Lunes 27 de mayo 2024

Una década del mejor sabor

Redaccion Avances 22/04/2023 - 11.30.hs

Carina Rojas cumple diez años en la esquina de Uruguay y Olascoaga, una rotisería de origen familiar que supo mantenerse en base a calidad, tradición y elaboración artesanal.

 

Para muchos aún puede ser la hora de la siesta, pero en esa esquina la puerta se abre y se cierra casi sin pausa porque la clientela ingresa, mira, elige, compra y se va a almorzar. Pasaron algunos minutos de las 2 de la tarde de un día hábil de plena actividad y las milanesas napolitanas, el budín de verduras, las empanadas, un pollo con tortilla, carne con papas, ravioles, tartas, carré de cerdo, cazuela de hongos y verduras u otras variedades para todos los gustos se exhiben ante la tentación. Porque eso es lo que ofrece cada día “Aromas y Sabores”, una casa de comidas que tiene una larga tradición familiar y que desde hace una década tiene a Carina Rojas como la gran gestora de un lugar especializado en platos cien por ciento caseros.

 

Carina tiene 42 años, es santarroseña y en la esquina de la avenida Uruguay y Olascoaga tiene su local, una ubicación estratégica por la cercanía con el Centro Judicial, por ejemplo, y porque es el paso hacia la laguna Don Tomás o hacia la transitadísima avenida Perón que lleva a Toay. Allí está “Aromas y Sabores”, siempre una solución para el paladar (los pedidos se pueden realizar al número de teléfono 2954 – 419696).

 

“Este sábado 22 de abril festejamos justo los diez años en esta esquina. El negocio viene de antes pero hace una década que estoy a cargo y me parece que es un buen momento para celebrar con la gente, con los clientes, porque esto es un ida y vuelta constante y gracias a eso pudimos crecer y seguir vigentes”, resalta Carina, siempre con una sonrisa a mano y con el comentario justo para recomendar y sugerir uno u otro plato.

 

“Mi papá es Jorge Rojas, el ‘Negro’, y con mi mamá Norma Gallinger son de tradición gastronómica, siempre les gustó la cocina. Mi viejo trabajó muchos años en LA ARENA, primero como canillita, después como cadete y luego como tipeador. Estuvo mucho tiempo en el diario y yo me crié ahí prácticamente así que conocí a Saúl (Santesteban) a Raulito D’Atri. Mi papá se formó en ese lugar y después se dedicó a la imprenta, entró en esa área de la Cámara de Diputados así que tiene toda una historia con la gráfica”, recuerda Carina antes de llegar al inicio de la etapa gastronómica de la familia.

 

“Mis viejos siempre cocinaron un montón y hace 23 años abrieron ‘La Peña del Ombú’, en la calle Oliver. Comenzamos ahí y después con la crisis de 2001 se cerró. Al tiempo pudimos abrir ‘Aromas y Sabores’ pero en la calle Alsina, frente a las vías del tren, así que el negocio tiene 17 años de trayectoria. Pero como una historia cíclica, cuando estábamos en la Alsina nos agarró una devaluación fuerte y tuvimos que cerrar. Hasta que encontramos esta esquina y nos gustó. Mis viejos trabajaron un tiempo pero después se jubilaron así que quedé yo”, destaca Carina, quien también nombra a sus hermanos Sebastián y Florencia que, si bien tienen otros trabajos, “siempre están dispuestos a dar una mano porque este negocio sigue siendo de tradición familiar”.

 

Casero.

 

Si algo destaca Carina como característica de su emprendimiento gastronómico es que “la elaboración es súper casera, a mí me encanta la cocina y en el negocio cocino como en mi casa. Obviamente la demanda de la gente ha ido cambiando, hoy existe un boom con la comida saludable y demás pero quiero destacar eso, que acá todo es casero. Siempre hay un mito o un prejuicio con las rotiserías o casas de comida pero creo que hay que tener en claro que se puede comer de la mejor manera cuando la elaboración es casera. Está buenísimo esto de escuchar qué quiere la gente, porque las demandas van cambiando, pero yo defiendo de manera enérgica lo que hago porque es recontra casero”.

 

El camino que había elegido Carina cuando terminó el colegio secundario nada tenía que ver con las ollas y las sartenes porque hizo el profesorado en Biología y tuvo diversos trabajos. Hoy también es instructora de yoga y se dedica (como hobby) al montañismo, por eso cada tanto pone llave en su local y emprende un viaje para “desconectar y renovar energías desde otro lado”.

 

“Doy clases de yoga y otras cosas pero Aromas y Sabores es mi fuente de ingresos, y amo este trabajo. Por supuesto que es demandante, vengo a las 7.30 de la mañana y hay que estar prácticamente todo el día pendiente, pero no por eso dejo de hacer otras actividades, algo que creo es fundamental. Han pasado distintos presidentes, planes económicos, crisis de todos los colores, modas y hasta la pandemia, que si sobreviví a eso una dice ‘bueno, ya está’, porque fueron dos meses sin la posibilidad de abrir las puertas. De todas maneras cuando vi como venía la mano enseguida comencé a armar viandas para llevar a domicilio y eso anduvo bien, no me quedé quieta”, reflexiona.

 

Mujer.

 

Carina asegura que no tiene una especialidad determinada pero sí recuerda que cuando el negocio abrió, el fuerte eran las empanadas y también que las comidas “de invierno” le generan mayor satisfacción a la hora de elaborarlas.

 

“Me encanta cocinar todo lo que sea de olla, guisos bien suculentos, pastel de papas, ese tipo de platos. Al principio las empanadas era lo que más se hacía pero con el tiempo se fue agregando un montón de comida, por eso en estos diez años crecimos y la gente responde”.

 

Carina se encarga de todas las tareas en el negocio. Abre por la mañana y por la noche y los sábados solo al mediodía. “Como cualquier trabajo hay momentos en que cansa, pero creo que es clave que te guste hacerlo. Hoy está más normalizada la mirada respecto a que una mujer esté a cargo de un negocio, pero hasta hace un tiempo no era así y creo que eso también tiene un valor. Hoy creo que hay Aromas y Sabores para rato porque tengo las ganas de cocinar y hacer, creo que por ser mujer todo me ha costado más pero hoy soy la dueña y puedo plantarme en otro lugar y decir ‘soy esto’, y eso da una energía extra”, resalta la responsable de esos aromas y sabores que van directo a los sentidos.

 

 

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?