Estando detenido, fui abandonado por mi familia, no tengo para pagar peritos. Mi hermano se niega a pagarlos", dijo.

 

Polígono.

 

También cuestionó a su hermano por haber dicho que concurría a un polígono de tiro. "No tengo ningún arma a mi nombre, y no practico tiro desde el año 2002, 2003, hace 20 años atrás. Mi hermano, en una de sus testimoniales, dice que yo frecuentemente practicaba tiro en un polígono de la calle La Pampa. Les pido por favor que averigüen, que pidan, que yo no estuve en mi vida ahí, en mi vida entré, vayan a ver que está abierto, abre a partir de las dos de la tarde", dijo a los fiscales y al juez.

 

Y agregó: "Desde mi detención, y que se ha filtrado toda la información de este juicio a los medios, mi familia me abandonó y nadie reconoce lo que yo hice por ellos de ninguna manera. Mientras que todos viven de lo que yo hice y mi madre y mi padre hicieron".

 

Autopsia.

 

En sintonía con lo que venía sosteniendo su abogada Chirivin, el sospechoso del doble parricidio cuestionó la autopsia realizada por los peritos oficiales, específicamente lo relacionado a la data de muerte de las víctimas.

 

En los protocolos de las autopsias se dejó asentado que ambas víctimas llevaban de 12 a 18 horas fallecidas cuando se revisaron sus cadáveres en la morgue, lo que ubicaba el doble crimen en horas de la madrugada del 25 de agosto, algo que para su defensa beneficia a Del Río hijo, porque en ese momento se encontraba en su casa del country Nordelta de Tigre.

 

Pero luego, a través de un "acta" firmada por el médico autopsiante y tres de sus superiores en Policía Científica, se corrigió esa estimación "hasta 36 horas" antes. (Télam)

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?