Miércoles 11 de mayo 2022

Valquinta se hizo cargo y desligó a su entorno

Redacción 19/01/2022 - 00.51.hs

Tras permanecer más de una semana prófugo, en la cual literalmente se paseó por el barrio Matadero a sus anchas, Héctor Mario "Sapo" Valquinta fue capturado, y ahora quiere desvincular a su hijo y a su pareja del brutal ataque por el cual era buscado. La semana pasada aseguró frente al juez que instruye la causa que fue él quien atacó a Rodrigo Valquinta con un palo, y que del suceso no participaron ni su hijo Gonzalo, ni su compañera Jessica Rosignolo, los cuales se encuentran detenidos con prisión preventiva desde el día del hecho violento.

 

Video.

 

Por otra parte, en una audiencia de "reexamen de prisión preventiva" celebrada en la Ciudad Judicial, los defensores solicitaron la libertad de ambos detenidos a raíz de la declaración de auto incriminación de Valquinta padre. No obstante, la petición fue denegada por el juez que presidió la sesión, quien alegó que se deberá esperar a la fecha de apertura de las cámaras de seguridad, para poder ver (en caso de que el episodio fuera captado por el aparato) si efectivamente ni Gonzalo Valquinta ni Jessica Rosignolo participaron del ataque. De esta manera, ambos detenidos permanecerán en esa condición hasta por lo menos el 18 de febrero, momento en que se realizará la apertura del material fílmico.

 

Grave.

 

Por otra parte, trascendió de fuentes judiciales que Rodrigo Valquinta (21) permanece en el hospital Lucio Molas, y que su estado sigue siendo "de gravedad". Acorde a la información suministrada a este medio por parte de una autoridad vinculada a la investigación del caso, el joven respira de forma natural, sin la ayuda del respirador eléctrico desde hace algunos días, pero que no obstante habría sufrido una neumonía.

 

El hecho.

 

El terrible suceso que conmocionó el Matadero ocurrió el martes 28 de diciembre. Según relató a LA ARENA la madre de Gonzalo Valquinta (ex esposa del Sapo), su hijo (de 22 años) se encontraba en la vereda de la casa de un amigo cuando su primo Rodrigo llegó y comenzó a increparlo. Luego lo tiro de su bicicleta y comenzó a pegarle en el suelo, pero Gonzalo logró huir hacia la casa de su padre, el conocido boxeador Héctor Mario el "Sapo". Este, al enterarse de la agresión, agarró un palo y fue al encuentro con su sobrino.

 

Acorde al testimonio que en su momento brindaron las autoridades policiales, y que luego el propio acusado corroboró, en la calle Plumerillo entre Circunvalación y Sequeira el "Sapo" le pegó un fuerte golpe en la cabeza con el objeto, y luego huyó. Rodrigo fue derivado al hospital Lucio Molas, donde al día de hoy permanece debatiéndose entre la vida y la muerte.

 

La detención.

 

En tanto, El Sapo desapareció luego del ataque, y permaneció escondido en el mismo barrio, (probablemente en su propio gimnasio), mientras era intensamente buscado por efectivos de la policía en diversos domicilios de la ciudad. No obstante, al día nueve de su huida hubo una serie de allanamientos en el barrio Matadero. Los efectivos tenían orden de registrar las instalaciones del gimnasio, por lo que intentaron ingresar pero estaba todo cerrado. Luego de revisar el exterior del edificio, en un momento determinado Valquinta decidió salir desde el interior y entregarse. "El procedimiento se llevó a cabo con tranquilidad, no hubo resistencia", señalaron en aquel entonces. Ahora se enfrenta a una potencial condena de hasta 25 años por "tentativa de homicidio".

 

Prontuario.

 

La historia de los Valquinta en el Matadero y en el boxeo tiene una larga lista de antecedentes de violencia con agresiones, golpes y amenazas. También una denuncia por usurpación de la Fundación Wetraché, en septiembre de 2014.

 

En ese momento la justicia ordenó el desalojo de Wetraché luego que su sede fuera usurpada. La resolución fue adoptada por el juez de control, Néstor Daniel Ralli, a pedido de la fiscal María Cecilia Martiní, luego de la audiencia de formalización contra Jorge Valquinta y Carmen Azucena Peón por el delito de usurpación.

 

Quienes se mueven en el ambiente del boxeo enumeran una serie de hechos que involucran al "Sapo" Valquinta. Desde amedrentar y amenazar a periodistas, dirigentes y otros hasta golpear entrenadores. Un largo y triste historial.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?