Lunes 16 de mayo 2022

"Ninguno plantea una respuesta conveniente"

Redacción 24/01/2022 - 01.16.hs

La Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró inconstitucional la ley que regule el Consejo de la Magistratura, y ordenó al Congreso dictar una nueva. De esta manera, por unanimidad, la Corte invalidó en diciembre la reforma de 2006 y redujo la cantidad de miembros del organismo que interviene en la selección y remoción de los jueces.

 

El diputado nacional Martín Berhongaray (Juntos por el Cambio), opinó al respecto y aseguró que los miembros del Concejo no deben ser legisladores nacionales, porque deben cumplir su función "full time". Al mismo tiempo, le dijo a LA ARENA que los jueces que integren el cuerpo, deben solicitar licencia en sus juzgados, para poder dedicarse por completo al Consejo, que debe ser "órgano permanente que requiere un funcionamiento permanente, lo que significa trabajo constante".

 

- ¿Qué opinión le merece la decisión de la Corte que ordenó al Congreso dictar una nueva ley que regule el Consejo de la Magistratura?

 

- Como legislador no me corresponde decidir si está bien o mal un fallo de la Corte, sino respetarlo. Ahora está corriendo un plazo para reformar una ley que es mala, como era defectuosa también la anterior.

 

- ¿Por qué las considera defectuosas tanto a la ley actual como a la que la precedió?

 

- Porque fallan en un aspecto central que es en la integración del Consejo. Ninguna de esas leyes, ni ninguno de los proyectos que hoy se están analizando, ya sean del oficialismo o de la oposición, están planteando una respuesta completamente conveniente.

 

- ¿Dónde ve que se viene fallando?

 

- Se sigue yendo en contra de lo que buscó la reforma constitucional de 1994 que fue básicamente asegurar la independencia de los jueces y que haya una eficaz prestación de los servicios de justicia. Y un tema central que es el de unificar en ese órgano las atribuciones administrativas y presupuestarias que hasta la reforma constitucional las ejercía la Suprema Corte de Justicia.

 

- ¿Cómo debe ser la integración del Consejo de la Magistratura según su criterio?

 

- Haciendo lo que dice la Constitución que es en primer lugar generando el equilibrio entre la representación de los órganos políticos, de los jueces de todas las instancias y de los abogados de la matrícula. Equilibrio no significa igualdad, pero es clave que no haya hegemonía de una parte sobre la otra. Y para mi también es fundamental que haya una plena dedicación de cada uno de los miembros, cosa que de 1994 a la fecha se viene incumpliendo, sobre todo en el caso de los legisladores y de los jueces.

 

- ¿Usted habla de una dedicación full time de cada uno de los miembros?

 

- Por supuesto que debe ser así. Cuando se discutió el tema en la Convención Constituyente del '94 había un acuerdo general de que la dedicación debía ser exclusiva. El concepto es que el Consejo de la Magistratura es un órgano permanente que requiere un funcionamiento permanente, lo que significa trabajo constante. El fracaso del Consejo de la Magistratura tiene que ver con que se abandonaron esas ideas fundadoras.

 

- ¿Cómo podrían dedicarse de manera plena los jueces, los diputados o los senadores que integran el Consejo de la Magistratura?

 

- En el caso de los jueces que lo integran, deberían pedir licencia en sus juzgados, y el Congreso no debería enviar a legisladores sino a representantes de los órganos políticos que no sean ni diputados ni senadores. El resultado de que los diputados y los senadores vayan al Consejo una vez por semana en el mejor de los casos está a la vista, y es que el Consejo termina siendo administrado y manejado preponderantemente por los abogados que se dedican en forma permanente a esa tarea.

 

- ¿Entonces ni diputados ni senadores deberían integrar el Consejo de la Magistratura?

 

- Me parece lo más conveniente. Es imposible que el que tiene un mandato popular pueda dedicarse a tiempo completo a las dos cosas. Te digo más, en el caso del Senado no debería enviar representantes tampoco, solo la Cámara de Diputados, y como dije que no sean legisladores.

 

- ¿Por qué el Senado no?

 

- Porque ya tiene una participación fundamental en el procedimiento de designación. Es el que le da el acuerdo a los jueces, con lo cual su libertad de acción puede verse condicionada si los representantes de esa misma Cámara ya participaron previamente en el procedimiento de designación y propuesta ante el Consejo.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?