Sabado 03 de diciembre 2022

Con creatividad metalera

Redaccion Avances 23/04/2022 - 08.44.hs

Carolina Luques es diseñadora gráfica y profesora de Artes Visuales. Con su marca fabrica y vende distintos productos de joyería artesanal.

 

En su preadolescencia comenzó a aprender el uso de herramientas vinculadas a lo técnico, cuando luego de la escuela primaria ingresó a la EPET de Santa Rosa donde completó todo el trayecto secundario. Naturalmente Carolina fue incorporando el manejo de las soldadoras, tornos y metales que conviven en los talleres del colegio de enseñanza técnica.

 

“Cuando terminé el colegio me fui a Córdoba a estudiar arquitectura, pero con el correr de la carrera me di cuenta de que no era lo que me gustaba y empecé Diseño Gráfico. Me recibí y después estudié el profesorado en Artes Visuales, así que tengo esas dos profesiones que de alguna manera se fueron fusionando para generar mi propio emprendimiento”, explica Carolina Luques, una santarroseña de 37 años que es la creadora de Jacarandá, una marca que tiene el sello propio en señaladores para libros, dijes con cadenas, aros, prendedores y anillos. “Hago de diseño propio y también por pedido”, aclara.

 

“Jacarandá surgió durante el cursado de la carrera. Había un taller de orfebrería y por la pandemia no pude concretarlo así que me quedó pendiente.Empecé un curso y me especialicé en escultura y grabado, me encantó el trabajo con el metal. Soldar y pulir me parece algo súper atractivo, agarrar un pedazo de metal y sacar una figura es muy estimulante”, cuenta Carolina en su cómodo taller de la calle Comisario Valerga.

 

“Me gusta mucho la ilustración de los libros infantiles, por eso mis obras siempre son llevadas hacia la niñez y el juego. De hecho el nombre del proyecto lo elegí por la canción de María Elena Walsh (La canción del jacarandá) y porque buscaba un nombre genérico que no sea un producto específico sino algo más amplio. Y además porque esa palabra tiene una fonética que suena alegre, suena a bienestar”, detalla Carolina sobre el nombre de su emprendimiento.

 

Originalidad.

 

Carolina hizo cursos de escultura con Rubén “Chapito” Schaap y de joyería con Sergio Roth. Y le agregó su parte autodidacta con videos y otros conocimientos. Todo ese combo más la preparación como diseñadora gráfica y profesora de artes visuales genera que los trabajos que hace y ofrece tengan una originalidad y un encanto muy atractivo.

 

“La joyería es una disciplina que engloba todo y donde puedo volcar los conocimientos que fui adquiriendo dentro y fuera de la carrera. Además aplico mucho el diseño gráfico, todo lo vinculado a Jacarandá lo hice sola, desde el diseño de la marca hasta el nombre y lo relacionado a lo visual. Eso implica que no es solo el objeto lo que se ofrece sino un todo desde la comunicación hasta cómo armo el packaging. Al tener una formación interdisciplinaria puedo enriquecerlo desde distintas perspectivas”, resalta Carolina (el WhatsApp para comunicarse es el 2954 810408).

 

En su mesa de trabajo hay alpaca, cobre y bronce, que son los tres elementos con los que ella trabaja en la actualidad aunque hacia adelante ya piensa en la platería como otra de las alternativas a sus productos.

 

“El emprendimiento arrancó en marzo del año pasado y me fui sumando a muestras públicas como Feriarte. En diciembre pasado monté un stand para la Feria del Regalo navideña que organiza la Municipalidad, y en ese lugar la devolución de la gente fue muy enriquecedora, me decían que las piezas eran muy originales y una persona destacó algo que me llegó muchísimo: que los objetos que yo hago cuentan historias. Y como artista plástica que te digan eso es importante porque esa es la búsqueda que una tiene y que por ahí no refleja un objeto producido de manera industrial”.

 

Artesanal.

 

La diferenciación que Carolina hace de sus objetos respecto a los que se fabrican de manera industrial es muy clara. Y saltan a la vista porque ella así lo realiza. “Cuando hago los distintos objetos no busco que sean perfectos sino que tengan la huella de la lima o del trabajo que se les hace, que tengan la marca de lo artesanal, creo que eso es un encanto que mucha gente valora”.

 

Joyería y pequeños objetos en metal, así define la autora de Jacarandá lo que hace. Y según asegura tiene “un público amplio". "Mi desafío a diario es incorporar nuevos diseños y no repetirme con lo que hago, hoy la marca se está conociendo mucho en la ciudad y la idea es ampliarla a la provincia. Hasta el año pasado daba clases así que iba compatibilizando horarios pero ahora estoy dedicada cien por ciento al proyecto, tengo la libertad de producir lo que quiero y creo que eso se transmite en los distintos objetos”.

 

Perros, gatos, mates, alguien tomando mate, bicicletas. Los pines o prendedores muestran originalidad y encanto. Y así lo explica su autora. “Están hechos en honor al mate, la vida al aire libre, la naturaleza, la familia  y las mascotas. Algunos objetos se han ido para España incluso así que me gusta imaginar que andan recorriendo distintos lugares y aventuras. ¿Cómo un pedazo de metal puede convertirse en historias? Ideando, imaginando, creando, sintiendo como propio un objeto que pertenecerá a otra persona y que tendrá para ella un significado”, apunta Carolina sobre Jacarandá, un emprendimiento que transmite alegría y diseño.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?