Lunes 05 de diciembre 2022

El encanto de lo natural

Redaccion Avances 25/06/2022 - 13.09.hs

En “Mi Terrario”, Alicia Videla produce y vende plantas, macetas de diseño y hace jardinería artística. En su carrito ubicado en las vías montó una minipyme muy atractiva.

 

Es media mañana pero todo indica que es ese el momento en que está cayendo una helada bien pampeana, de esas en las que el frío se desliza por cualquier poro que esté al descubierto. Pero adentro de ese carrito se podría andar en remera, porque la calefacción a gas y toda la cobertura que su propietaria dispuso en el interior hace que el microclima sea el ideal. Y si está repleto de cactus, suculentas, kokedamas y macetas del mejor buen gusto, el mejor plan es quedarse allí y admirar todo el trabajo que Alicia le pone a su emprendimiento, que está en el corazón de la ciudad y no deja de sorprender a quien pasa y se detiene un minuto a mirar lo que ofrece.

 

“Hace ocho años que empecé con este proyecto, he hecho todos los cursos posibles y hago jardinería artística además de que soy productora de kokedamas, que serían como primas hermanas del bonsái y son muy demandadas, por ejemplo, para decorar mesas en fiestas y eventos. Soy manualista y hace 9 meses que monté el carrito: lo tuve que armar porque para un emprendedor alquilar un local es imposible. Yo tenía un gazebo acá en el paseo de las vías, pero mi hija en ese momento tenía seis meses y no la podía tener ahí con algo tan precario. Pasamos todas las tormentas, vientos, frío, calor, de todo. Venía todos los días con el auto, descargaba, montaba el puesto, volvía a cargar y arrancaba de nuevo, no sé cómo hice eso tanto tiempo”, se pregunta Alicia Videla (50), la dueña de Mi Terrario.

 

Y lo hizo tanto tiempo hasta que tomó la decisión de darle un vuelco a su proyecto. Vendió el auto y puso el dinero en la construcción del carrito. Lo terminó y se instaló en la esquina de Raúl B. Díaz y Alsina, un lugar por el que diariamente circulan miles de personas y en el que Alicia ofrece un oasis ante tanto movimiento lleno de cotidianeidad.

 

“Hago jardinería artística, macetas de diseño en cemento, en blanco y gris y después por supuesto que las pinto y les pongo vida. La gente ama los mini jardines y en eso me va muy bien, además hago producción de cactus y suculentas. Vengo acá todos los días, los fines de semana, en las ferias que organiza el municipio. Le pongo toda mi dedicación y esfuerzo y amo lo que hago. Por suerte me va bien, tengo a mi hijo más grande estudiando Arquitectura en Mar del Plata y está cerca de terminar la carrera, entonces eso también me impulsa a ponerle todo mi esfuerzo a esto que finalmente se convirtió en una minipyme”, asegura.

 

El trabajo y la evolución de Alicia le permitió acceder, luego de tres años, a un crédito para emprendedores del gobierno provincial y ese dinero lo dedicará a comprar herramientas de trabajo. Además, con parte del dinero que le quedó de la venta de su auto invirtió en la compra de chivos, productores de guano, un fertilizante cien por ciento natural.

 

“Invertí una plata en los chivos, alquilé un lugar para que estén y básicamente lo que yo hago es levantar el guano y luego eso se estira, se seca, lo paso por una máquina que lo tritura y termina como fertilizante natural que yo después vendo acá en el carrito en bolsas. Es decir que reciclo ese guano y, en lugar de comprar algo químico, uso esto que tiene un montón de beneficio para las plantas y el ambiente”, resalta Alicia.

 

Manualista.

 

Alicia integra el Consejo de Manualistas y su intención es que la mayor parte de la gente que trabaja a través de sus emprendimientos pueda lograr lo que ella consiguió: tener un lugar propio acondicionado con todo lo necesario para hacer un buen trabajo.

 

“Yo soy feriante y en esas circunstancias pasé todas las adversidades, por eso me involucré en el Consejo, porque desde adentro es donde se puede ayudar al resto de los manualistas y artesanos, yo lo hago de alma porque vivo de esto, vengo todos los días y me va bien, pero el que no tiene recursos para armarse algo propio tiene que ir al gazebo y ahí las condiciones son complicadas”, detalla Alicia antes de explicar su proyecto para la puesta en valor del Paseo Ferial, con el objetivo de que “se convierta en una nueva plaza comercial, atractiva para la gente y los visitantes que tenga la ciudad”.

 

En ese sentido la titular de Mi Terrario elabora el proyecto junto a su hijo, una arquitecta local y los profesores de la Universidad marplatense donde estudia Tomás.

 

“El objetivo es que esto sea algo económico y sustentable, por eso nos parece fundamental que se reciclen los materiales que ya hay en el lugar, que todas las estructuras de caño que tienen los gazebos actuales se reutilicen. La idea es que sean espacios cerrados, con un aislamiento térmico adentro, para cuando hace mucho frío, también con ventanas para ventilar en verano. Y que además, tengan un alero para proteger la mercadería de las adversidades climáticas, y que no se estropeen”, contó Alicia sobre el proyecto que avanza en su elaboración.

 

En verde.

 

En Mi Terrario las posibilidades son muchísimas. Hay esferas, pájaros de colores hechos con cemento para colgar como macetas, pequeños adornos, de todo para comprar y regalar y regalarse. Objetos y vida natural para dar color y alegría a cualquier ambiente.

 

“Por acá pasa gente de todas la edades, todo el mundo para, pregunta, comenta y eso a mí me encanta porque puedo mostrar todo el trabajo que hago y lo lindo que puede ser conectarse de esta manera. Fue un proceso de cambio y crecimiento en mi vida el hecho de enfocarme de esta manera en el proyecto, dedicarme cien por ciento junto con mi hija es algo que me llena el alma y que me genera un bienestar en todo sentido. Y creo que eso de alguna manera se transmite en lo que hago y ofrezco”, valora Alicia que encontró su lugarcito en el mundo y lo convirtió en algo grande. En algo que se piensa en verde.

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?