"Es una muy linda experiencia"

Redacción 17/11/2021 - 09.23.hs

Las integrantes del grupo "Mujeres en Obra", que en General Acha ejecutan tareas en el marco del programa nacional de Mejoramiento de Barrios (Promeba) bajo la ejecución en La Pampa del Instituto Provincial Autárquico de Viviendas (IPAV), están realizando tareas en Santa Rosa, contratadas por un privado. Asimismo, ratificaron que se encaminan a formar una cooperativa de trabajo.

 

El arquitecto Martín Arrarás le dijo a LA ARENA que conoció al grupo de mujeres trabajando en General Acha, "a través del IPAV hicimos dos plazas en un barrio, ahora están intentando formar una cooperativa de trabajo. Pero surgió que un cliente me llamó al estudio para hacer una vereda, y las traje a trabajar conmigo acá. Ellas saben hacer el laburo, yo estimaba 10 días de trabajo, ya van dos, y probablemente mañana (por hoy) encaremos a hacer el final. Van mucho más rápido de lo que calculábamos".

 

"Quise traerlas desde Acha a trabajar, porque trabajan muy bien, son responsables, pero por sobre todo, tienen muchas ganas de trabajar, y eso es para mi lo más importante. Son chicas que tienen un presente complicado, un pasado mucho pero todavía, pero las distinguen las ganas de laburar. Hace cuatro meses que están aprendiendo este oficio, capacitadas por el IPAV, y ahora se largaron solas para hacer este laburo conmigo", explicó.

 

Arrarás dirigió las obras que el grupo realizó en General Acha, y señaló que "la idea es que una vez que ellas formen la cooperativa propia, se sigan formando, porque si bien saben mucho del oficio, el oficio de albañilería es muy grande, y deben seguir aprendiendo. Pero yo que las conozco y sé como trabajan, y las ganas que le ponen, las voy a seguir ocupando".

 

Veinte mujeres.

 

Yamila, una de las integrantes del grupo, señaló que "esta es una muy linda experiencia que nos toca atravesar. El tema de 'Mujeres en obra' surgió hace algunos meses en Acha, donde empezamos a trabajar, y Martín el arquitecto, nos propuso venir a Santa Rosa para hacer algo nuevo, y un poco para representarnos".

 

Yamila explicó que el grupo está conformado por 20 mujeres, y el objetivo principal es formar cuanto antes cooperativa de trabajo. "Por eso importante tener estas oportunidades de trabajo como la que surgió en Santa Rosa, para concretar nuestro proyecto de conformarla. También es importante destacar el apoyo que hemos tenido desde el IPAV, con Romina Montes de Oca (gerenta de programación del Instituto) a la cabeza, y del presidente de la Cooperativa de Servicios Públicos de General Acha (Cosega), Norberto De Cristófaro, junto al arquitecto que nos puso todas las fichas".

 

Proyecto.

 

El proyecto de "Mujeres en Obra" fue presentado en General en el mes de febrero. Romina Montes de Oca, detalló en ese momento la necesidad de incrementar la incorporación de mujeres a trabajos y actividades tradicionalmente asignadas a varones.

 

La funcionaria resaltó en aquel momento que "las mujeres fueron participando de capacitaciones, todas son mayores de edad, son madres. No tuvimos que poner requisitos, son menos de las que participaron porque teníamos que armar un cupo de mujeres acorde a la obra que vamos a llevar adelante, por eso son 20", dijo, y explicó que se trata de mujeres que "se encuentran en un estado de vulnerabilidad, por eso estamos tratando de fortalecer bases para que de acá salgan más fortalecidas".

 

Ataque vandálico.

 

En el mes de agosto, las trabajadoras sufrieron un ataque vandálico, cuando desconocidos produjeron daños y pintadas con insultos en el lugar donde estaban desarrollando los trabajos enmarcados en el programa.

 

En ese momento, Montes de Oca explicó que "las paredes aparecieron pintadas, estaban rayadas con aerosol, habían dañado el revoque. Hay frases de alto contenido misógino", señaló y añadió que "además aparecieron dibujos de contenido misógino. Y entendemos que tiene que ver con oponerse a que las mujeres seamos parte de trabajos que históricamente fueron asignados a los hombres".

 

En esa línea, la funcionaria explicó que "las chicas están tristes porque les arruinen su trabajo, pero entendemos que tiene que ver con cuestiones más profundas. Con un sistema patriarcal que quiere mantenernos oprimidas y fuera de la esfera que fue estrictamente de hombres". Estos hechos fueron fuertemente repudiados por varios sectores de la política pampeana.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?