Viernes 24 de mayo 2024

La bruja de Hitler

Redaccion Avances 18/06/2023 - 12.00.hs

La película argentina dirigida por Virna Molina y Ernesto Ardito está situada en la Patagonia de principios de los ‘60. Allí se instala una familia de prófugos nazis, donde el silencio de sus crímenes atormentará a los más jóvenes del clan.

 

Diego Gez *

 

La temática del nazismo, retratada en múltiples películas, llega ahora a través de una nueva producción argentina. La bruja de Hitler es un film de Virna Molina y Ernesto Ardito que se estrenó en cines de Buenos Aires el pasado 8 de junio, partiendo del terror para plantear la hipótesis de que aquella nefasta ideología persiste firmemente en nuestras realidades. Los directores nos ubican en 1961 en la Patagonia, donde una familia de nazis prófugos de la justicia europea llega en busca de refugio para intentar tener una vida normal, luego de los horrores cometidos en el pasado. Sus hijos e hijas serán el espejo donde se reflejará todo el horror que acarrean sus mayores.

 

“Justo antes del rodaje nos agarró la peste mundial. Todo el trabajo fue suspendido por un año, como pasó con todas las películas de esa época. Al recomenzar todo nuevamente, fuimos de los primeros en aplicar protocolos. Filmamos en el Sur y llevamos un equipo importante de gente allá, así que podemos decir que llegar al estreno para todos los que participamos de esta película fue una especie de aventura, y lo fue desde el mismo comienzo”, cuenta la directora Virna Molina.

 

Nacimiento.

 

La gesta de La bruja de Hitler se remonta varios años atrás. “En 2017 hubo una especie de génesis de la producción. Era un momento difícil del país, como casi siempre sucede. Ahí empezamos a pensar desde el suspenso y el terror al tema del nazismo y sus consecuencias en la Argentina. Lo sentíamos muy presente, y desafortunadamente desde esa fecha hasta hoy todo sigue igual. La intolerancia al diferente, la aniquilación del otro, y problemáticas vinculadas con esa ideología terminaron dando forma a la película. Nosotros sabemos que como país tenemos una historia muy vinculada al nazismo, porque los jerarcas se establecieron acá y en Chile, viviendo sus vidas de manera apacible durante décadas, hasta que algunos murieron impunes y otros fueron extraditados a Europa”.

 

Concebida como una historia de ficción, para la directora resulta importante separar los elementos de realidad de lo imaginado. “En principio, creo que todo es ficción, y la película es eso. Las imágenes fueron tomadas en Bariloche en espacios que son prácticamente mágicos: las casas, los lagos, pero que en realidad tienen sustancias, elementos verídicos. Cada correlato que se ve en pantalla puede tener contacto con episodios que hayan sucedido en la realidad, como parte de un largo arco de construcción ficcional”. Para la producción, el trabajo de campo resultó fundamental. “Fue intenso, porque realizamos nuestra tarea de investigadores de manera muy fina. Fue un trabajo muy minucioso sobre el objeto, sobre un grupo muy específico. Volvíamos constantemente a la hemeroteca para tener mejores impresiones de lo que iba resultando, porque nos interesa mucho tomar contacto con el registro de lo que quedó de ese momento”, dice Virna Molina.

 

“Desgraciadamente, hay muchos sectores que reivindican ideologías similares a las del nazismo y que se encuentran agazapados. Particularmente, me siento como en la antesala de la Alemania Nazi, como un deja vu en el que estamos viviendo el final de los años ‘20 o el principio de los años ‘30 del siglo pasado. Hay grandes crisis económicas en el mundo entero, con un nivel abrumador de pobreza extrema. No sólo en nuestro país: recientemente viajé a San Pablo, miles de seres humanos viven en la calle después de Bolsonaro, sumidos en la pobreza, y lo mismo sucede en otras grandes capitales del mundo. Podemos hacernos los estúpidos y decir que el mundo funciona bien, pero la realidad es que grandes masas de gente están cayendo en una pobreza extrema. Aparentemente no hay solución para eso, porque la concentración de las riquezas siempre queda en los sectores más reducidos, y parece que la solución es la extrema derecha, porque en Italia gana una líder del fascismo y lo mismo sucede en otros lugares del mundo. Eso no es más que reflejos del nazismo”, concluye Molina.

 

La bruja de Hitler es una película de Virna Molina y Ernesto Ardito. Con Lucia Knecht, Victoria Lombardero Có, Ema Eraso Villarino, Ulises D’Atri, Eleonora Dafcik, Heinz K. Krattiger, Malena Villarino, Ronaldo Giss e Isadora Ardito.

 

* Tiempo Argentino

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?