Detuvieron a los otros seis efectivos involucrados

Redacción 28/11/2021 - 00.39.hs

Seis efectivos de la Policía de la Ciudad fueron detenidos ayer a la tarde como acusados de encubrir el crimen de Lucas González, el adolescente de 17 años que fue asesinado de un balazo por miembros de una brigada de la misma fuerza la semana pasada en el barrio porteño de Barracas, informaron fuentes judiciales.

 

Las detenciones se llevaron a cabo luego de que el juez de la causa, Martín del Viso, hiciera lugar al pedido formulado el viernes por el fiscal Leonel Gómez Barbella y su colega Andrés Heim, titular de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin). Fuentes judiciales informaron que los detenidos son el comisario Romero y el subcomisario Inca, a cargo de la División Sumarios y Brigadas de la Comisaría Comunal 4; y el comisario Du Santos, el principal Cuevas y los oficiales Miño y Fariña, estos cuatro últimos efectivos de la Comisaría Vecinal 4D de la Policía de la Ciudad.

 

Todos se encuentran en calidad de comunicados y fueron trasladados a la Superintendencia de Investigaciones de la Policía Federal Argentina (PFA) donde esperarán ser llevados a los tribunales para ser indagados.

 

Arma.

 

Los fiscales Gómez Barbella y Heim consideraron a esos policías sospechosos de los delitos de "encubrimiento agravado, privaciones de la libertad agravadas y falsedades ideológicas". Los investigadores creen que entre estos efectivos está quien plantó un arma de fuego de plástico a las víctimas y quienes elaboraron el sumario policial con la información falsa de una persecución y tiroteo aportada por los policías de civil que, luego, fueron detenidos por el crimen.

 

Es que en el asiento trasero del auto Volskwagen Suran azul en el que circulaba González con sus amigos fue secuestrada una réplica de arma de fuego con la inscripción "The Punisher" que se determinó que fue plantada por los policías para simular que se había tratado de un enfrentamiento. De esta manera, los fiscales hicieron lugar al pedido que le habían formulado días atrás los padres de Lucas y de los otros adolescentes, para que también sean detenidos los encubridores del crimen.

 

Recaudar y extorsionar.

 

Por otra parte, la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional (Correpi) criticó el protocolo de actuación de las brigadas de las fuerzas de seguridad, consideró que funcionan para "recaudar y extorsionar" a sospechosos o comerciantes y pidió que los policías que las conforman sean desarmados para evitar casos de "gatillo fácil".

 

"Las brigadas de las fuerzas de seguridad andan cumpliendo las tareas que encomiendan jueces o fiscales en una causa determinada y al mismo tiempo en lo cotidiano detectan o, en lenguaje policial, 'previenen el delito organizado'", explicó la referente de la Correpi María del Carmen Verdú.

 

Según la abogada, "esa tarea consiste en observar o espiar, por ejemplo, algún galpón con mercadería robada o un quiosco de venta de drogas, o un posible desarmadero", pero consideró que "en vez de elevarlo al juez de turno para que actúen, lo hacen para recaudar y extorsionar". (Télam)

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?