Lunes 24 de junio 2024

Riboyra: el recupero de cuotas llega al 60 %

Redacción 17/05/2024 - 08.00.hs

La presidente del Instituto Autárquico de la Vivienda (IPAV), Erica Riboyra, señaló que el recupero en el pago de las viviendas sociales “está por encima del 60%” y destacó la “decisión política” del gobernador Sergio Ziliotto de garantizar la continuidad de la construcción de viviendas con fondos provinciales ante la falta de recursos de Nación. Planteó que el pago de las cuotas “es una obligación que cumplir” para el beneficiario.

 

“La construcción de viviendas históricamente no solo en la provincia sino a nivel nacional siempre se hizo principalmente con fondos Fonavi, actualmente esos recursos dejaron de llegar a La Pampa con el cambio de gestión nacional pero las operatorias continúan por la decisión del gobernador de seguir aportando la financiación. Todas las viviendas que se construyen en La Pampa hoy están construyéndose con fondos provinciales”, dijo Riboyra en el programa La Parte y el Todo de la TV Pública Pampeana.

 

Sobre el recupero de cuotas, agregó que “pensar que el pago de la cuota debe estar asociado a que sobre plata en la familia, no es la mirada que tenemos que tener sobre la vivienda social”, porque “en primer lugar está el alimento y segundo, el techo, entonces si tenemos en cuenta lo que para una familia le cuesta hacer todos los gastos, priorizando los alimentos, quien recibe su vivienda social, vive en mejores condiciones y tiene más herramientas para cumplir con las obligaciones de pago de la cuota, que se transforma en más viviendas”.

 

La titular del IPAV afirmó que el recupero “está por encima del 60%, trabajamos fuertemente para incrementar ese porcentaje todos los meses y siempre tenemos el valor de la cuota y aquellas familias que están atrasadas en el pago de la cuota reciben una comunicación para regularizar su situación y se acercan y lo hacen. Siempre insisto en que quien accede a una vivienda social tiene una obligación que cumplir” con el pago de las cuotas, “porque un derecho va de la mano de una obligación”.

 

“Los tiempos y la realidad cambiaron. Desde la gestión, en los cuatro años anteriores estuve al frente de la Gerencia de Adjudicaciones del IPAV, y trabajamos mucho en aumentar el porcentaje de recaudación, de hecho lo hicimos, y en el recupero de viviendas. Pero no fue casual, porque hubo una decisión del gobernador en el incremento del valor de las cuotas, los hitos que se han ido formando del instituto”, amplió.

 

– ¿Cuántas casas se pueden construir en un año con el recupero de cuotas total?

 

– Alrededor de 100 viviendas anuales solamente con el recupero de las cuotas de hoy, hay que tener en cuenta que para hacer una casa hay que hacer movimiento de suelo y la infraestructura, que contempla el 40% adicional al valor de la vivienda. Entonces llegaríamos a hacer más o menos en un año las casas que se construyeron en La Pampa en la gestión Macri , si cobramos el 100% de las viviendas. Y claramente el gobernador anunció el 1º de marzo que vamos a construir mil viviendas en un año, porque hay una decisión política de que la obra pública en materia de vivienda, sea un agente transformador para las familias y también como herramienta para conseguir trabajo.

 

– Además del recupero está el tema de la ocupación de la vivienda y de las famosas familias que a veces dejan la vivienda y la alquilan. ¿En eso se está poniendo el acento?

 

– Las familias cuando acceden a la vivienda comienzan a ejercer un derecho. Como todos los grupos familiares son muy dinámicos y van ejerciendo cambios a lo largo del tiempo, que implican que un grupo familiar adjudicatario deja de ocupar esa vivienda y pasa a ocuparla otra familia, y cuando el IPAV toma conocimiento de una ocupación por cualquier medio de esa situación comienza un expediente de irregularidad, donde primero informamos al titular legal de la vivienda de la situación y le damos el derecho a defensa. En ese proceso de ida y vuelta, se toma una decisión, a veces es la desadjudicación y otras se revierte la situación. Siempre el objetivo es que la vivienda cumpla su fin social.

 

– El cambio de adjudicación de una Comisión de Preadjudicación que evaluaba el puntaje al sorteo. ¿Qué ha significado en relación a la protesta? Antes ante cada acto de adjudicación inmediatamente conocido los listados, había un sistema de protestas.

 

– Me remito a los hechos. En cuatro años, hicimos sorteo para la adjudicación de viviendas del plan Casa Propia y del Mi Casa, Mi Casa 2 y 3 con fondos provinciales. Esto dejó de manifiesto la transparencia del sistema. Desde que me tocó estar en la gerencia, escuchaba que la gente cuando venía a consultarme cómo iban a ser las próximas adjudicaciones se quejaba, y en el segundo cajón de mi escritorio tenia una agendita en donde anotaba todas las críticas. Y cuando me tocó hacer el reglamento me senté con todas las críticas que teníamos y empecé a trabajar sobre lo que la gente me había dicho que estaba mal.

 

– Era un reglamento participativo…

 

– Sí, en la práctica no lo hicimos participativo abierto, pero sí tuve en cuenta lo que había escuchado. Y eso hizo que, si bien es un sorteo, no todos tienen las mismas particularidades, porque aquellos que tienen más años de antigüedad como inscripto en el IPAV tienen más posibilidades de que les toque la vivienda.

 

– ¿Por qué? Si es un sorteo…

 

– Porque hay gente que está inscripta hace más de 10 años para recibir una vivienda y otra se anotó el año pasado. No están juntos. Se participa por segmento, participan junto con los que tienen la misma cantidad de años de antigüedad y participan en el 100%. Y nos tocó en localidades, como Santa Isabel, que hicimos hace muy poquito el sorteo, que como era la segunda oportunidad, aquellos del segmento 1 automáticamente les tocó a todos sin necesidad de participar en el sorteo. O sea, los que tenían más antigüedad recibieron su vivienda. Ha sido escuchar a la gente y dar respuesta a un reclamo de los vecinos.

 

“Es una inversión muy grande”.

 

La presidenta del IPAV, Erica Riboyra, resaltó la nueva operatoria de entrega de lotes con servicios en Santa Rosa y que el gobierno provincial lleva adelante una “gran inversión” en el sureste de la capital pampeana, donde están ubicados los terrenos. “Estamos haciendo una inversión muy grande para que toda esa zona siga creciendo”, planteó.

 

– Por primera vez se hizo, no hace mucho, un sorteo de terrenos. ¿Cómo está esa operatoria? ¿Ya comienza la construcción de las casas?

 

– En realidad, ya entregamos los terrenos. También se sorteó por segmento y hace unos días entregamos el segmento correspondiente a personas solas o grupos familiares sin hijos. Esto también fue innovador, es una política habitacional nueva para La Pampa. Los terrenos, una parte se entregaron y ahora vamos a tener una charla previa con las personas que salieron sorteadas del segmento con un hijo. Firmarán la documentación en los próximos días y entregamos estos también. Esa operatoria tiene como característica dos años de gracia para comenzar a pagar el terreno y en esos dos años, deben iniciar el periodo de realizar la documentación que esté autorizada por la Municipalidad de Santa Rosa para construir en su vivienda. Y tienen cinco años para terminar de construir y que sea un espacio habitable.

 

Requisitos.

 

“Mínimamente tienen que construir un espacio que se puedan ir a vivir las familias ahí en cinco años, todo con financiación propia”, dijo Riboyra. “Este programa lleva la adjudicación de un lote y ese lote lleva como requisito tener entre cuatro y ocho salarios mínimo, vital y móvil”, señaló la funcionaria. “¿Por qué es importante contar con este requisito? Porque es necesario que cada familia, al adquirir su terreno, reciba una solución habitacional y no un problema. Si le otorgábamos este terreno a una familia que no contaba con los fondos para poder construir su propia casa, le estábamos dando un problema porque iba a tener un terreno a nombre propio que no le iba permitir participar por las viviendas. Tenían que ser familias con recursos suficientes.

 

Tótem en el BLP.

 

“En la calle Giach, donde hay una sucursal Banco Pampa importante y considerando la cantidad de gente que vive en la zona, pusimos un tótem para que se pueda acercar la gente y emitir su cuota desde ahí sin tener que acercarse al IPAV o por ahí a alguna otra barriada. Y nos ha dado muy buen resultado la participación, era realmente necesario en el lugar”, dijo Riboyra.

 

“Una prioridad que dio el gobernador”.

 

Sobre la construcción de mil viviendas en La Pampa, anunciada por el gobernador Sergio Ziliotto en el plazo de un año, la titular del IPAV, Erica Riboyra planteó que “es la prioridad que dio el gobernador y no tengo dudas que como siempre hizo, va a cumplir con su palabra”. Además, destacó el trabajo conjunto y “permanente” con los municipios ante la situación habitacional y el incremento de los alquileres.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?