Viernes 13 de mayo 2022

Johnson en la cuerda floja

Redacción 26/01/2022 - 01.04.hs

La presión sobre el primer ministro británico, Boris Johnson, aumentó ayer, cuando la Policía Metropolitana (Met) anunció que abrió una investigación sobre las celebraciones realizadas en la residencia del gobierno durante el confinamiento, mientras regían las restricciones sanitarias. Acusado de celebrar una docena de festejos mientras los ciudadanos eran obligados a reducir sus contactos personales, el gobierno soporta ahora varios pedidos de renuncia de la oposición y hasta del propio oficialismo.

 

La policía había decidido mantenerse al margen porque existe una investigación política interna dirigida por Sue Gray, quien evalúa evidencias sobre reuniones que podrían haber violado las disposiciones sanitarias. La funcionaria investiga denuncias de múltiples fiestas celebradas en Downing Street, escándalo conocido como "partygate", por el que Johnson ya pidió disculpas al Parlamento y a la reina Isabel II.

 

Cumpleaños sorpresa.

 

El anuncio coincide con nuevas revelaciones sobre una fiesta sorpresa de cumpleaños para el líder conservador, el 19 de junio de 2020, a la que habrían asistido unas 30 personas cuando las restricciones no permitían más que dos personas reunidas bajo un mismo techo. Según un informe de la cadena ITV News, su esposa, Carrie Johnson, habría colaborado para organizar el festejo, entre cuyos asistentes figuró la diseñadora de interiores Lulu Lytle.

 

Los colaboradores de Johnson reconocieron que estuvo en la fiesta, pero relativizaron su importancia argumentado que se trató de una reunión con su equipo habitual de trabajo, y aseguraron que Johnson sólo permaneció unos minutos.

 

Hace dos semanas, el primer ministro fue acusado de asistir a un picnic al aire libre, tras una invitación a más de 100 empleados de la residencia oficial. Y también se conocieron otras dos celebraciones del personal de Downing Street, el 16 de abril de 2021, que se prolongaron hasta la madrugada, mientras regía el aislamiento y el país se encontraba de luto por la muerte del príncipe Felipe, esposo de la reina.

 

Investigaciones simultáneas.

 

La comisaria de la Met, Cressida Dick, declaró ayer que la fuerza ya investiga esos episodios, como posibles infracciones a las disposiciones sanitarias."Mis agentes evaluaron otros hechos que parecen haber tenido lugar en Downing Street y Whitehall (sede de las oficinas gubernamentales), si bien aclaró que los incidentes "no alcanzan el umbral para una investigación penal".

 

Paralelamente, Gray continúa su trabajo sobre las responsabilidades políticas, aunque la esperada publicación se su informe quedará demorada hasta que finalice la investigación policial. Además, el Ministerio de Justicia decidió abrir también investigaciones sobre eventuales infracciones derivadas de aquellas celebraciones.

 

Mientras tanto, Boris Johnson se presentó ayer en el Parlamento y aseguró que la investigación policial ofrecerá como resultado "la claridad que necesita" la ciudadanía, y consideró que "también le pondrá límites" a la controvertida cuestión. "Hace unas semanas encargué una investigación independiente sobre una serie de hechos ocurridos en Downing Street, la Oficina del Gabinete y otros departamentos de Whitehall, que podrían constituir posibles infracciones de la normativa Covid", dijo.

 

Según el premier, ese proceso implica un intercambio continuo de información con la policía metropolitana, y por eso se mostró "satisfecho" por la decisión de la Met de iniciar su propia investigación.

 

Pedidos de renuncia.

 

El alcalde laborista de Londres, Sadiq Khan, se mostró de acuerdo con la investigación policial y consideró que los británicos pretenden "que se respete la ley sin temor ni favoritismo, y sin importar a quién involucre eso, porque nadie está por encima de la ley. No puede haber una regla para el gobierno y otra para los demás", afirmó. De igual modo, la líder adjunta del Partido Laborista, Angela Rayner, celebró la decisión, aunque se preguntó cómo puede continuar en el cargo y reiteró su pedido de renuncia.

 

Mientras tanto, el ministro de Transporte, Grant Shapps, reconoció ante la cadena BBC que fue "imprudente" organizar una celebración para el primer ministro en medio de las restricciones. "Esto es un lugar de trabajo, con un grupo de personas que permanecían juntas todo el tiempo y decidieron darle al primer ministro una torta en su cumpleaños. Fue imprudente, estoy seguro, dadas las circunstancias que conocemos", manifestó. De todos modos, Shapps recordó que fue "una sorpresa" y consideró que "el primer ministro obviamente no estuvo involucrado".

 

(Télam)

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?