Jueves 20 de junio 2024

Insólita acusación del abogado que quiere cobrar U$S 450 mil

Redacción 29/03/2023 - 07.00.hs

Las tierras que el Club Atlético Santa Rosa reclama que pasen a su nombre, actualmente a nombre del Fideicomiso integrado por el abogado José Luis Moslares, el contador Leopoldo Bonaveri y el licenciado en Gestión Deportiva Hugo Zorzi, tienen un valor de mercado por encima de los 3,3 millones de dólares.

 

Bonaveri y Zorzi, aseguran haberle solicitado a la jueza Adriana Cuarzo que disponga en el Registro de la Propiedad los bienes inmuebles en cuestión. Esto es 33 hectáreas que continúan a nombre del órgano Fiduciario, y actualmente están embargadas por integrantes del estudio jurídico de la familia Moslares -- su propio hijo Federico Moslares, y Laura Cagliolo-, quienes reclaman honorarios millonarios.

 

La actual comisión directiva de Atlético, encabezada por Bruno Ramírez, tiene como objetivo "recuperar las 33 hectáreas y media que están al este de la ciudad, para poder devolverle al club el patrimonio que le corresponde, porque eso nos permitiría brindarle un mejor recurso a los casi 300 chicos que asisten a la institución", le dijo el presidente a LA ARENA.

 

"Especulativa y extorsiva".

 

Señaló que luchan “contra una maniobra especulativa y extorsiva de parte de los abogados, que en su momento asumieron defender a un club que estaba quebrado y vaciado, a punto de desaparecer. Las distintas dirigencias lo han logrado mantener a flote, y nosotros venimos en esa línea de tratar de recuperar lo que ha sido el Club Santa Rosa".

 

Ramírez explicó que desde el club, patrocinado por la abogada Mariana Barbitta, se pretende que el órgano fiduciario inscriba las tierras a nombre de Atlético Santa Rosa. "Hay pequeños indicios, que confirman nuestras presunciones, que sólo dos de los integrantes del órgano hayan firmado el descargo, nos muestra que la maniobra es pura y exclusivamente de los abogados, porque el que no firmó, está vinculado a ellos", dijo Ramírez.

 

En la carta documento Zorzi y Bonaveri (José Luis Moslares no firmó) explican que ellos han hecho "todo conforme a derecho", que todo lo actuado "fue ratificado por la dirigencia de ese momento y los órganos judiciales correspondientes", y que lo efectuado "fue revisado y aprobado, y que ellos le pidieron a la jueza inscribir las tierras", señaló el presidente.

 

Y enfatizó en que "junto a los abogados del club, tomamos la decisión de que una vez que tengamos certezas de quién incumplió con la inscripción de las tierras, iniciar acciones legales en su contra. Si el órgano se lo pidió a la jueza y ella no actuó, evaluaríamos cuál sería la medida correcta, y si la jueza lo ordenó y el órgano fiduciario incumplió, las acciones serían contra los integrantes", dijo.

 

Valor estimado.

 

Respecto al valor de las tierras en cuestión, Ramírez dijo que "si uno mira lo que sale publicado en algunos medios, una hectárea en ese sector de la ciudad está valuada en el mercado en 100.000 dólares. Con lo cual está claramente demostrado que no es una maniobra inocente, de querer cobrar solamente los honorarios. Lo que está detrás de esto es un capital que está valuado en más de tres millones de dólares".

 

Asimismo, dijo que los abogados han embargado esas tierras, "y para ser inscriptas a nombre del club hay que levantar ese embargo, con lo cual ellos, llevan adelante una maniobra extorsiva y de presión, porque eso implica que en algún momento vamos a tener que conversar lo que ellos reclaman".

 

Abogados por 450 mil dólares.

 

Respecto al reclamo de los abogados, el presidente dijo que existe un fallo judicial otorgándoles lo que ellos reclaman, "y nosotros sabemos que no tenemos las herramientas legales porque eso está escrito por la justicia, y aparentemente habría que cumplirlo. Lo que nosotros objetamos de eso es que es totalmente inmoral, querer cobrarle 450 mil dólares a un club de barrio sin fines de lucro que estaba quebrado".

 

Y en esa línea, dijo que "creo que ahí hay cierta connivencia entre los sectores que intervinieron. Están especulando con que la justicia le permita al órgano fiduciario vender tierras, para pagarse a sí mismo".

 

Ramírez indicó que "en otro momento hubo abogados que renunciaron a sus honorarios, otros no lo hicieron, y cobraron mucha plata. El club tuvo que vender tierras en su momento para pagarle solamente a abogados, y no queremos que eso se vuelva a repetir".

 

Actuación de los abogados.

 

Finalmente, Ramírez explicó que el reclamo de honorarios, viene porque los abogados -Federico Moslares y Cagliolo- "a pedido del órgano fiduciario, iniciaron una causa por daños y perjuicios, contra los condenados en la instancia penal, Sánchez, Gómez y el ex protesorero. Gómez devolvió las hectáreas, porque las había comprado con plata del club, entonces se lo sacó de las causas y se avanzó contra los otros dos. Sobre eso, están pidiendo los honorarios".

 

"Como Sánchez no ha demostrado tener los recursos para pagar las costas de aquel juicio, se avanza contra las tierras del fideicomiso. Cierra por todos lados la maniobra, que nosotros estamos denunciando, que no es ni más ni menos, que querer quedarse con 33 hectáreas en nuestra ciudad", concluyó Ramírez.

 

Cruce por honorarios.

 

“¿Quiénes pagarán (pagaremos) los 400 mil pesos por mes que cobrará durante 12 meses la letrada que representa al club?” preguntó Federico Moslares ayer. En una publicación de Facebook, el letrado adjuntó el acta Nº 2069, del 24 de febrero de 2023, donde la Comisión Directiva de Atlético Santa Rosa fijó ese monto mensual como pago por los servicios legales de Mariana Barbitta.

 

La respuesta de Bruno Ramírez no tardó en llegar, contundente y letal como una estocada al corazón. “Mientras él sigue sin responder por qué no inscribió las tierras a nombre del club, nosotros firmamos un convenio por 400 mil pesos para evitar que un abogado nos quiera cobrar 450 mil dólares y firmamos un acta pública que estipula cuánto gastaremos. Ese acuerdo nos salva de pagar honorarios exorbitantes porque la letrada renunció a ellos. Si Moslares hubiera firmado un acuerdo así, hoy no tendríamos este problema”.

 

En su posteo, Moslares realizó otras dos aclaraciones. Afirmó que los letrados del fideicomiso “no demandamos ni embargamos al Club Santa Rosa” y que “demandamos por el cobro de nuestros honorarios profesionales durante 17 años de trabajo por un juicio que ganamos en favor del Organo Fiduciario del Club Santa Rosa, logrando que no se rematara parte del Mateo Calderon, que se sanearan todas sus deudas y que volviera a ser dirigido por sus socios”.

 

Según Moslares “hasta ahora el club no inició ninguna acción para cobrar la deuda frente a quienes realmente lo estafaron, pero llamativamente se esfuerza en atacar públicamente a quienes lograron recuperar el club para sus socios y dejarlo con más patrimonio del que tenia al inicio de las gestiones del Organo Fiduciario”.

 

Hinchas contra los Moslares.

 

En el último partido que Santa Rosa jugó en el Mateo Calderón –un amistoso el pasado fin de semana-, desde la hinchada local se escucharon manifestaciones de repudio -incluso se colgó una bandera-, contra la familia Moslares.

 

Bruno Ramírez dijo que "hay mucho descontento de parte de los hinchas, están evaluando movilizarse, quieren hacer algunas movidas en las puertas del estudio jurídico, pero estamos tratando de que nos dejen actuar a nosotros". No obstante, señaló que "es difícil controlarlos, porque ellos están tan enojados, o más que nosotros, con la situación".

 

Asimismo, señaló que hubo una reunión con los referentes de la hinchada. "Manifestaron que querían hacer algún tipo de movilización a la sede judicial, o al estudio jurídico, pero les pedimos que se abstengan y encausemos todo por las vías formales y legales", señaló.

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?