Martes 07 de febrero 2023

Calidad de exportación

Redacción 17/12/2022 - 00.25.hs

La empresa "Tecro" de General Pico se dedica al desarrollo de software y gran parte de su clientela está en Estados Unidos. En la Zona Franca de la ciudad norteña trabajan unas 40 personas, la mayoría egresadas de la Facultad de Ingeniería local.

 

"¡De Argentina al resto del mundo!" se presentan en su perfil y la afirmación no suena para nada exagerada, porque lo que se genera desde General Pico sale fronteras afuera y garantiza el mejor servicio. Porque además lo que se consigue en "Tecro" es cien por ciento con sello pampeano, desde la formación académica en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Pampa que funciona en esa ciudad hasta el trabajo cotidiano en la denominada Economía del Conocimiento.

 

"Básicamente Tecro se dedica a desarrollar software. Cualquier empresa, del rubro que sea, lo tiene o lo necesita y nosotros tenemos un gran porcentaje de empresas con las que trabajamos que son de Estados Unidos. Hoy no importa el lugar físico en el que estés, ni la ciudad ni la provincia, lo que importa es que puedas brindar un buen servicio y ofrecer siempre mayores desarrollos y posibilidades", explica Eber Be

 

zzone, un joven de 30 años que es oriundo de la pequeña localidad de Falucho y que cuando terminó el secundario se instaló en Pico para estudiar en la Facultad de Ingeniería de la UNLPam.

 

"Soy Ingeniero en Sistemas y Analista Programador, estuve un año trabajando en Mercado Libre y cuando volví ingresé a Tecro. Hoy soy gerente de 'Nuevos proyectos', un lugar en el que queremos concentrarnos justamente para que surjan cosas novedosas, generar otros desafíos y posibilidades de trabajo", resume Eber desde las modernas oficinas que la firma tiene en la Zona Franca del Parque Industrial piquense, en la calle José Viscardis 1086 (el teléfono de contacto es 02302-322601).

 

"Tecro" nació hace 15 años de la mano de Martín D'Amico (45) y Martín Muguiro (43), ambos ingenieros recibidos en la Facultad piquense y con paso por el Instituto Balseiro, un lugar académico de excelencia ubicado en el Centro Atómico de Bariloche. Cuando retornaron a la provincia se asociaron y luego de un tiempo surgió la firma que marcó un paso fundacional para Incubatec.

 

Y es que "Tecro Ingeniería" se transformó en el primer emprendimiento en egresar de la Incubadora de Empresas de Base Tecnológica (Incubatec) que estuvo durante cinco años bajo el asesoramiento del Ministerio de Producción de la provincia, con la colaboración de la UNLPam y del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

 

"En una primera etapa se apuntó al mercado local y se trabajó con frigoríficos de la zona, con apicultores y luego se fue enfocando en el mercado internacional. Desde 2010 se trabaja con empresas estadounidenses y con cada una se van formando equipos de trabajo. De acuerdo a la demanda y al tamaño de la firma se define la cantidad de personas que integran esos equipos", resalta Eber quien agrega que en "Tecro" trabajan unas 40 personas, la gran mayoría jóvenes pampeanos recibidos en la Facultad piquense.

 

Uno de ellos es Iván Drapanti, graduado de la carrera de Ingeniería Electromecánica con Automatización Industrial quien hace unos días fue distinguido por la Academia Nacional de Ingeniería por estar entre los mejores promedios de todo el país, con 8,62. "Iván ya está recibido y trabaja con nosotros full time así que es una alegría que tenga ese reconocimiento", resalta Eber.

 

Crecimiento.

 

Argentina cuenta con un gran capital de conocimiento y desarrollo de software. Según datos oficiales publicados en septiembre pasado, este año el sector tuvo un crecimiento cercano al 14 %. Mientras, las exportaciones vinculadas a la Economía del Conocimiento alcanzaron la cifra más alta en la última década y la tendencia evidencia un crecimiento exponencial que se refleja en términos de empleabilidad y recursos, siendo uno de los sectores que más creció durante la pandemia.

 

"Justamente la pandemia vino para ratificar que el trabajo virtual tiene un valor enorme, sobre todo en determinados rubros profesionales. El trabajo remoto es muy buscado y valorado y tanto en el mundo empresarial como en entidades públicas el software es muy necesario", asegura Eber y pone como ejemplo un cliente que sumaron hace poco tiempo, el Banco de La Pampa.

 

"En el caso del Banco ellos ya tienen su propio equipo de desarrollo de software, pero nosotros le hacemos nuestro aporte desde otro lugar porque también lo necesitan. Los asesoramos, vamos a reuniones diarias, sumamos nuestro conocimiento. Muchas empresas o entidades tienen sus desarrollos, pero por ahí no tienen gran tamaño o están tercerizados, entonces buscan potenciarlos a través de otras vías", explica el joven gerente acerca del software, que básicamente se define como un conjunto de programas y rutinas que permiten a una computadora realizar determinadas tareas. Algo que se transformó en imprescindible en la aldea hiperconectada que es el mundo hoy.

 

I-Comex.

 

El crecimiento de "Tecro" es seguido de cerca por la Agencia La Pampa de Inversiones y Comercio Exterior (I-Comex) que aportó su ayuda económica para que la firma piquense estuviera presente en la Feria 'eMerge Américas' que se desarrolló en Miami en abril pasado.

 

"Como somos una empresa exportadora de conocimiento, una vez que se conformó I-Comex se acercaron para saber sobre nuestro trabajo y brindar su apoyo, así fue que nos dieron respaldo económico para poder estar en la Feria de Miami. Es fundamental que se promueva ese intercambio porque está demostrado que desde la provincia se puede exportar el mejor servicio", destacó Eber.

 

-¿Y cuáles son los nuevos proyectos y desafíos de Tecro?

 

-"Apuntamos sobre todo al crecimiento y a diversificar nuestro trabajo, tener nuevos clientes de distintos rubros y especialidades. Hay una capacidad muy grande a desarrollar y en eso nos basamos para ofrecer un servicio que pueda realmente potenciar lo que hace cada empresa", explica Eber desde oficinas que tienen horarios flexibles, espacios de esparcimiento, clases de inglés para todo el personal y un espíritu emprendedor basado en el conocimiento. Y en la capacidad cien por ciento local. Desde General Pico para el resto del mundo, un valor agregado que tiene desarrollo, identidad y sello bien pampeano.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?