Martes 21 de mayo 2024

Entregaron el "Nobel" de matemáticas a Luis Caffarelli

Redacción 24/05/2023 - 11.02.hs

El matemático argentino Luis Caffarelli destacó ayer como "excepcional y clave" para su carrera a la educación pública que recibió en el país, tras recibir ayer de manos del Rey noruego Harald V el Premio Abel, considerado el "nobel" de la disciplina, en una ceremonia en la que la Academia Noruega de Ciencias y Letras lo distinguió por su trabajo en el área de las ecuaciones diferenciales parciales.

 

"La educación pública fue excepcional y clave para mi formación", aseguró Caffarelli, nacido en Buenos Aires en 1948 y actual docente de la Universidad de Texas (Estados Unidos), minutos después de haber recibido el Premio en la Facultad de Derecho de la Universidad de Oslo durante una ceremonia en la que también participaron la titular de la Academia Lise Øvreås y el presidente del Comité del Premio Abel, Helge Holden, además del ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Daniel Filmus, y del titular noruego de la cartera de Educación e Investigación, Ola Borten.

 

"Mi llegada a Estados Unidos se dio también gracias a un programa de intercambio que funcionaba, luego de haber tenido una fuerte educación en Matemáticas en la Universidad de Buenos Aires (UBA)", planteó luego el también investigador del Conicet.

 

Al recibir el Abel de manos del Rey, Caffarelli se convirtió en el primer latinoamericano en ser ungido con este premio, instituido por el Parlamento en 2002, con un reconocimiento además de 7,5 millones de coronas noruegas (equivalente a unos 676.500 euros).

 

"Quiero expresar mi profunda gratitud a las instituciones que me apoyaron en la carrera, entre ellos el Colegio Nacional de Buenos Aires y la Universidad de Buenos Aires", planteó Caffarelli al aceptar el Premio en el Aula Magna de la casa de estudios, un salón de mediados del siglo XIX decorado con 11 pinturas de Edvard Munch que lo convierten en uno de los sitios pictóricos más importantes del país, antes de enumerar todas las universidades en las que se ha establecido.

 

"Estuve inspirado por la elegancia de las matemáticas y su capacidad para resolver problemas, con el poder de transformar el mundo como lenguaje universal que son. Espero que estos colectivos continúen teniendo un impacto positivo en la sociedad", agregó.

 

"La Argentina tiene una capacidad enorme en su gente y necesita políticas de Estado que apoyen su ciencia más allá de los cambios de Gobierno", enfatizó luego el ministro.

 

El matemático, que obtuvo su doctorado en la Universidad de Buenos Aires en 1972 con una tesis sobre polinomios, lleva acumuladas otras distinciones internacionales, entre ellas el Premio Rolf Schock 2005; el Premio Steele 2009 a la trayectoria, otorgado por la Sociedad Matemática Americana; el Premio Wolf 2012; la Medalla Solomon Lefschetz 2013 y el Premio Shaw 2018.

 

En 1991, además, fue elegido para la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos y es miembro de varias otras academias nacionales.(Télam)

 

'
'

¿Querés recibir notificaciones de alertas?