Sabado 20 de abril 2024

El Sempre se hace cargo de traslado de paciente a terapia

Redacción 04/03/2024 - 00.14.hs

Carina Cisneros -es discapacitada, le faltan las piernas- vive en el asentamiento vecino al barrio Santa María de Las Pampas. Como se informara en este diario, en un momento reclamó que la conectaran a la red de energía eléctrica, dado que es insulino dependiente y no podía obviamente utilizar una heladera para guardar la medicación.

 

Al formular el pedido de que la conecten, a fines del 2022, la CPE Santa Rosa tomó en cuenta la situación, y luego de algunas semanas accedió a darle la luz. Y eso casi que cambió de manera positiva algunos aspectos de la vida de Carina, porque por ejemplo su padre ya no tuvo que ir cada día en bicicleta desde su domicilio -ubicado a bastante distancia- para llevarle la insulina que debe colocarse la mujer.

 

Pero como al pobre nunca le faltan problemas, a ella en este último tiempo se le había sumado uno más que -afortunadamente- fue resuelto por las autoridades del Sempre. Pero cabe admitir que la historia de Carina es verdaderamente sensibilizante, no exenta de momentos de dramatismo.

 

Por su salud Carina Cisneros tiene que ser trasladada con periodicidad para hacer rehabilitación: “Voy a la psicóloga; y hago terapia ocupacional porque tengo una neuropatía que hace que se me estén quedando las manos dormidas”, contó.

 

Con angustia agregó que “lo que más necesito es ir a las terapias pero me habían dicho que ya no me vendrían a buscar a mi casa para trasladarme (vive en el asentamiento ubicado detrás del barrio Santa María de Las Pampas). Me dijeron que se estaban recortando los viajes, pero ocurre que no es que yo recién empiezo con esto, sino que hace tres años los hago”.

 

Aquel antecedente.

 

Allá por septiembre de 2022, Carina expuso en este diario que padecía de una neuropatía diabética crónica, lo que hizo que hace unos cinco años se viniera de Riglos a vivir a Santa Rosa. “Fue cuando se me empezaron a lastimar las piernas por la enfermedad. Primero me amputaron una pierna y al año la otra; y la verdad es que es algo que no le deseo a nadie”, contó sobre su triste situación.

 

Con la ayuda de su familia, y particularmente ahorros de su padre, “Camacho” Cisneros -apodado así porque alguna vez se dedicó al boxeo-, quien vive en el barrio Peñi Ruca, pudieron construir una vivienda en Tello 1572, en el asentamiento ubicado en cercanías del Santa María de Las Pampas.

 

Es una casita confortable y Carina se puede movilizar bien con su silla de ruedas, con puertas amplias y un baño adecuado. Pero no tenía energía eléctrica, y obviamente no podía utilizar heladera. Eso obligaba a “Camacho” a ir todos los días en bicicleta desde su domicilio –bastante alejado- para llevarle la insulina que debía aplicarse todos los días.

 

Iniciadas gestiones ante la CPE Santa Rosa y el municipio, a finales del 2022 la conectaron a la red de energía eléctrica y eso resultó, claro, en una mejor calidad de vida. Es decir, la Cooperativa asumió plenamente su rol solidario.

 

Una buena noticia.

 

Pero, a sus dificultades físicas, Carina sumó una nueva preocupación, cuando le anunciaron que ya no gozaría del servicio de traslado a los lugares donde debe realizar terapia. La mujer cayó en la desesperación, porque no son problemas justamente los que le faltan.

 

Por suerte esta misma semana recibió una comunicación desde el Sempre donde se le informa que en el período que va desde el 01/02/24 al 01/05/24 seguirá contando -por vigencia del Programa Especial que la asiste- con el traslado ida y vuelta por día a rehabilitación (Fisio-kinesioterapia 5; Terapia Ocupacional 3; y Psicología).

 

“Es un alivio”.

 

“Estaba decidida a presentar un recurso de amparo, pero está bueno que las autoridades comprendieran. Para mí es un alivio que me hayan autorizado porque es una situación que me angustiaba mucho”, sostuvo Carina. De todos modos tendrá que ratificar algunos trámites para que después de la fecha indicada pueda seguir su tratamiento.

 

Consultado José Luis Giacobbe, gerente de Prestaciones del Servicio Médico Previsional (Sempre), mostró comprensión con la situación de Carina Cisneros. “Y es así porque primero el tema nuestro es salud, y segundo porque prima también un espíritu solidario que puede contemplar también la cuestión socioeconómica. Digamos que por suerte aquí es más posible llegar y asistir, y tratar de resolver situaciones por diferentes vías… y claramente hay diferencias en cuanto a sensibilidad con otros organismos”, dijo el funcionario.

 

Un Estado presente.

 

Y podría caber alguna reflexión que tiene que ver con esta historia de Carina, y algunas otras. Porque aquí se movieron los resortes de la solidaridad cuando desde la CPE se ordenó otorgarle la energía eléctrica; y hubo un organismo oficial (Sempre) que dijo presente y dio respuesta en tiempo y forma a un angustioso reclamo.

 

Bien distinto a situaciones que vemos a diario, cuando sin importar absolutamente nada se afirma que “no hay plata” para comedores; y no parece importar para nada la suerte de los que menos tienen.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?