Viernes 09 de diciembre 2022

A rodar la vida

Redaccion Avances 05/11/2022 - 13.30.hs

Ailín Lescano tiene 24 años y dejó su título universitario para trabajar en el taller de “Gigi Motorhomes”, un emprendimiento que invita a cambiar y salir a la ruta.

 

Su caso rompe con los distintos estereotipos y formatos instaurados socialmente. Es mujer, joven, se recibió en la Universidad y tenía todo un camino por delante, pero decidió dar un volantazo y meterse de lleno a un taller repleto de herramientas, latas de aceite y estructuras gigantes que cambian su fisonomía. Ailín Lescano dejó la comodidad de una oficina para dedicarse a transformar, junto a su padre, furgones, mini buses, colectivos de línea, micros de larga distancia piso y medio o doble piso en motorhomes.

 

“Está la creencia de que la mujer no pertenece al mundo de la construcción y si pertenece es bastante estereotípicamente masculina. Para mí el taller es una vocación, algo que hago por gusto, porque amo las herramientas, no tiene nada que ver con mi género. Por eso puedo seguir siendo femenina, teniendo el pelo largo, las uñas largas. Pero sí, hay muchos comentarios machistas. Y creo que también habla de la masculinidad frágil: mientras me están comentando eso yo estoy acá en el taller trabajando”, dice Ailín.

 

Y agrega: “Yo no creo que el hombre tenga más facilidad con las herramientas sino que se le inculcó desde chiquito. Cuando mi papá estaba trabajando y buscaba a alguien que lo ayude con algo en el taller, inmediatamente lo iba a buscar a mi hermano, pero si me hubiese buscado a mí de entrada por ahí yo tenía la misma facilidad que cualquier otro hombre”.

 

El taller se ubica en la localidad bonaerense de Escobar. Luis, también conocido como ‘Gigi’, es el papá de Ailín y desde hace unos años puso en marcha su taller.

 

“Mi papá fabricó el primer motorhome cuando yo era chica, para viajar en familia. Hizo un motorhome de 14 metros de largo con el cual viajamos a varios países, como Perú, Chile y Bolivia. Después de unos años lo vendió y se arrepintió, así que fabricó el segundo, para viajar en familia también. En diciembre de 2019 le encargan el primer motorhome por recomendación de un amigo de la familia. Si bien fue un trabajo pago, era más un hobby para él que un trabajo. Unos pocos meses después, con el comienzo de la pandemia, me sumé yo y formamos el emprendimiento”, contó la joven en distintas entrevistas.

 

 

 

Universitaria.

 

Ailín estudió Ciencias Sociales e incluso vivió en Japón, pero la pandemia le cambió por completo lo que hasta allí parecía su destino seguro. “Gracias a la cuarentena encontré mi verdadera vocación. Me recibí de una carrera universitaria en plena pandemia, y por ese motivo se me dificultó muchísimo encontrar trabajo. Mientras escribía mi tesis decidí visitar a papá que estaba trabajando en el taller solo, justamente por la cuarentena. El hacía un motorhome que había arrancado tres meses antes de que comenzara la pandemia, en poco tiempo yo comencé a compartir todo en redes sociales, le di un logo y un nombre a la marca, y así nació Gigi Motorhomes. Mi primera visita al taller se convirtió luego en un trabajo en conjunto, de lunes a lunes, más de 12 horas al día. Si bien yo no tenía ningún tipo de experiencia en la construcción, papá me fue enseñando y fui aprendiendo a usar cada vez más herramientas. La mayor parte del primer Gigi Motorhome lo hicimos nosotros dos solos, y me volví fanática de la carpintería. Si no fuera por la pandemia, quizás yo hubiera conseguido trabajo en cuanto me recibí, y hoy estaría ejerciendo mi carrera. No hubiera conocido mi amor por la construcción y el mundo rodantero”.

 

 

Clientes.

 

Respecto al perfil de quienes se acercan al taller, Ailín tiene claro que es gente que adopta un estilo bien definido a la hora de pensar en viajes. “Con este emprendimiento aprendí que es muchísima la gente a la cual le gustaría vivir viajando. El movimiento rodantero está creciendo mucho en la Argentina y me imagino que la compra de campers, casas rodantes y motorhomes es cada vez mayor. No obstante, por una cuestión de gusto personal, nosotros nos especializamos en motorhomes. No trabajamos a gran escala, sino que preferimos trabajar de forma personalizada con cada cliente y a pedido. La distribución, la estética, los equipamientos, el vehículo, todo se habla con el cliente”.

 

Según detalló al diario ambito.com, son muchas las personas que día a día les consultan por esta transformación y se aventuran hacia un nuevo estilo de vida. “La mayoría de nuestros clientes son familias aventureras, ya sea parejas que quieren un motorhome para viajar con sus hijos, o abuelos que quieren el motorhome para viajar con sus nietos. Incluso hay familias que buscan comprar un motorhome para viajar tiempo completo, trabajar de forma remota y así cumplir su sueño de vivir viajando. También fabricamos motorhomes para pilotos automovilísticos ya que son ideales para las carreras”.

 

 

Furor.

 

Otro perfil de la joven es el manejo de las redes, y en Tik Tok es furor con más de 800 mil seguidores. “La cuenta la manejo yo. En TikTok tanto como en Instagram junto mis dos pasiones: los motorhomes y la creación de contenido. La respuesta fue enorme dentro y fuera de la Argentina. Todos los días me sorprendo con la cantidad de fanáticos de los motorhomes y personas que les gustaría vivir viajando. Aunque lamentablemente no faltan los comentarios machistas, a muchos hombres les cuesta creer que una mujer también pueda construir. Por suerte esos comentarios son los menos, y el cariño que recibimos todos los días es increíble”.

 

Gigi Motorhomes también llegó al cine porque uno de los motorhomes hechos en el taller fue utilizado por Robert De Niro. “Uno que realizamos para un cliente se alquila para sets de filmación. A fines de abril de este año comenzó el rodaje de la serie ‘Nada’ y Robert De Niro utilizó nuestro motorhome durante las grabaciones. Fue increíble despertarnos una mañana y ver, en la televisión, a Robert de Niro usando el primer Gigi Motorhome que hicimos. Sobre todo porque ese motorhome en particular es el que más valor sentimental tiene para nosotros: fue el primero que hicimos padre e hija y el primero como emprendimiento”.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?