Sabado 20 de abril 2024

"Mondino se hace la graciosa"

Redacción 21/02/2024 - 00.31.hs

En medio de los repudios generalizados provocados por la visita de David Cameron a las islas Malvinas, la ministra de Relaciones Exteriores, Diana Mondino, hizo una publicación irónica celebrando el viaje de su par británico, que enfureció a los diplomáticos experimentados del Palacio San Martín. "Valoramos el gesto del canciller de UK, David Cameron, de incluir a Argentina en su visita a la región. Estaremos felices de recibirlo, en una próxima ocasión, también en Buenos Aires", escribió ella en su perfil de Twitter.

 

Aunque intentó ser irónica y provocó risas y felicitaciones en el idiotizado universo libertario que se obsesiona por dar likes a sus publicaciones, semejante expresión de la funcionaria generó diversos repudios y encendió alarmas entre los diplomáticos de carrera.

 

"¿Estamos todos de acuerdo en que Mondino es una de las mejores declarantes de la historia política? Cada vez que habla es cine", escribió Poirot, sumándose a reacciones similares, algunas de dirigentes con cargos importantes como Agustín Romo.

 

Furia y desconcierto.

 

Mientras tanto, en el ámbito de la diplomacia reina el desconcierto. Aunque mediante su "tuit irónico" pretende defender la soberanía argentina sobre las islas, los diplomáticos de carrera consideran que las formas poco ortodoxas reflejan el ninguneo del tema evidenciado por el Poder Ejecutivo, que nunca se expidió formalmente sobre la visita.

 

Según un artículo publicado por La Política On Line (LPO) el documento de repudio ya fue redactado pero el presidente Javier Milei decidió no publicarlo. "No sé a quién quieren pedirle permiso. La verdad, en términos burocráticos no se entiende porque no hay nada que discutir", expresó una fuente de la cancillería.

 

Otro diplomático desorientado consideró que la publicación de Mondino "es una vergüenza. Le salió la veta cordobesa de querer hacerse la graciosa con el único tema sagrado que tenemos en política exterior", lamentó. Y agregó que "alguien debería aclararle que hubo más de 650 soldados argentinos muertos y que frente a este tema tan delicado debería dejar el cordobesismo a un lado y armar un comunicado de protesta. Argentina nunca puede dejar de reclamar formalmente frente a un ejercicio de soberanía de la potencia ocupante de nuestro territorio", aclaró.

 

Resignando el reclamo.

 

Un rato antes, el vocero Manuel Adorni había intentado argumentar a favor de la posición de indiferencia mostrada por el gobierno argentino: "la visita de David Cameron a Malvinas es un tema de agenda de David Cameron y en tal caso del gobierno inglés. Nosotros no tenemos por qué opinar sobre la agenda de otros países", dijo.

 

Sin embargo, diversas fuentes revelaron que hay múltiples presiones institucionales para emitir una declaración formal e incluso organizar una reunión con autoridades del Ministerio de Defensa y las Fuerzas Armadas que estarían evaluando ese tema.

 

Para la diplomacia "esto no es casual". Según las fuentes consultadas por LPO, "hay que leer juntas la falta de reacción de Mondino y las declaraciones de Battaleme sobre no confrontarlos militarmente: es increíble que quien maneja la Defensa nacional diga eso, porque significa resignar el reclamo por Malvinas. Así de simple", insistió.

 

Cooperar con el ocupante.

 

La fuente se refería a una entrevista publicada en Def el 23 de diciembre, cuando el Secretario de Asuntos Internacionales del Ministerio de Defensa, Juan Battaleme, planteó: "hay una dimensión bilateral que es la cuestión Malvinas. Inevitablemente Gran Bretaña y Argentina van a tener una disputa ahí, pero hay que mantenerla en un canal de cooperación y no meter actores extrarregionales. Inglaterra es el segundo presupuesto militar occidental, más grande que el de Rusia".

 

"¿Un canal de cooperación en Defensa con la potencia ocupante de las Malvinas? ¿Y le preocupa Irán en Bolivia? Este tipo no tiene el más mínimo sentido de nacionalismo. Es lo más cipayo que leí en años", lamentó el diplomático. Y recordó que "si algo tiene esta disputa es que no es bilateral. Argentina la ha llevado a todas las instancias multilaterales posibles, ONU y OEA todos los años. También Unasur, Celac, Unión Europea. Incluso la Resolución 2065 es de la ONU, no es bilateral", reitera.

 

A esta altura, no son pocos los diplomáticos que se preguntan si alguien estará asesorando a Mondino en un tema tan sensible. Algunos apuntan a Mariana Plaza, "ministra de segunda clase" y embajadora en Reino Unido (todavía no salió el decreto). Sus colegas cuentan que "era la cuarta en la embajada" y aseguran que no cuenta con experiencia ni capacidad profesional: su único mérito es ser servil e incapaz de oponerse al acercamiento a los ingleses a costa de resignar Malvinas", aclaran. Y la secretaria de Asuntos de Malvinas es Paola Di Chiaro, dirigente del PRO sin injerencia en la relación bilateral.

 

Mientras tanto, Mondino refleja la posición de un gobierno que eludió el tema en Davos y no considera a Malvinas una cuestión prioritaria, rompiendo con cuatro décadas de historia diplomática

 

(Fuente: LPO)

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?