Domingo 22 de mayo 2022

Por trabajo genuino y por salarios dignos

Redacción 11/05/2022 - 00.37.hs

Desde ayer se están movilizando los movimientos sociales que desde hace tiempo reclaman al gobierno nacional una respuesta frente a la creciente pobreza que golpea a las familias de los sectores más vulnerables.

 

IRINA SANTESTEBAN

 

Organizada por las corrientes piqueteras más combativas, la Marcha Federal Piquetera arrancó ayer desde cuatro puntos del territorio nacional. Las columnas partieron desde el Noroeste, Noreste, Cuyo y la Patagonia, para atravesar las provincias y finalizar mañana en un gran acto en Plaza de Mayo. Las agrupaciones convocantes calculan que se movilizarán trescientas mil personas, y se reunirán en el acto central unas cien mil.

 

Para acordar con el gobierno de la ciudad el desarrollo de tamaña movilización, hubo encuentros con funcionarios de la gestión de Horacio Rodríguez Larreta en CABA. El ministro de Seguridad de la Ciudad, Marcelo D'Alessandro, intentó despegarse del reclamo central de las organizaciones y manifestó que "estamos en presencia de un conflicto entre las organizaciones piqueteras y el gobierno nacional". Sin embargo, ha sido la policía bajo su cargo la que ha reprimido varias de estas manifestaciones; y el jefe de gobierno de la Ciudad declaró que a quienes corten las calles, se les debía quitar los planes sociales. En obvia referencia a los movimientos piqueteros, porque cuando son las patronales agropecuarias las que marchan e ingresan con tractores a Buenos Aires, está todo bien.

 

Trabajo genuino.

 

Los movimientos sociales han tomado la delantera en materia de reclamos, por la crítica situación económica que golpea a los argentinos y las argentinas que no tienen un trabajo ni ingresos fijos. Las organizaciones piqueteras han tomado las calles para visibilizar un reclamo genuino, cual es la necesidad de trabajo formal, con ingresos que permitan vivir a una familia con dignidad, frente a la creciente pobreza que afecta al 40% de la población.

 

Si bien se reclaman planes sociales para la emergencia, el pedido de fondo es que se valore el papel de las cooperativas de trabajo, sea para la construcción de viviendas populares, para proyectos textiles, de huertas comunitarias, de servicios, etc. En ese marco, reclaman al gobierno un plan de obras públicas para que sean realizadas por esas entidades solidarias, que a la vez contemple las necesidades populares más urgentes: vivienda y obras en los barrios populares: agua potable, cloacas, refacciones de escuelas, etc.

 

Muchas de esas obras ya las están haciendo las personas beneficiarias de planes sociales como el Potenciar Trabajo, pero no hay un plan integral que abarque a todo el universo sin trabajo, y a todo el territorio nacional, pues la mayoría pertenecen a la provincia de Buenos Aires.

 

Cinismo.

 

Actualmente hay un total de 1,2 millón de personas que reciben el PT, pero son 3,5 millones de argentinos y argentinas inscriptos/as para este plan social, cuyo valor es la mitad de un salario mínimo, vital y móvil, hoy 19.470 pesos. Ese valor es menos de la mitad de una canasta básica alimentaria, por debajo de la cual una familia se encuentra en la indigencia, es decir, no alcanza a cubrir sus necesidades alimentarias más elementales.

 

Fue una cruel y cínica maniobra la difusión en varios programas de televisión mal llamados periodísticos, de una placa con todos los planes sociales que una familia podía llegar a recibir, que sumaba 176.000 pesos. Aunque hay grupos parentales que reciben más de un plan social, o una pensión no contributiva (como la de discapacidad, o la de madre de siete hijos/as), en ninguno de esos programas se pudo mostrar un solo ejemplo de un grupo familiar que alcanzara, no ya esa cifra, sino siquiera la de una canasta básica total (CBT), que es 89.890 pesos, valor que marca el límite de la pobreza para una familia tipo (4 personas).

 

Salario mínimo.

 

En marzo pasado, el Consejo del Salario dispuso un aumento del SMVM de un 45 por ciento, que lo fijaría en 47.850 pesos en enero de 2023. Esa era la inflación que calculaban el gobierno nacional y el FMI, pero la disparada de los precios de los últimos dos meses, ha llevado esa previsión a un 60 por ciento. Por ello, un grupo de diputados kirchneristas presentaron un proyecto de ley para que se adelante ese incremento a agosto.

 

El salario mínimo es un valor de referencia para los trabajadores no registrados, además de servir para el cálculo del Seguro de Desempleo y los planes sociales como el Potenciar Trabajo.

 

Este adelantamiento de los aumentos escalonados ya se dio el año pasado, debido a que, como está sucediendo este año, las previsiones inflacionarias se quedan cortas.

 

Por esta disparada de los precios y el costo de vida, es que la mayoría de los sindicatos han pedido la reapertura de las paritarias y la revisión de las pautas acordadas a principios de año. Así, los bancarios obtuvieron el aumento que pedían, de un 60% y los gremios del sector público de la provincia de Buenos Aires, lograron que el gobernador Axel Kiciloff otorgara el mismo porcentaje a toda la planta de la administración pública, incluidos docentes, salud y judiciales.

 

Aluvión.

 

La respuesta del gobierno nacional al reclamo de las organizaciones sociales ya fue dada por el ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta: no habrá nuevos planes sociales. Pero tampoco se ha establecido un plan para la tan anunciada reconversión de esos planes en empleos formales. Mientras tanto, la pobreza crece y los constantes aumentos de precios de los alimentos golpea con mayor crudeza a los hogares de los sectores vulnerables.

 

Las tres jornadas de la Marcha Federal Piquetera serán una demostración de que los reclamos son genuinos y están en todo el territorio nacional, no solo en el conurbano bonaerense.

 

El gobierno nacional tuvo que otorgar un bono de 18.000 pesos en dos cuotas, y desde la Anses reconocieron que hubo una "explosión" de inscripciones, a pesar que el trámite para su acceso presentó dificultades que obligó a extender los plazos para anotarse.

 

Ese monto será una ayuda pero es insuficiente, apenas si alcanzará para que una familia tipo pueda acceder a las cuatro comidas diarias durante algunos días. Por ello, los reclamos seguirán y el gobierno nacional deberá dar una respuesta.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?