"Tiene que parar esto"

Redacción 26/11/2021 - 08.30.hs

(Victorica) - Una familia denunció a sus vecinos en el nuevo barrio del Plan Mi Casa, de agredirlos. Ayer, los acusados, Ayelén Zalazar y Félix Orosco, dieron su versión que se contrapone. "Me acusaron con mentiras de ser drogadicta y mala madre, y me discriminaron diciéndome gorda, p... y negra de m...", dijo la mujer. "Nos hacen mucho daño porque te catalogan y después ni trabajo te dan, esto tiene que parar", reclamó el marido.

 

El miércoles, dos mujeres sentaron sendas denuncias en la Justicia. En las mismas aseguraban haber sido violentadas por otra vecina que reside en el mismo barrio. Posteriormente encabezaron una marcha hasta el municipio donde fueron recibidas por el intendente Hugo Kenny.

 

En tanto el juez Carlos Espínola, a instancia del pedido del fiscal Juan Cupayolo, en una audiencia de formalización abrió una causa caratulada "Zalazar, Ayelén Gabriela s/investigación preliminar". La acusada fue asistida por la abogada Mariana Zabala.

 

La otra versión.

 

Ayer, medios locales, se tomaron la versión de la familia acusada. "Todo empezó por el tema de que una noche tuvimos la música alta. Pero en vez de venir y hablar mintió en las redes acusándome de drogadicta, que le pego a mis hijos, que nos matamos a palos con mi marido, que no trabajo y me la paso borracha. Ella hizo este problema", disparó.

 

"El tema conmigo viene de hace rato, cuando se publicó la lista de adjudicatarios de este barrio, ella dijo que esperaba que se la dieran a gente que realmente era de Victorica. Como si fuera un extranjera, yo hace 11 años que resido acá y el IPAV aceptó mi documentación", agregó.

 

El incidente.

 

Ayelén dio su versión sobre la situación más grave, ocurrida el martes. "Nosotros volvíamos del parque con los chicos y cuando llegamos estaba esta familia. Los chicos andaban en bicicleta y cuando me vio les dijo 'no vayan para dónde está esa gorda'. Ahí nos agarramos y ella trajo un palo, y yo entré a la casa y salí con otro. En ese momento el marido agarró una pala y me empujó, y le di un palazo", reconoció.

 

Zalazar indicó que "cinco minutos después llegó el cuñado y la hermana, nos insultaron y patotearon. También llegó la policía. Y esta chica salió llorando, increíble en veinte minutos de león se convirtió en un gatito para victimizarse ante los medios".

 

La otra denuncia.

 

Ayelén Zalazar admitió que otra vecina del barrio la denunció por violencia. "Es una amiga de ella que salió de testigo, cuando volvieron de la comisaría pasaron haciéndome burlas con unos papeles y me dijeron 'negra de m...', la escupí en la cara, lo reconozco. Y ahí vino la policía", admitió.

 

La joven aseguró que se siente en desigualdad ante la Justicia. "Me citaron de Fiscalía, y cuando fui no solo no me tomaron una contradenuncia sino que no me dejaron hablar. Después hubo una audiencia con el juez. No sé si hay algo político, pero se pusieron todos en contra mía. Pero me voy a defender, no me voy a quedar, voy a ir a Santa Rosa", señaló.

 

Esto debe parar.

 

Félix fue más componedor. "Era una cuestión de hablarlo, nos decía que bajemos la música que mañana tengo que trabajar, y nada más. Pero esta chica lo subió a las redes. Lo que dijo son cosas que duelen y lastiman. Y te hacen daño, porque te catalogan y no te dan ni laburo, te cierran las puertas en todos lados", dijo.

 

El joven abogó por la intermediación de las autoridades. "No sé qué pasó, al principio teníamos buena relación, como tenemos con el resto de los vecinos. Pero con esto pueden tirarte encima a la sociedad. Lo que es verdad es que esto tiene que terminar, porque si sigue así, puede derivar en un problema mayor", concluyó Félix Orosco.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?