Lunes 22 de abril 2024

La esencia que ilumina

Redaccion Avances 11/02/2023 - 11.47.hs

Natalia Dittler tiene un emprendimiento con una identidad única, objetos hechos en cerámica que se transforman en lámparas de diseño con la distinción de una artista.

 

Su nombre es conocido porque se trata de una escultora y ceramista con una gran trayectoria artística, de las más destacadas de la provincia. Es dueña de un espíritu inquieto que la moviliza a incursionar en distintas ramas del arte, a combinarlas, trabajarlas y compartirlas. Es creadora de algunas obras que se vuelven populares en espacios públicos compartidos, como el caballo Rayo, hecho de chapa, que está en el anfiteatro del parque Oliver desde 2011, o de perros construidos con hierros, como el del espacio verde de la avenida Spinetto y Pichi Huinca. Obras hechas con piezas de motos como escapes, amortiguadores, cadenas o partes de un motor y que unidas reviven en una pieza única.

 

Y en medio de distintas ideas y combinaciones artísticas Natalia Dittler (39) alumbró, hace cinco años, “Gordites de amor”, luminarias hechas enteramente en cerámica con detalles tan originales como exclusivos. Lámparas que son irrepetibles porque salen de su imaginación y creatividad y luego pasan por el torno para su forma definitiva.

 

“Gordites surgió hace cinco años cuando nació mi sobrino, le quería hacer una lámpara para que lo acompañe de noche. Yo también quería una lámpara para mí porque duermo siempre con alguna luz, así que me puse en el torno a modelar y salió algo con forma de un duendecito de jardín, muy diferentes a como son ahora. Se lo regalé a mi sobrino, lo empecé a usar yo también y la gente que lo veía me empezó a pedir cada vez más, así que de alguna manera también surgió porque la gente lo demandó y eso es muy lindo”, cuenta Natalia.

 

“Los pedidos se fueron diversificando para todos lados, me pidieron cosas insólitas, de todos los estilos, pero me gusta destacar que para muchas personas es una forma de representarse con sus familias, con sus mascotas, con un recién nacido o para tener presente a alguien que falleció. Son todos pedidos muy especiales para regalar porque están muy vinculados a algo que quieren mucho, entonces a mí me resulta hermoso poder hacerlos, porque se vinculan a lo sentimental. Es súper emocionante cada vez que entrego uno, me pasa eso, que me emociono porque además queda el vínculo y en muchos casos me mandan fotos incluso cuando pasan los años”.

 

Gordites.

 

La forma de sus luminarias son llamativas y atractivas a la vez. Y su nombre tiene una explicación. “Le puse gordites porque me gusta que tenga buen volumen, da la idea de lleno y como no tienen sexo determinado porque representan la esencia de las personas, la luz que tiene cada uno porque son luminarias, entonces el nombre Gordites de Amor termina de dar esa idea a lleno de amor. Y además es una cuestión práctica también porque necesitaba espacio para que se puedan colocar los foquitos en su interior y así cumplir su función de lámparas”, explica Natalia.

 

“Dan una luz con mucha calidez, alumbran de una manera muy especial y se adaptan a distintos ambientes, eso es algo que también la gente valora y los distingue”, añade la ceramista acerca de sus creaciones.

 

Por el mundo.

 

Las lámparas que Nati alumbra con su creatividad, trabajo y calidad tienen la marca de lo exclusivo. De lo único. Son obras que no tienen repetición y eso es valorado por quienes la contactan en sus redes o en el número de WhatsApp 2954-580428. Y no solo en la ciudad, la provincia u otros distritos. También de otros países.

 

“Hay Gordites en California, en Ohio (ambos en Estados Unidos), en España, en Francia. Acá en el país en Córdoba, en Buenos Aires. Es hermoso saber que andan por el mundo. El sello que los distingue es de la originalidad, son absolutamente de diseño, cada detalle está hecho a mano y por eso son únicos e irrepetibles, así que no los van a encontrar en otros lados porque todo lo hago yo. Me encargo de comprar los insumos, de diseñarlos, de terminarlos, de hacer las fotos (algunas son de Pao Roldán), de publicar y promocionarlos, de vender. Es cien por ciento original”.

 

Nuevos desafíos.

 

Aunque en su rica trayectoria artística Natalia tenga una variada y destacada lista de obras y trabajos, tiene con los “Gordites de amor” un vínculo especial que trasciende el tiempo.

 

“En otros momentos hice otras cosas y me fueron cansando, pero con Gordites eso no me pasa, al contrario, son un desafío permanente porque van mutando, creciendo, multiplicándose. Tienen esa particularidad y hoy son luminarias pero tal vez mañana sean otra cosa, por eso pienso que está bueno que me disparen nuevas ideas y cosas para hacer”.

 

Y sobre esas nuevas ideas agrega: “Hace un tiempito nacieron los gatigordites, me pidieron por gatos así que ya hice algunos. También hubo pedidos muy especiales, como de personajes de Star Wars y algunas otras cosas, así que la idea es siempre ir mutando y creando porque como se desparraman por el mundo eso también funciona como un incentivo extra”.

 

Natalia enciende una de sus luminarias y el ambiente de inmediato se llena de calidez, cambia el escenario gracias a esos Gatites que iluminan de otra manera, porque irradian una luz diferente, esa que sabe impregnarle su autora con su creatividad y su sello único, como un rayo que alumbra los mejores momentos de bienestar.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?