Viernes 19 de abril 2024

El poder transformador de la danza

Redaccion Avances 17/12/2023 - 06.00.hs

En el Taller de Danza Folclórica de 25 de Mayo, los profesores Gabriela Díaz y Gabriel Riquelme, destacan la gran responsabilidad de comprender el potencial de cada alumno y el impacto en los demás.

 

Maria Elena Noguerol Coli *

 

Las transformaciones que se vivencian en la actualidad desde el contexto económico, social y cultural; implican establecer cambios, para que todas las personas se vean favorecidas en el desarrollo individual y colectivo. Lo que permitirá que la vida mejore en todas sus dimensiones. A lo largo del proceso evolutivo, las sociedades están en movimiento, sus culturas se modifican también en sus formas particulares de expresarse. Una de ellas, tiene que ver con la expresión corporal, que acompaña al hombre desde que existe; ya que es la manera primitiva y excepcional para comunicarse.

 

Puede parecer una obviedad, sobre todo para quienes ya la practican, pero la danza tiene más que ventajas físicas. Como bien sabemos mejora la flexibilidad y el equilibrio, desarrolla la coordinación y aumenta la musculatura. Pero, además, fortalece la confianza y la autoestima, además de mejorar notablemente la comunicación.

 

Desde que existen las comunidades, la homogeneidad ha sido la estrella; es por eso que los “diferentes” han sido resistidos a lo largo de la historia, algo que aún hoy subyace más allá de la evolución en materia de inclusión. Cierto es, que los genes, influyen en la mayoría de los aspectos físicos; generando un tratamiento adverso hacia algunas personas.

 

La discriminación es un fenómeno social que vulnera la dignidad, los derechos humanos y las libertades fundamentales de las personas. Es por ello que surgen modelos, que intentan cambiar estos paradigmas, a fin de promover una educación democrática desde un enfoque inclusivo cuyo marco legal abre las puertas a la naturalización de la diversidad.

 

Estamos frente a preguntas recurrentes que nos llevan a reflexionar: ¿Somos inclusivos? ¿Qué es ser inclusivo? , y a decir verdad, es un gran paso, esto de reflexionar, porque es el trampolín que permitirá superar barreras sociales y empezar a transitar la inclusión real.

 

Inclusión.

 

La inclusión consiste en aceptar a todas las personas como iguales -independientemente de su capacidad, etnia, edad, religión o identidad de género- y garantizar que tengan acceso a los mismos servicios y oportunidades que los demás.

 

Dicho en otras palabras, la inclusión significa proporcionar las adaptaciones y el apoyo apropiados para que cada persona pueda participar al máximo de sus capacidades de desarrollo. La inclusión requiere aceptación, fortalecimiento, detección de barreras de manera temprana y trabajo responsable para crear una cultura de pertenencia para todos y todas.

 

La inclusión ofrece numerosos beneficios, como un mundo más equitativo y respetuoso frente a las diferencias, brindando oportunidades a todas las personas sin etiquetar ni excluir. Es por ello, el papel fundamental que ocupa la Danza, como expresión artística por excelencia ya que asegura una comunicación genuina a través del cuerpo, mostrando las vivencias, sentimientos, emociones, experiencias, alegrías, crea vínculos, acerca y moviliza al ritmo de cada bailarín/a.

 

Todos y todas debemos estar abiertos/as a la inclusión en los diferentes escenarios de la vida cotidiana. La danza no es indiferente, es una práctica que vincula poblaciones diversas, donde nacen de manera constante nuevas fusiones, nuevos movimientos y donde el cuerpo se mueve, construye y cuenta historias. La danza está siempre, lo traemos adherido en nuestra esencia humana, nos acompaña desde fines terapéuticos hasta la más amplia variedad de actividades físicas/motrices.

 

Este fenómeno artístico en 25 de Mayo, es promovido por la secretaria de Cultura Carina Méndez, marcando la historia de la inclusión real.

 

El docente inclusivo.

 

En este Taller de Danza Folclórica, los profesores Gabriela Díaz y Gabriel Riquelme, destacan la gran responsabilidad de comprender el potencial de cada alumno y el impacto en los demás. La expresión corporal, es un medio de comunicación, que se manifiesta y exterioriza las formas de ser y actuar de cada individuo de manera particular.

 

Hace 15 años Gabriela comenzó con los alumnos Elizandro y Brenda (que aún continúan), en la tarea de enseñar a alumnos con “capacidades diferentes”. La profe dice: “La danza folclórica fue la mejor excusa para darnos cuenta que todos podemos, porque cada uno aprende a su tiempo”.

 

Ella, muy acertadamente, detectó que había una población que no tenía espacios para expresar su arte, no los integraban por sus “condiciones de diferentes” y ella sintió que debía aceptar el desafío.

 

Su emoción se refleja en la mirada cuando expresa: “no hay título que valga cuando hay que enseñar, te sale del corazón…”. Luego, agrega: “Los alumnos son tus maestros, ellos vienen de un mundo sin maldad y con mucho amor”. Y en sus palabras da cuenta de lo que es incluir: Es sentirse parte, es entender que hay retroalimentación en cada actitud que brindan sus alumnos.

 

Se destaca en el grupo de bailarines, la habilidad rítmica lograda en la práctica de varios años, también llama la atención la seguridad con que se mueven al compás de la música. Otro aspecto es el modo de relacionarse con el medio que los rodea, que los hace únicos y auténticos.

 

Emocionado el profe Gabriel dice: “No es fácil la tarea, cuesta igualar sus ritmos y emociones, pero te hace muy feliz verlos superar sus dificultades y ayudarse a seguir los pasos y secuencias que requieren las danzas folclóricas”.

 

Alumnos en la pista.

 

Son tres grupos los que reúne el Taller de Folklore: Infantil, Juvenil y Mayores, aproximadamente unos 70 alumnos que la danza convoca al caluroso abrazo y bienvenida.

 

En la danza, donde participan personas con diversidad, muestra la variedad poblacional a quien dirige sus expectativas el Taller de Danza y la alternativa para dejar de lado las limitaciones que la sociedad a veces impone.

 

El Folklore muestra las emociones con movimientos y gestos, nada se puede ocultar, ni la tristeza o la felicidad. También se brilla en el escenario. Todos los alumnos coinciden que: subir al escenario asusta, intimida, pero el premio es el aplauso y el pensar “lo hice”. Se muestra el trabajo en grupo, te podés caer, perder, pero los profes dicen que hay que seguir. Es fundamental el compañerismo, la unión… guiar al otro.

 

Ellos, los “especiales”, no faltan, llegan primero; no están dispuestos a perder el tiempo. Tomás insiste en volver a la pista en el descanso, tiene una energía a toda prueba.

 

Elizandro muestra orgulloso las botas gastadas con el zapateo rimbombante. La expresión de su cara cuando baila lo transforma, se sabe todas las coreografías y es especialista en guiar a compañeras perdidas.

 

Todo comenzó cuando Elizandro (con 8 años y capacidades diferentes) comentó a su familia que quería aprender folklore, después de tanto insistir logró que su sobrina Lucía lo acompañara, fue tal el éxito que se sumaron su tía, primas y tía abuela, (casi toda la familia Cepeda) muy conocida en 25 de Mayo. Para ellos es un sueño familiar compartir el Taller de Folklore.

 

Alba cuenta: “Empezar a bailar para un adulto mayor es difícil, porque no te sentís cómoda en cualquier grupo, no te integran fácilmente. Me gusta bailar y para mí no es difícil aprender”.

 

Los alumnos del Taller participan en actos escolares, municipales, peñas y competencias en juegos Evita. El cierre de los talleres será la prueba final.

 

Democratizar el arte.

 

La propuesta permite que cualquier persona -sin importar su sexo, edad, complexión física o condición- pueda bailar. En las coreografías, viven la experiencia de estar en un escenario para compartir y disfrutar a pleno.

 

El objetivo principal es promover que las personas tengan acceso a bailar sin importar sus condiciones. Eso trae efectos positivos al relacionarse con los otros; al reconocer y respetar sus diferencias; al descubrir, de manera individual, sus posibilidades de movimiento y creación. Además, los diferentes públicos reconocen las posibilidades de la danza y la riqueza de las diferencias.

 

Consejos.

 

Utiliza los términos correctos: Las palabras pueden abrir las puertas a cultivar la comprensión, el respeto y generar valores sociales; pero también pueden crear barreras y estereotipos que sólo son degradantes y discriminadores.

 

Céntrate en la persona: Ve primero a las personas por quiénes son, sus dones y logros y no sus diferencias.

 

Amplifica Sus Voces: es importante difundir y compartir sus voces diversas. Conocer sus historias, aprender de sus habilidades y ayudar a que sean escuchados.

 

Conecta y expande tus relaciones: haz un esfuerzo en conocer y compartir tiempo con nuevas personas. Mientras más nos enfoquemos en llegar a personas, más allá de nuestros conocidos, más inclusivos seremos.

 

Desafía Estereotipos: los estereotipos dan lugar a actitudes discriminatorias ya que no se juzga a algunas personas por su propia personalidad, logros y capacidades. Se pasan por alto las vidas plenas ricas en amor, amistad, conexión, éxitos y fracasos: una abundancia de historias diversas que contar. Desafía estos estereotipos, todos los días, en todas partes y ayuda a eliminarlos.

 

* Colaboradora

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?