Martes 29 de noviembre 2022

De Pico hacia el país y el mundo

Redacción 15/10/2022 - 00.09.hs

"Ascheri y Cía" es una empresa que desde hace casi 70 años es líder en la fabricación y venta de productos para la extracción de agua. Hoy, de la mano de Agustín Cayre, va por su tercera generación y se afianza como distribuidora hacia todas las provincias del país.

 

Agustín recuerda cuando iba al colegio y veía, con asombro, la manera en que la totalidad de la cuadra se llenaba de bicicletas cuando llegaba la hora indicada y los empleados dejaban su lugar de trabajo. "Justo el otro día una vecina me recordaba la imagen. En ese momento (fines de los '70 y principios de los '80) había casi 100 empleados en la Empresa y realmente era toda la cuadra con bicicletas que marchaban hacia la casa de cada uno, es un recuerdo muy lindo que tengo de esa época".

 

Agustín Cayre tiene solo 34 años pero ya está a cargo de una empresa que desde el Parque Industrial de General Pico tiene una red de distribución hacia todo el territorio del país. "Ascheri y Cía" tiene una enorme trayectoria y hoy, en su tercera generación, está en plena renovación y avance para ratificar su condición de líder en el rubro de productos para extracción de agua.

 

Molinos de viento, cilindros para bombas y molinos, válvulas flotantes, bombas manuales, a diafragma, centrífugas, sumergibles, autocebante, bombeadores, son algunos de los productos elaborados por la firma de origen familiar. También cuentan con un servicio de fundición para terceros y galvanizado electrolítico.

 

"La Empresa se puso en marcha en 1954 de la mano de Domingo Nicolás Ascheri que se casa con una prima de mi abuela y por intermedio de ella conoce a mi abuelo, Emiliano Cayre. Ellos se asocian y allí comienza la relación que después se extendió a mi papá, Mario, con quien seguimos trabajando a diario. Al principio la planta funcionó en 9 de Julio (Buenos Aires) pero al año ya se vino para Pico, específicamente se instaló en el patio de la casa de mis abuelos. Ahí había un galponcito y ahí trabajaban", cuenta Agustín.

 

"Al inicio hacían los cilindros para los molinos, las válvulas para bebederos y los conocidos bombeadores. Con esa producción crecieron mucho hasta los casi 100 empleados que, cuando terminaban, se iban en bicicleta. En ese momento ya se habían mudado a otra dirección distinta a lo que era el patio de mi abuelo, quien trabajó hasta los 83 años. En el caso de mi papá se recibió de ingeniero electromecánico en la Facultad de Pico y la empresa ya se radicó en el Parque Industrial en el '92. Eso fue un paso fundamental porque es el sitio donde debe estar. Nosotros hacíamos la fundición en un lugar en medio de la ciudad y no era lo más conveniente".

 

Agustín creció en ese ambiente y cuando finalizó el secundario se fue a Bahía Blanca para estudiar la carrera de ingeniero industrial. Trabajó un tiempo en la ciudad bonaerense hasta el 2020 cuando, con la pandemia ya desembarcada, llegó la hora de sumarse a Ascheri.

 

"Después de tantos años creo que es bueno reivindicar que la empresa sobrevivió a todo, no es algo habitual con los vaivenes económicos del país pero, aunque hubo momentos muy complicados, se pudo seguir adelante, sobre todo en la crisis de 2001. En 2003 y 2004 comenzó un crecimiento muy interesante que se cortó en 2015, porque en el gobierno de Macri la producción cayó de manera notable, se encarecieron los insumos y cayeron las ventas. El ejemplo más claro es que de 230 toneladas que producíamos al año, caímos a 130 en 2019".

 

Pandemia.

 

Agustín se hizo cargo de su lugar en la firma y, aunque al principio la pandemia de coronavirus complicó los planes, luego se transformó en un efecto positivo para la producción y el crecimiento. "Como nosotros construimos productos claves para la bebida del ganado nos incluyeron como esenciales, aumentó la demanda y en dos años pasamos de 134 toneladas a 300 en cuanto a la producción. Eso generó que contratemos más gente, que realicemos mantenimiento de máquinas y también que hagamos inversión para mejorar todos nuestros procesos productivos".

 

"Ascheri y Cía" llega a cada una de las provincias argentinas y también vende a Uruguay y Bolivia. Justamente Cayre estuvo en la comitiva que hace unos días visitó ese país del altiplano en una excursión comercial organizada por la Agencia I-Comex del gobierno provincial para que empresas pampeanas se muestren en una feria internacional.

 

"Fue muy positiva la visita a Expocruz porque en nuestro caso particular fuimos a mostrar cosas que en Bolivia no se fabrican, como son los molinos de viento, que es algo en lo que nosotros innovamos hace un tiempo y por lo tanto ahí hay una demanda que podríamos cubrir. Siempre trabajamos muy bien con el gobierno y con el Banco Pampa, nos han dado líneas de financiamiento para equiparnos y lo que notamos también es que creció mucho la obra pública. Empezamos a fabricar tapas para cloacas y pudimos tener gran demanda de eso para distintas obras".

 

Triple impacto.

 

En la actualidad la firma piquense cuenta con unos 40 empleados y según Agustín están en plena etapa de "profesionalización", es decir cambios para modernizar y optimizar una producción que tiene demanda desde distintos puntos geográficos.

 

"Hemos comprado tornos y herramientas computarizadas y profesionalizamos todos los sistemas de administración, además de lograr un proceso de producción más continuo con la tecnología. También vamos a incursionar en gastronomía, en lo que es ollas y sartenes, en crear productos con valor agregado, porque es necesario innovar, porque nunca sabés cuándo puede caer la demanda de lo que hiciste siempre, entonces buscamos otras alternativas".

 

En ese sentido, Ascheri trabaja hoy "en una impronta de triple impacto", según describe Agustín. "Por un lado que genere desarrollo económico, por supuesto, pero también aporte al control del medio ambiente, porque nosotros hacemos todos los productos mediante la fundición. Con la chatarra que tenemos, hacemos un reciclado y eso aporta al medio ambiente porque no es que desechamos. Y lo otro importante del impacto es que genere inclusión social mediante puestos de trabajo dignos, donde la gente esté cómoda y pueda desarrollarse laboralmente".

 

Ascheri, según resalta Agustín, también aporta y trabaja junto a instituciones intermedias, clubes y ONG's porque "el objetivo es que siempre esté inmersa socialmente con lo que sucede alrededor. La Empresa está desde el '54 y eso es un aporte primordial porque también es un poco devolver todo los que nos han brindado. En ese camino es en el que estamos y el que vamos a recorrer", asegura uno de los responsables de una firma que, desde Pico, sale hacia el país y el mundo.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?