Viernes 09 de diciembre 2022

Corazón emprendedor

Redacción 05/11/2022 - 00.11.hs

Edgardo Toselli trabajó muchos años como empleado hasta que dio el paso y conformó su propia empresa en Embajador Martini. Hoy "Tornería Tegar" está a la vanguardia en la fabricación de maquinaria para trabajos rurales.

 

Antes de que se le pregunte ya planta bandera y se autodefine como "recontra emprendedor, uno que le da para adelante con todo". Y aclara que la decisión no estuvo exenta de "miedo, incertidumbre y muchas dudas" sobre si iba a poder concretar ese cambio que significa pasar de ser empleado y tener asegurado un sueldo a fin de mes, a hacerse cargo de todo y no saber si al mes siguiente tendría "un mango" para seguir adelante con su familia.

 

"Terminé el secundario y tenía una mano atrás y otra adelante, no tenía ninguna certeza de nada, menos en lo económico, así que fue empezar a laburar en lo que saliera en ese momento y por suerte entré a trabajar en 'Fava Hermanos' acá en Embajador Martini", comienza su relato Edgardo, que cuando se refiere a "acá" lo hace claramente respecto a su localidad natal, a la vera de la ruta nacional 35, en donde nació, creció y se desarrolló hasta tener su propia empresa.

 

"Estudié en la Escuela Técnica de Intendente Alvear, me recibí en el '97 como Técnico Mecánico Rural que era el título en esa época y en 'Fava' empecé como ayudante de taller. Hacía la mecánica de los motores, reparaba cosechadoras, sembradoras y al tiempo me compraron un torno porque yo lo sabía usar, así que sumé esos trabajos también. Con el correr de los años ya me dieron la responsabilidad de otras máquinas, de recorrer los campos, en fin, todo el laburo que comprendía la empresa", resalta Edgardo Toselli sobre su experiencia previa a convertirse en lo que quería, un emprendedor.

 

Edgardo tiene hoy 43 años y es responsable de 'Tornería Tegar', un lugar destacado a la hora del trabajo y la innovación. En la mini pyme de Embajador Martini (está ubicada en la calle 3 al 375 y el WhatsApp de contacto es 2302-516099) se dedican a la fabricación y reparación de implementos agrícolas, mangueras hidráulicas y también a la venta de herramientas de oleohidráulica. Un combo de servicios que apunta a la mayor calidad y buena atención al cliente.

 

De a poco.

 

Una vez que puso en marcha su propio camino, Toselli comenzó con trabajos de tornería, luego sumó soldaduras y gracias a constantes capacitaciones empezó a fabricar implementos con su sello personal: rolos desterronadores, rolos pisa rastrojos, rastras de discos y otras herramientas hidráulicas de trabajo agrícola.

 

"Estuve 15 años en Fava Hermanos y con el tiempo me fui equipando con mis propias herramientas, mi papá me ayudó a comprar un galpón y lo tuve alquilado un tiempo porque no podía ponerme a trabajar solo. Finalmente en 2013 me decidí y les comuniqué a los dueños de la empresa que iba a hacer mi propio emprendimiento, y ellos no solo me apoyaron sino que me facilitaron muchas cosas y hoy en día me siguen trayendo trabajo, así que no me queda más que agradecimiento. No fue nada fácil la decisión porque largarse solo es muy complicado. Es un riesgo importante y por supuesto que uno tiene miedo, ya estaba casado y con una hija y uno no duerme pensando en cómo va a hacer para sobrevivir, pero por suerte la cosa empezó a funcionar", destaca Edgardo, que hoy cuenta con la colaboración de su pareja Laura, con quien además comparte la crianza de Alba (10 años) y de Alfonsina (7).

 

Rolos.

 

"Al principio hacía reparaciones y tornería. Después me largué con soldadura de rejas, canastos, trabajos más artesanales, pero me fui capacitando en todo lo que es hidráulica. Hice cursos en Córdoba y en Buenos Aires y gracias a un cliente, Oscar Rodríguez, empecé a fabricar rolos desterronadores, que va desterronando la piedra en el suelo y es muy útil para trabajar el piso en el campo. Rodríguez trajo la idea y yo la empecé a desarrollar: armamos la maqueta, lo fuimos probando hasta que funcionó y así empecé a fabricar. Después empezamos a hacer rolos pisa rastrojo. Mi idea siempre es ir sumando herramientas de trabajo, perfeccionar lo hecho y crecer como empresa", señala Toselli, quien además de su impronta emprendedora valora un crédito otorgado desde la Provincia que le permitió expandir su tarea diaria al frente de la tornería.

 

"Hace unos años recibí un crédito de 500 mil pesos de la Provincia y eso me ayudó y me potenció porque me pude equipar. Es importante que el Estado esté presente para quienes emprendemos un camino solos, que hacemos todo a pulmón y que comienza a funcionar gracias al boca a boca. Tengo clientes en Quetrequén, Realicó, Falucho, Ingeniero Luiggi, Alta Italia y la mayoría me fueron recomendando unos a otros. En muchas cosas fue prueba y error pero una vez que te conocen y ven que laburás bien las recomendaciones se van esparciendo y así te llega el trabajo", cuenta Edgardo, que parece incansable en su entusiasmo por hacer y multiplicar.

 

'Tornería Tegar' tiene su equipo de trabajo pero Toselli lamenta que en la actualidad es complicado encontrar mano de obra calificada. "Creo que hay una contra que es la educación de los chicos en las escuelas técnicas. Antes era un lugar de formación muy bueno, salías muy preparado, pero eso lamentablemente se destruyó en los '90 y hoy los chicos no están con la formación suficiente para ponerse a trabajar cuando salen de la escuela".

 

Innovación.

 

En "Tegar" no se conforman con lo ya hecho y por eso Edgardo cuenta nuevos planes y proyectos a futuro. Si bien por estos días tiene una gran demanda de trabajo no relega los distintos planes, sobre todo los que tienen que ver con la creación de otros implementos.

 

"Hay cosas que son originales, que las hacemos nosotros y eso nos potencia a la hora de salir a ofrecerlo al cliente. En eso tengo claro que soy recontra emprendedor, le meto para adelante porque creo que es la única forma de crecer y de sentirse bien con lo que uno hace. A veces es agotador pero siempre encontrás algo que te impulsa a seguir y buscar nuevas cosas", resume Edgardo, a quien si algo no le falta es corazón y pulmón emprendedor. Y de pura cepa pampeana.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?