Sabado 28 de mayo 2022

Las superganancias de los más ricos

Redacción 06/05/2022 - 00.36.hs

Las familias más ricas del país, propietarias de las empresas más grandes, han acumulado enormes ganancias en los últimos años, incluso durante la pandemia. Así lo revela un estudio reciente del Centro de Economía Política de la Argentina (CEPA) que lamentablemente no ha tenido la divulgación que merece.

 

Los mayores conglomerados empresariales mostraron una notable evolución favorable de su patrimonio en los dos años analizados: desde comienzos de 2020 -es decir, antes de la pandemia-, hasta principios de 2022. Entre el primer bimestre de 2020 y el mismo período de 2021, de las once familias más ricas del país estudiadas, ocho vieron crecer sus fortunas; en tanto en el siguiente período -febrero de 2021 a febrero de 2022- de los siete grupos analizados seis aumentaron su patrimonio.

 

Entre el primer grupo figuran nombres emblemáticos como el de Paolo Rocca (Techint) que mostró un incremento patrimonial de 12.209 a 12.857 millones de dólares, es decir sumó 648 millones en solo un año.

 

Luis Pagani (Grupo Arcor) de 4996 a 5719 millones de dólares, un resultado favorable de 723 millones en un ejercicio.

 

Rubén Cherñajovsky (Grupo Newsan) pasó de tener 2003 a 2586 millones de dólares en el mismo período, un aumento de 583 millones.

 

Alejandro Bulgheroni, de 1404 a 1739 millones de dólares.

 

Carlos Blaquier (Grupo Ledesma) de 120 a 162 millones de dólares.

 

En el segundo período se repiten algunos nombres y los mismos resultados favorables, destacándose los casos de Paolo Rocca, Blaquier, Madanes Quintanilla, Nicolás Caputo y los dueños de los grupos Clarín, Macro y La Anónima.

 

Entre las conclusiones del estudio del CEPA se destaca que "en el marco de la pandemia y su expansión, la desigualdad cobró creciente protagonismo, producto no solo del impacto negativo que el virus ha generado en las sociedades -ya altamente desiguales y regresivas, particularmente en América Latina- sino también por el acrecentamiento de las brechas entre ricos y pobres ante cada crisis económica experimentada en las últimas décadas".

 

No puede olvidarse que muchas de las empresas que poseen estos grupos familiares fueron ayudadas por el Estado durante la pandemia con aportes destinados a pagar parte de los salarios de sus empleados. Esa contribución del tesoro público salvó a miles de Pymes jaqueadas por el parate económico ya que, sin ese aporte, no hubieran sobrevivido; en cambio con respecto a las grandes corporaciones sirvió básicamente para consolidar enormes ganancias en dólares. Por esa razón, suena a burla que desde la misma elite económica que hoy rebosa prosperidad se rechace la implantación de un impuesto a la renta extraordinaria.

 

Este estudio viene a mostrar, también, que el problema económico más grave que hoy sufre la Argentina no es la inflación sino la desigualdad. Primero con el macrismo, después con la pandemia y por último con la guerra de Ucrania esta sucesión de eventos no hizo más que mostrar con crudeza que las crisis no afectan a todos por igual. Los ricos se montan en ellas y obtienen jugosas ganancias, mientras enormes capas de los sectores populares se hunden en la pobreza o la indigencia.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?