Domingo 22 de mayo 2022

"Súper contenta con la familia del donante"

Redacción 12/05/2022 - 07.58.hs

"El martes estaba destrozada, pero ahora estoy muy tranquila. Y estoy súper contenta con los médicos y la familia del donante porque era una situación muy complicada y le salvaron la vida a mi hijo", dijo Roxana, la madre del niño de 8 años que recibió un trasplante de hígado por una hepatitis fulminante. La referencia a la familia donante es para Franco Sebastián Vistarop Olave, el joven pampeano de 18 años que falleció tras un siniestro vial con su moto.

 

Según reflejó ayer el diario rosarino La Capital, Roxana habló en medio de un profundo llanto de alivio y emoción. Es la mamá del nene de 8 años que tuvo que ser trasplantado de urgencia en el Sanatorio de Niños por una hepatitis fulminante.

 

El niño recibió el hígado del cuerpo de Vistarop Olave luego de la ablación múltiple de órganos que se realizó en la madrugada del martes en el hospital Lucio Molas de Santa Rosa. Fue la primera vez que se hizo una intervención hepática renal en ese centro de salud, según reveló el martes el titular del Cucai La Pampa, Javier Tevez.

 

"Si bien la intervención quirúrgica resultó exitosa, el equipo médico mantiene un prudente optimismo ante un caso de extrema gravedad, puesto que aún resta aguardar la evolución dentro de las próximas 24 horas. Sin embargo, el factor emotivo juega un rol primordial y su mamá ya quiere llevarlo a su casa", reseñó La Capital en su edición de ayer.

 

Mientras el pequeño guarda reposo en la sala de cuidados intensivos del sanatorio de la ciudad santafesina, la mujer reveló que pudo ver a su hijo y que le rogó que esté a su lado y que lo lleve a su casa. "El me pedía que no me vaya y que me quede a su lado todo el día; queremos que ya venga a casa", contó a radio LT8.

 

Repasó, además, el derrotero que atravesó la familia en estos días mientras esperaban la posibilidad de conseguir un donante de hígado para poder salvarle la vida a su hijo.

 

"Mi marido no pudo porque tenía hígado graso, mi sobrino tampoco porque tenía una arteria (sic) y cuando estábamos esperando otros estudios llegó esto, que para nosotros fue un milagro", comentó emocionada respecto a la noticia que llegó desde el Molas santarroseño.

 

"Cuando me dijeron que de la sala lo iban a pasar a terapia y que estaba la posibilidad de un trasplante me quise morir porque pensé que era una hepatitis menos agresiva, por eso lo van a estudiar (al órgano ablacionado)", agregó la mujer.

 

Prudencia.

 

En tanto, Lisandro Bitetti, uno de los cirujanos que realizó el trasplante expresó un moderado optimismo acerca de la evolución del paciente y prefirió ser prudente ante un caso tan grave.

 

"El paciente está evolucionando favorablemente, tanto en los parámetros clínicos como de laboratorios que se siguen en la sala de terapia intensiva. Por ahora salió todo como estaba planeado en la cirugía. El chico viene mejorando hora a hora. Igualmente, lleva menos de 24 horas el trasplante, por lo tanto hay que ser prudentes. Sigue siendo un caso crítico al que hay que seguir muy de cerca", remarcó Bitetti.

 

FOTO: GENTILEZA DIARIO LA CAPITAL.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?