Lunes 26 de septiembre 2022

Caso Lucio: equipo fiscal elevó la causa a juicio

Redacción 15/06/2022 - 10.24.hs

Los fiscales del caso Lucio Dupuy, Walter Martos, Verónica Ferrero y Marcos Sacco, elevaron el expediente a juicio oral y público y en el mediodía de hoy ofrecerán una rueda de prensa para referirse a esa decisión. En la causa están acusada la madre del pequeño, Madgalena Espósito Valenti, de 24 años, y su pareja Abigail Páez, de 27. Ambas están acusadas por los delitos de homicidio calificado y abuso sexual agravado.

 

Ahora el juez de Control, Néstor Daniel Ralli, deberá decidir si acepta o no la elevación a juicio, para lo cual será fundamental lo que expresen las defensas de las dos acusadas, que podrían apelar lo decidido por el equipo de fiscales. Las dos mujeres permanecen se encuentran detenidas, con prisión preventiva, en una cárcel de San Luis. Allí fueron trasladadas a fin del año pasado, luego de los graves incidentes que se desataron en la Seccional Sexta de Santa Rosa, cuando un grupo de personas pedía que las sacaran de allí para lincharlas.

 

El asesinato sucedió el viernes 26 de noviembre de 2021, cerca de las 21.30, en un departamento ubicado en la calle Allan Kardec del barrio Atuel de Santa Rosa. En marzo de este año, fuentes ligadas a la investigación revelaron que las pericias psiquiátricas y psicológicas a las dos detenidas concluyeron que ambas son imputables, comprendieron la criminalidad de sus actos, y hasta sentían que el niño "interfería" en su relación de pareja.

 

Los peritajes concluyeron, además, que ambas tenían una cierta aversión a los hombres, con rasgos de perversidad.

 

El padre del niño, Christian Dupuy, es querellante en la causa, patrocinado por el abogado santarroseño José Mario Aguerrido. Su hermano, Maximiliano, y la pareja de este, Leticia Hidalgo, tuvieron por casi dos años la tutela de Lucio, que durante ese tiempo vivió en General Pico. Entonces, su madre, Magdalena Espósito Valenti, se había radicado fuera de la provincia. Luego regresó a La Pampa y reclamó la tenencia, con lo cual el niño se mudó con su mamá y la pareja de esta al departamento del barrio Atuel.

 

Tras el fallecimiento de Lucio, la autopsia reveló que tenía lesiones, mordeduras y quemaduras padecidas anteriormente. El forense, Juan Carlos Toulouse, aseguró entonces que nunca había visto algo así y hasta deslizó que el niño tenía lesiones compatibles con abusos sexuales.

 

Paralelamente a la causa judicial, la Fiscalía de Investigaciones Administrativas inició sumarios para determinar si el Estado provincial falló al no detectar elementos que indujeran a creer que el niño sufría violencia en la casa. En su corta vida, el niño tuvo varios ingresos a centros de salud de Santa Rosa y General Pico por traumas.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?