La imagen emprendedora
Domingo 25 de febrero 2024

La imagen emprendedora

Redacción 09/12/2023 - 00.19.hs

Romina Gaido y Luján Valencia probaron con muchos y variados emprendimientos hasta que encontraron en “Planazo.ok” una exitosa manera de mostrar negocios, empresas, productos y servicios. Las contratan en toda la provincia y desde otros lugares.

 

“Si veo que no tiene un piso mínimo de 20 mil vistas, ni lo miro. Esa es la base porque el promedio es de 50 mil vistas en cada publicación”, asegura Luján al describir lo que sucede cuando suben los videos de una nueva historia o lugar, ya sea de un restaurante, de un hotel, de una tienda de indumentaria, de una peluquería o de una agencia de viajes que las lleva a ver el espectáculo sobre Lionel Messi del Cirque du Soleil. Todo entra en “Planazo.ok”, la plataforma del mundo virtual que dos amigas santarroseñas transformaron en una vidriera para promocionar y vender.

 

“Es algo que ya estaba en todo el mundo, y acá alguien lo tenía que hacer”, sonríen al unísono sobre la decisión que tomaron el año pasado de poner en marcha ese emprendimiento que se ve en Instagram y que tiene a las dos “influencers” pampeanas mostrando todo tipo de eventos, productos, servicios y sitios turísticos. “Para unirse a la aventura”, como dicen en su perfil.

 

“Compartimos lugares, experiencias y muchas cosas ricas. Acompañamos emprendimientos haciéndolos más visibles”, completa la presentación que escribieron Romina Gaido y Luján Valencia, ambas pampeanas de 41 años y amigas desde la escuela primaria.

 

“Nací en 25 de Mayo pero a los 10 años me vine a Santa Rosa y desde quinto grado nos conocimos con Luján, en la Escuela 74. Después del secundario me fui a Buenos Aires, estudié Comunicación un tiempo, trabajé en distintos lugares y a los 28 me volví”, se presenta Romina.

 

“Estudié el profesorado de Historia en la UNLPam y soy docente, pero en paralelo a nuestros trabajos formales con Romi siempre fuimos generando cosas. Hicimos de todo, teníamos un local de accesorios, Pícara Lola, en el que hacíamos ferias con diferentes emprendimientos. Fue de las primeras ferias que se hicieron, en 2010 y 2011. Después empezamos otro emprendimiento sublimando remeras, nos fue bastante bien y estuvimos en la Feria del Regalo en la plaza San Martín y en un stand en la ExpoPymes. En otro momento estaba el furor de los aros y la bijouterie así que nos embarcamos en eso y le fuimos incorporando carteras, remeras. Siempre hicimos y generamos cosas para tener ingresos extras. Todo el mundo busca otras cosas por fuera de su trabajo formal”, resalta Luján sobre ese espíritu emprendedor que también las une. Y después de tanto recorrido llegó el momento de probar con otro camino, tan instalado hoy pero que requiere de mucha atención, dedicación y trabajo constante.

 

Planazo.

 

“En mayo del año pasado arrancamos con Planazo, es algo que ya estaba inventado y muy difundido en las grandes ciudades pero acá no, y alguien lo tenía que hacer, había que animarse”, dice Romina sobre el perfil de Instagram que tiene decenas de miles de seguidores y se transformó en una referencia del mundo virtual de la provincia.

 

“Pensamos que nos iba a costar mucho más, que iba a haber rechazo de los clientes por vergüenza o lo que sea. Hoy ya muchos nos llaman y a otros vamos a vender cara a cara, a ofrecer, así empezamos, es como vender publicidad. Al principio era todo canje porque había que generar contenido, tener contenido que llame la atención y atraer a la gente. Por eso nunca te podés quedar quieta, la demanda es permanente”, explican y coinciden en que esa mayor demanda del público se concentra en lo gastronómico.

 

“La gente quiere ver comidas, lugares nuevos o ya conocidos, pero eso genera muchísima atención. Y nosotras nos fuimos soltando y nos dimos cuenta de que si te ponés a mirar cómo te quedó la boca o el pelo, o tal ropa o si estás muy preocupada por la estética, no va. Hoy la gente y los clientes buscan que sea más relajado, creíble, que sean personas más comunes las que te ofrecen algo a través de una historia. Al principio era distinto pero hoy ya se consume otra naturalidad, antes era todo pose y era fotografía, pero cuando arrancó la tendencia de hacer los videos fue justo cuando arrancamos nosotras. Hoy se humaniza cualquier marca y la parte frívola no atrae, los clientes quieren mostrar tal cual es el producto o el lugar, buscan que sea lo más natural posible. Lo casero rinde”, afirma Luján.

 

Método de trabajo.

 

“Planazo.ok” tiene un mínimo de tres contenidos distintos por semana. Viajan por diferentes lugares de la provincia en donde las convocan e incluso a otros destinos como Pehuen Có o la Ciudad de Buenos Aires.

 

“Si no subís contenidos de manera continuada la gente se va, por eso hay que estar siempre pendientes. A veces sale un solo trabajo en una semana y en otras hay diez juntos. En el arranque era todo gastronomía, trabajábamos con eso, pero nos empezaron a llamar distintos emprendedores así que los rubros se ampliaron hacia todos lados. Hace unos días, por ejemplo, fuimos a unas cabañas en Pehuen Có. Antes de viajar miré el perfil del lugar y tenía dos mil seguidores, después que Planazo subió la historia, habían saltado a 11 mil”, destacan las amigas y socias que, tras la entrevista con este suplemento, tenían una agenda tan cargada como variada para nuevos contenidos: Zafiro Viajes, Amusin Saludable y La Cumbre.

 

“El trabajo con cada historia nos lleva un montón de tiempo. Antes era solo la foto pero ahora el video hay que editarlo, hablar, hacer un guión, que sea entretenido de principio a fin, y todo ese laburo se reduce a 50 segundos como máximo. En general no nos dicen cómo hacerlo, solo observan cómo laburamos y quedan satisfechos. Somos las únicas en este formato porque hay algunas otras pero que se enfocan en indumentaria o cosas muy específicas”, apunta Romina.

 

Unos modernos departamentos lofts en Miguel Riglos, una estancia turística en Carro Quemado, un restó bar en Rancul, el Cirque du Soleil en Capital Federal. Allí donde hay algo que mostrar, ahí está Planazo, una pantalla que se multiplica por miles y que no tiene límites para ojos que quieren conocer y “curiosear”.

 

“Soy muy exigente y estoy pendiente de la cantidad de vistas que tiene cada historia, el promedio es de 50 mil, por eso el piso de 20 mil no puede bajar porque si no significa que algo no está funcionando bien. Esa es nuestra premisa de trabajo y por supuesto que apuntamos a crecer”, afirma Luján mientras prepara su teléfono, ese que ya almacena nuevo contenido para quienes buscan hacer un “planazo” y pasarla bien. Planear el bienestar.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?