«Fueron días difíciles, no sabía a qué me enfrentaba»

Redaccion 22/06/2021 - 05.56.hs

El vecino piquense Sergio Vicente, ligado al ámbito del fútbol, se contagió de Covid-19 y tuvo que ser internado de urgencia, luego que presentara serias dificultades para respirar. Estuvo internado en los modulares del Hospital Gobernador Centeno y hace unas semanas, amigos y allegados pidieron cadenas de oración por él. Hace poco fue dado de alta y ya se reincorporó al trabajo. Por delante, le queda un tratamiento de cuatro meses, para superar las secuelas que le dejó el virus en sus pulmones.
El mes pasado, Sergio Vicente comenzó a presentar síntomas de Covid-19, y en pocos días se contagió él, su pareja y sus tres hijas. Tras superar el duro trance que significó la enfermedad, recibió el alta y regresó a su casa, justo un día antes del cumpleaños de la menor de sus hijas. Fue sin dudas, «el mejor regalo» que pudo darle.
«Fue una experiencia dura e inesperada, porque no sé donde ni cuándo me contagié, eso es lo más sorprendente. Yo empecé el 28 de mayo con síntomas, con estado febril y tos. Me hisoparon el lunes 31 y empecé con el tratamiento al día siguiente. El problema fue que tuve una tos seca que me llevó a la neumonía», indicó en diálogo con este diario.
«El domingo 6 de junio tuve que ir urgente al médico, porque no podía respirar. Me atendieron en la posta del barrio Frank Allan y me derivaron al Hospital. De ahí me llevan a los consultorios externos, donde me hicieron análisis de sangre, una tomografía y me pusieron oxígeno. Después, ya me llevaron a los modulares», contó.

 

Regalo de cumpleaños.
El conocido vecino piquense trabaja en una obra social, forma parte del torneo de Veteranos de la Liga Pampeana y colabora con una escuela de fútbol infantil. Después de haberse recuperado del Covid-19, ya retomó su vida laboral, aunque no así las otras actividades deportivas.
Vicente contó que «fueron días difíciles» dado que «no sabía a qué me enfrentaba y qué podía desencadenarse». Como tantos pacientes recuperados, destacó la atención que recibió durante su internación, tanto por parte de los «profesionales que están ahí, como doctores, enfermaras y enfermeros, y hasta del personal de limpieza».
«La contención que recibimos quienes vamos a los modulares, nos deja tranquilos. Además, a través del celular estaba en contacto con mi familia», dijo.
Sergio recibió el alta médica y regresó a su casa el 9 de junio pasado, justo un día antes del cumpleaños de su hija menor. Este fue sin dudas «el mejor regalo» para la familia, luego que todos se contagiaran de Covid.
Si bien su pareja y sus tres hijas también tuvieron el virus, él fue de todos, quien la pasó peor. Ahora, ya recuperado, retomó su vida laboral.
«Ya volví al trabajo. Ansiaba por retomar la vida normal», contó. Mientras tanto, toma los recaudos para evitar una recaída y ya afronta un tratamiento de cuatro meses, para recuperarse de las secuelas que le quedaron en los bronquios y en los pulmones.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?