Sabado 20 de abril 2024

El encanto de reciclar

Redaccion Avances 04/03/2023 - 11.57.hs

Talía Scarola confecciona y vende productos que hace con materiales reciclados y sustentables. Se une a otras emprendedoras para aportar su creatividad en diferentes marcas locales.

 

Es una especie de recolectora. Lo que para muchos es un residuo que va directamente a la bolsa de basura, ella se encarga de buscarlo, reutilizarlo y darle una nueva vida. “Yo hacía todo con materiales sustentables y tenía toda una red para ir recolectando distintas cosas, así que me di cuenta de que tenía que enfocarme hacia ese lado, ofrecer mis productos a partir de esa consigna de la reutilización”, cuenta Talía sobre el giro que hace unos años tuvo su emprendimiento.

 

Talía Scarola tiene 35 años, es técnica en Recursos Humanos (recibida en la Universidad Nacional de La Pampa), trabaja en el área contable de un centro terapéutico pero desde hace poco más de una década se dedica a un proyecto que nació como un hobby y que hoy tiene un lugar destacado gracias a su creatividad, originalidad y calidad.

 

“Empecé haciendo pequeñas decoraciones en vidrieras, era algo que hacía en mis ratos libres y me iba bien, pero en un momento estaba con otras cosas y medio lo dejé. Cuando nació mi hijo, hace 12 años, yo trabajaba en el área de Recursos Humanos del ‘ChangoMas’ y tuve los tres meses de licencia por maternidad así que en ese tiempo empecé a confeccionar accesorios como aros y collares con restos de tela que me daba mi mamá porque ella hacía trabajos de costurera, así que ese fue el puntapié inicial. Y en 2012 me fui del supermercado y abrí un local de diseño”, contó Talía sobre el camino previo a llegar a ‘La Juana’ que tiene sus redes sociales y cuyo WhatsApp de contacto es el 2954-399567.

 

“El negocio se llamaba ‘Linda loca’ y estaba en la esquina de José Luro y Policía de Territorios Nacionales, tenía una buena producción de accesorios, había acumulado un buen stock como para abrir y a eso le agregué indumentaria. Yo intervenía algunas prendas para aportarle mi sello y también había hecho a mano toda la decoración del negocio. Para un día de la Madre me acuerdo de que entró un cliente y el hombre me dijo que también tenía que vender decoración porque era muy lindo lo que hacía, así que fui agregando cosas. Tuve cinco años el negocio y cuando lo cerré no quería seguir porque solo quería producir mis cosas y no tener que comprar y revender”, recordó.

 

A partir de esa decisión, Talía también adoptó otro nombre para su emprendimiento y así nació ‘La Juana’, con producción enteramente propia y el contacto con otras marcas locales para trabajar en forma conjunta.

 

“Siempre tuve relación con otras emprendedoras y en ese momento Lola Alducín, que antes hacía indumentaria, pasó a confeccionar zapatos para su marca propia así que todo el remanente de ropa que le había quedado me lo dio. Después me empezó a pasar los restos de cuero y yo con eso hacía aritos, collares, distintos accesorios. Cuando arrancó la pandemia, la Adipa (Asociación de Diseñadores Pampeanos) sorteó una mentoría y por suerte la gané, y a partir de ahí se me abrió la idea de darle el enfoque sustentable a mi marca, ya que eso es lo que yo hago: son todas cosas que van a la basura y que las reutilizo, así que con eso el concepto empezó a tomar forma”.

 

Impronta.

 

En Adipa, Talía hizo contactos con otros emprendedores y así se fue nutriendo de los distintos materiales con los que trabaja. “Llegué a un acuerdo: lo que iban a tirar la basura me lo separaban y yo lo iba a buscar para reutilizarlo. Hoy La Juana es eso y todos los productos tienen la misma impronta, el 80 por ciento es todo material reciclado y tengo cueros, lonas, cuerina, telas, maderas. Living & Confort me pasa cuerinas, un carpintero me guarda retazos de caldén, en otro lugar me pasan lanas y así voy reciclando”.

 

En 2021 ‘La Juana” sumó otro producto a partir de la demanda. “Había comprado unos mates de madera y los intervine con pintura. Tuvieron muy buena aceptación y son todos distintos, algunos tienen apliques de porcelana hechos a mano. Reutilizo todo, por ejemplo tengo cosas hechas con las cápsulas de café”.

 

Desde hace un tiempo Talía también trabaja con otras marcas, por ejemplo de zapatos a los que ella les agrega detalles previamente acordados con la emprendedora. “A la marca Pago Chico, que es nacional, le hice toda una producción. El año pasado lo hice con Pamela Sarale para su stand de zapatos en la Expo Pymes, ahora en el verano trabajé con Jacinta, que es una marca de indumentaria. Son distintos accesorios que se agregan a los productos que ellas hacen. Ahora voy a sumar a Top Trend, que tiene un local en el centro, armo colecciones que tienen el concepto de la marca que se acerca para trabajar conmigo”, explica.

 

Disfrute.

 

En el encanto de los detalles es donde ‘La Juana” tiene su punto más atractivo. Pequeños accesorios que se lucen a partir de una identidad única que aporta creatividad y buen gusto. “Yo amo lo que hago, y aunque no dependa económicamente de esto es la pasión la que me hizo mantenerme firme y no abandonar. La Juana es mi cable a tierra y disfruto hacerlo. Los emprendimientos son así, por ahí te sale de una o por ahí te lleva un tiempo hasta que le encontrás la vuelta. Esto también me permitió conocer a muchísima gente y se dio de estar con otros emprendedores y ayudarlos porque estaban recién arrancando o atravesando un periodo de crecimiento y se encontraban con muchas preguntas, entonces si vos pasaste por ese lugar está bueno hacer un aporte desde la experiencia, darles una mano para que puedan encaminarse”.

 

Talía ya se inscribió para participar este año, por primera vez, de la ExpoPymes en el autródromo provincial de La Pampa. “Sé que es una vidriera impresionante, que va a estar muy bueno así que espero estar y vivirlo desde adentro”, se ilusiona mientras acomoda la enorme variedad de productos que tienen la identidad de La Juana, el sello de lo original y lo sustentable.

 

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?