Lunes 15 de agosto 2022

Decoradora de su destino

Redacción 30/07/2022 - 00.04.hs

Gabriela Iturrioz realiza múltiples actividades, pero desde La Nueva Moderna le da una nueva cara a su almacén de ramos generales. Allí, en General Acha, creó El Galpón del Edén, una boutique de productos de decoración que salen hacia el mundo.

 

“La Pampa es mi casa, viví en distintas localidades de la provincia y acá están mis raíces, mis afectos. Siempre pude trabajar y ahora brindar trabajo, así que desde acá siempre busco construir”, resalta quien si algo ha hecho en su vida es salir de su lugar. No solo para viajar y conocer. También para encontrar nuevas oportunidades, otras inquietudes, diversas profesiones. Pero siempre vuelve. Puede vivir en Madrid, ir a New York, volar hasta China o recorrer continentes, pero en General Acha está ese lugar que la recibe con los brazos abiertos. Como un almacén de más de 100 años que hoy muestra su cara renovada, un sitio que vive entre la tradición y la vanguardia. Y que muestra de la mejor manera su perfil de emprendedora del buen gusto.

 

“Nací en Santa Rosa pero hasta los 5 años viví en el campo de mis abuelos. La primaria la hice en Quehué y el secundario en el Colegio Ciudad de Santa Rosa. Cuando terminé me fui a estudiar Comercio Internacional a Buenos Aires y me recibí en el ’99. Estuve dos años en Madrid haciendo un posgrado y cuando regresé a la provincia entré a trabajar al INTA y a la Universidad”, enumera rápidamente Gabriela Iturrioz (45 años) sobre el camino que la fue llevando por diferentes senderos.

 

Y uno de esos jardines de senderos bifurcados la llevó a conocer, hace unos años, a Néstor Hugo Fuentes, un empresario ganadero con quien se casó y con quien conforma una sociedad de trabajo. Porque Gabriela también es pionera: se recibió de martillera profesional y no es extraño verla liderando remates ganaderos. Puede estar de bombacha de campo y alpargatas y al rato con todo el glamour mostrando sus productos enlozados llegados desde China, una distinción con la que El Galpón del Edén marca la diferencia.

 

“En un momento determinado me di cuenta de que al galpón de La Moderna -dedicado a la venta de implementos agrícolas- le faltaba un componente femenino, una mirada que abarque a la mujer. En 2017 viajamos a Shanghai, la ciudad más grande de China, porque buscábamos bombas solares para vender a los productores rurales, y en un lugar conocí a fabricantes de productos enlozados que me encantaron. Ahí se me ocurrió que podíamos abrir esa posibilidad comercial y me metí de lleno en la idea de El Galpón del Edén, con tazas, vasos y platos personalizados por nosotros y con la imagen de un gallo”, explica Gabriela al describir ese lugar donde convive la mejor tradición de los almacenes de ramos generales con una boutique de diseño y decoración.

 

“La decoración ocupa un lugar muy destacado en mi vida, es algo que me conecta con mis afectos, con el cariño más profundo. Y si vos venís acá las emociones te conectan con la historia. El edificio es de 1920, hace más de cien años que está abierto, es un patrimonio histórico de la provincia”, cuenta sobre ese lugar de la calle Garibaldi 601 de General Acha donde también se consiguen velas, cerámica, insumos para el mate, almohadones, manteles y toda clase de especias.

 

Red patagónica.

 

Gabriela habla con naturalidad de sus distintas facetas laborales y profesionales. Destaca que hace tres años La Nueva Moderna fue incluida en la red patagónica de almacenes de ramos generales y eso permitió una mayor afluencia de visitantes, adelanta que en septiembre viajará a la ciudad italiana de Milán para mostrar y ofrecer sus enlozados de sello original y también resalta que el negocio que se ocupa de los productos rurales ya tiene sucursales en Algarrobo del Águila y Colonia Santa Teresa.

 

“Los enlozados tienen un diseño exclusivo y original, con la particularidad de que cuentan historias, y eso a la gente le gusta. No es solo decoración sino que conecta con distintas emociones. Cuando elegí el gallo como distintivo lo hice porque para mí significa el gallinero de mi casa, de mi niñez, de mi familia. Me lleva a distintos recuerdos con mi abuela y al gallo cantando a la mañana. A los productos los vendemos en todo el país, llegamos a 22 de 24 provincias argentinas y también exportamos a Estados Unidos y parte de Europa”.

 

En El Galpón del Edén también se promueven y realizan distintas actividades, como una cata de mate, donde la especialista Valeria Trápaga explicó los beneficios y secretos de la yerba mientras que en mayo pasado se realizó un desfile con ponchos hechos en la provincia y se promocionaron las artesanías en cuero, madera, platería y cerámica representativas de la identidad pampeana.

 

“Lo que tenemos en El Galpón del Edén es una curaduría de productos que elegimos desde lo que nos apasiona a nosotros. Lo elijo, lo incorporo y lo ofrezco. Acha está en un lugar de paso clave hacia el sur del país y hoy nosotros tenemos esa visibilidad. Muchos turistas pasan, ven el cartel, y vienen para acá. Pasa mucha de Uruguay, de Brasil y de provincias argentinas por supuesto”, subraya Gabriela en ese salón que, si bien fue modernizado, en su fachada conserva su arquitectura original y los muebles de madera de roble y pinotea.

 

Martillera.

 

Más allá de sus distintas facetas y de su tarea como madre de Cecilia (16), Santiago (12) y Benjamín (6), Gabriela cuenta en su currículum con un dato llamativo: es la primera mujer martillera de remates presenciales ganaderos en el país. Su licenciatura en Comercio Internacional, un máster en Agroeconomía, su experiencia como investigadora en Economía Alimentaria/agroindustrial en INTA y como profesora en la Universidad Nacional de La Pampa y los reconocimientos a sus trabajos ligados a los sistemas productivos rurales le abrieron naturalmente un camino hacia un oficio históricamente ejercido por los hombres.

 

“La enorme mayoría de quienes trabajan en la profesión de martillero ganadero son hombres, pero en muchos casos las mujeres llevan adelante una tarea enorme en el campo y lo hacen de manera silenciosa, y a eso lo quiero destacar. Quizás al principio sentía más la mirada masculina cuando hacía el trabajo, pero hoy lo tomo de manera totalmente natural”.

 

Gabriela tiene mucho para contar. Lo hace con naturalidad y con esa energía que se transmite en todo lo que hace. Como cuando conecta con sus emociones y su pasado y de allí surge la alquimia perfecta entre tradición y vanguardia. Como la que se encuentra en El Galpón del Edén y en La Nueva Moderna, rincones que, desde General Acha, se ofrecen al mundo.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?