Lunes 06 de febrero 2023

Intoxicaciones: hubo 12 internados

Redacción 08/12/2022 - 11.59.hs

Desde el Ministerio de Salud impulsaron una investigación a raíz de la detección de tres brotes diferentes de intoxicación por ingesta de alimentos en fiestas de egresados de colegios secundarios. Hasta el momento encuestaron a 399 personas, de las cuales el 84 % presentó síntomas. "Hubo 12 personas internadas, la mayoría ya recibió el alta", indicaron desde la cartera.

 

Las autoridades fueron notificadas el domingo de casos de gastroenteritis vinculados a eventos en común. En ese marco, desde la Dirección de Epidemiología comenzaron una "investigación y control de foco", actuando bajo un protocolo establecido ante este tipo de situaciones. "Desde la notificación de los casos dicha Dirección inmediatamente levantó la alerta en los servicios de salud del ámbito público y privado", señalaron fuentes del área consultadas por LA ARENA y recordaron el comunicado oficial que se emitió ese domingo.

 

En los últimos días, se encuestó a "399 afectados" que asistieron a los tres eventos. "Se puede inferir que el 84.5% presentaron sintomatología leve gastroentérica", detallaron.

 

Por otro lado, revelaron que "hubo 12 personas internadas en ambos subsectores de salud para control clínico". De todas maneras, todas las personas "evolucionaron favorablemente y la mayoría de ellos ya fueron dados de alta".

 

Los síntomas presentados son fiebre, decaimiento, dolor abdominal, vómitos y diarrea. "Ante la presencia de síntomas, y sobre todo si las personas tienen factores de riesgo (comorbilidades, niños menores o adultos mayores), deberán concurrir a las guardias donde lo hacen habitualmente frente a situaciones de urgencia", reiteraron desde Salud. También recomendaron "tomar medidas de cuidado intrafamiliar para evitar contagios (lavado de manos, cuidado con excretas), mantener la hidratación y evitar la automedicación".

 

Los tres casos de intoxicación que se encuentra investigando Salud tras las fiestas de egresados causó preocupación en las familias de las y los estudiantes, que apuntan contra una empresa en particular con cuyo dueño mantuvieron ayer una tensa reunión. A su vez, piden la intervención estatal para que se preserve la salud de la comunidad. La firma contratada no posee la habilitación como catering.

 

Familias del Colegio María Auxiliadora hicieron llegar a esta redacción un escrito donde manifiestan su "extrema preocupación por la situación suscitada en las Fiestas de Egresados de los colegios Normal, Liceo Informático y Domingo Savio donde un número muy importante de asistentes sufrieron intoxicación". A su vez, plantearon que su "miedo y preocupación" surgió debido a que "todos estos colegios, al igual que nosotros, hemos contratado el mismo servicio de catering", el cual provee una empresa local de eventos.

 

"La Fiesta de Egresados es un momento muy especial y sensible a los sentimientos de toda la comunidad educativa: alumnos, alumnas, sus familias, docentes y directivos del colegio. Como nuestra fiesta es este próximo viernes 9 de diciembre solicitamos por medio de la presente la intervención de las autoridades de Bromatología de la Municipalidad de Santa Rosa y del Ministerio de Salud de modo de tomar las medidas necesarias, junto a la empresa de catering, para preservar la salud de todos nosotros", agregaron.

 

Cruce.

 

Tras estos episodios, ayer por la tarde hubo una tensa reunión en el salón de la calle Luther King, donde el responsable de la empresa se reunió con una veintena de padres. Según contaron, no era la única prevista con el titular de la firma debido a que eran varios los grupos familiares que iban a reunirse para recibir explicaciones o soluciones.

 

En ese marco, hubo cruces y acusaciones contra el empresario, principalmente por la comida.

 

Uno de los padres que se acercó a dialogar con LA ARENA explicó que la tarjeta costaba 5.800 y señaló que se esperaban alrededor de 850 invitados. "¿Cómo va a mantener la refrigeración para tanta cantidad de personas?", se preguntó.

 

En la reunión de ayer, las familias optaron por desistir de la comida si no había garantías concretas de su buen estado. "El que quiera puede comer antes de ir a la fiesta o puede traerse algo para cenar acá", fueron las dos opciones prioritarias que se barajaron.

 

Otro aspecto que reveló el hombre es que aparentemente el titular de la firma de eventos habría alquilado el salón durante noviembre y diciembre, por lo que muchos de los eventos "recaen sobre él" ante la falta de salones con esas dimensiones. Además de la comida, la preocupación estaba puesta en lo económico. Este tipo de fiestas implica un costo millonario y no se sabe qué va a ocurrir con el dinero invertido.

 

Entre privados.

 

Fuentes municipales consultadas por LA ARENA explicaron cuál es el rol de la comuna santarroseña en estos casos. "Se trata de fiestas privadas con lo cual los organizadores piden autorización para llevarla adelante al municipio. Éste controla el lugar donde se va a hacer, si tiene habilitación y las condiciones bromatológicas del lugar", señalaron.

 

Si todo está en regla, se brinda la autorización correspondiente. "Después este grupo organizador decide contratar a un organizador de eventos. Ese organizador de eventos debe estar autorizado por el municipio", agregaron.

 

Si la empresa de eventos "les ofrece un servicio de catering o no, es un acuerdo entre privados. Todo servicio de catering tiene que contar con una habilitación, que la otorga el municipio, pero si el organizador contrata a un servicio que no cuente con esa habilitación, ya no es responsabilidad del municipio".En ese sentido, aclararon que la comuna autorizó "la realización de las fiestas porque el lugar donde se hacen está habilitado para eso y el organizador de eventos tiene una habilitación para eso. Todo lo demás es entre privados".

 

Las fuentes consultadas aclararon que tanto el lugar como el evento cuentan con la habilitación "como organizador de eventos", pero no "como catering, si quisiera hacerlo hacerlo en alguna de las fiestas que organiza tendría que subcontratar". Ante casos como estos, las familias -que son las que contrataron- "tendrían que demandar" y así se determinaría "si el organizador contrató un catering habilitado o no".

 

"Todo lo demás es acuerdo entre privados. Si la empresa de eventos hace una choripaneada, el municipio no puede ir a controlar en el momento si están bien o no, porque eso es de los privados", remarcaron.

 

Finalmente, indicaron que desde el municipio no pueden "suspender una fiesta si lo que se les exige de documentación lo presenta quien quiere llevarla a cabo".

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?