Jueves 11 de abril 2024

Corte: comienza el juicio político

Redacción 27/01/2023 - 00.46.hs

El comienzo formal del juicio político a la Corte Suprema de Justicia abre un escenario que plantea no pocas incógnitas. La Comisión de la Cámara de Diputados que tendrá a su cargo el inicio de las actuaciones está integrada por 31 legisladores, 16 de los cuales pertenecen al Frente de Todos. Eso significa que el oficialismo cuenta con mayoría propia para avanzar en las investigaciones que iniciará la comisión y podrá sortear los obstáculos que Juntos por el Cambio se encargará de sembrar. Cuando las actuaciones pasen al recinto -que hará las veces de sala acusadora, mientras al Senado le queda reservada la función de sala juzgadora- las cosas serán distintas pues allí la oposición cuenta con más bancas que el oficialismo.

 

Las escasas posibilidades de que prospere el enjuiciamiento de los cuatro cortesanos mereció un debate en el FdT. La postura de los "pragmáticos" apuntó a no malgastar esfuerzos en un objetivo de muy difícil, sino imposible, cumplimiento. Del otro lado se replicó que los atropellos de la Corte a la división de poderes fueron tan graves que se justifica ampliamente poner el tema en el centro de la agenda política para debatir sobre la inconducta de sus señorías.

 

El asunto es tan importante que hasta los grandes medios porteños, tan afectos a ocultar o blindar las informaciones que comprometen a sus protegidos del aparato judicial, se verán en dificultades para bajarle el precio a este proceso de enjuiciamiento político cuya implementación está contemplada en la Constitución Nacional. Y hablar de un tema significa exponerlo al escrutinio público. Los silenciosos recintos de los palacios judiciales deben también ser expuestos a la luz del debate democrático.

 

En estos días de cobertura televisiva desaforada del juicio por el asesinato de un joven en Villa Gessel, surge la pregunta sobre si este otro juicio, que tiene a la Corte sentada en el banquillo de los acusados, despertará el mismo interés mediático. En verdad, se trata de una pregunta retórica porque la respuesta es conocida. La televisión es un medio que a la hora de informar, salvo excepciones, no se caracteriza por el rigor, la seriedad, el equilibrio. Prisionera del rating, ante cuyo altar parece que todo está permitido, su objetivo primordial es entretener, no informar; capturar las mentes, no hacerlas pensar. "El que piensa, pierde", tal la expresión que acuñó Les Luthiers en aquel recordado cuadro satírico "Televicio".

 

Con todos esos vientos en contra -minoría en Diputados, boicot de la derecha política y mediática, falencias comunicacionales en el propio oficialismo, etc.- la iniciativa es valiosa en sí misma. El Congreso de la Nación debe reivindicar su función esencial en lugar de subordinarse a la voluntad de una mini-Corte de cuatro miembros que en los hechos está haciendo todo para imponer un gobierno de los jueces. El único poder del Estado que no elegido por el voto de la ciudadanía pretende erigirse en un supra-poder por afuera de todo sistema de control popular o institucional. Sus desplantes autoritarios deben ser enfrentados y expuestos en toda su gravedad. Y este proceso debería obrar como una gran clase pública de educación cívica.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?