Fenómeno actual. El libro que describe la evolución del «Freestyle»

Redacción Avances 15/04/2021 - 17.30.hs

La historia de la profesionalización de la disciplina de las batallas de rap en español cuenta 15 intensos años y vive un auge inédito del que da cuenta “Freestyle Revolution”, el libro ya disponible en formato físico y digital impulsado por Urban Roosters, responsable de la organización de la exitosísima competencia de la FMS.

 

“Lo que buscamos es esa consolidación y profesionalización del freestyle en todos los sentidos”, reconoce en charla con Télam el español Asier Fernández Pásaro, uno de los fundadores de Urban Roosters.

 

A partir de la creación de la liga Freestyle Master Series (FMS) España en 2017, que puso en el escenario en un formato estandarizado y durante nueve fechas en un año a los mejores batalleros del país (Chuty, Arkano, Skone o Invert, por citar solo a algunos), la disciplina que enfrenta a dos raperos a escupirse rimas a pura improvisación dio un gigantesco salto de calidad.

 

Desde entonces nacieron las versiones locales de Argentina, México, Chile y Perú, y una Internacional que enfrenta a los mejores clasificados de cada liga, y ni siquiera la pandemia y la ausencia obligada de público la perjudicaron.

 

Así lo demuestran los cientos de miles de espectadores que siguen cada fecha en vivo por streaming, y que estarán pendientes de la gran final de la FMS Argentina este sábado por la tarde, que consagrará a un nuevo campeón que siga los pasos de Wos y Trueno.

 

«Creo todavía no somos un deporte, que el camino lógico de crecimiento sería replicar un poco el que ha hecho el breakdancing, dijo.

DEPORTE.

 

Si la Red Bull Batalla de los Gallos es la madre de todas las competencias de freestyle, la FMS es el camino, según admite Fernández, a convertir a la disciplina en un “deporte”.

 

Télam: ¿Imaginan que este libro sea una herramienta para acercar a nuevos públicos a las batallas?

 

Asier Fernández Pásaro: Creo que cumple una doble función. En este caso es un libro destinado tanto para los amantes del freestyle, porque es el primero que recoge esa breve historia que tiene la industria, y también quizás para gente que está interesada y no conozca nada del mundo de las batallas.

 

T: ¿Qué significa la FMS para la historia del freestyle?

 

AFP: Creo que es la primera competición que tuvo una visión de profesionalismo dentro de la industria, dio el paso de considerar a las competiciones de freestyle como un hobby a un trabajo. Pasamos de un modelo en el que había a veces premios o simplemente ganar notoriedad por ser campeón, tener suerte en tu carrera artística, a empezar a tomarlo como una profesión en sí misma.

 

T: Permitió a muchos freestylers cobrar un sueldo.

 

AFP: Sí, totalmente. Al empezar a estipular unos salarios para los freestylers fomentamos que otros competidores de la industria empezaran a pagar sueldos o incluso a hacer patrocinios como atletas, que hasta nuestra incursión en el mercado no había ocurrido.

 

T: ¿Creés que el freestyle, y más concretamente las batallas de rap, superaron de forma definitiva esa barrera de actividad de nicho?

 

AFP: Vemos en algunos de los países que ya es ‘mainstream’, pero sabemos que todavía tenemos mucho aire de crecimiento. Estamos viendo que se está instalando en las nuevas generaciones como un nuevo tipo de consumo de contenido, de entretenimiento.

 

T: ¿El desafío es sostenerse luego de que pase el furor?

 

AFP: Nuestro objetivo era profesionalizar el sector de tal manera que pudiera sobrevivir una vez se superara esa moda. Las modas mueren y los deportes perduran, una vez que hay una infraestructura, un ecosistema fuerte, se mantienen. Lo podemos ver con el karate, que en los 80 era un arte marcial de mucho éxito y ahora es muy minoritario, pero pese a ello sigue teniendo toda esa infraestructura accediendo a subvenciones, accediendo a los juegos olímpicos. Lo que buscamos es esa consolidación y profesionalización del freestyle en todos los sentidos.

 

T: ¿Los freestylers son artistas, atletas mentales, showmen o un poco de todo?

 

AFP: Creo todavía no somos un deporte, que el camino lógico de crecimiento sería replicar un poco el que ha hecho el breakdancing. Desligarse en una rama hacia una visión más deportiva y mantener por otro lado la visión artística que siempre ha sido. En las competencias al haber una exigencia el nivel de los chicos es cada vez mejor, tienen que entrenar, tienen que adquirir buenos hábitos, muchas cosas que le asemejan al deporte. Por otro lado, está toda la visión artística del freestyle desde método de expresión a método de composición que existe desde los 70 y que seguirá estando. No es que una cosa sustituya a la otra, sino que se abren nuevos caminos y una bifurcación, como también lo hubo en el surf o el skate.

 

T: ¿Cómo se mantendrá esa frescura del arte con el viraje hacia el deporte?

 

AFP: Los chicos de ahora tienen un nivel muy superior al que tenían en 2008 o en 2009, o 2010. Los freestylers cada vez son más jóvenes y mejores, y eso pasa por las horas de dedicación. Ya no tienen que combinar su freestyle con dos trabajos, le pueden dedicar muchísimas horas y por lo tanto cada vez son más frescos, están cada vez más preparados y hacen que la disciplina sea mejor.

 

T: ¿Por qué las mujeres tienen un espacio hasta ahora tan marginal en las batallas?

 

AFP: Entendemos que al ser una disciplina que estaba mayoritariamente dominada por hombres había poca visibilidad de las mujeres freestylers. Nosotros buscamos que haya más, pero es algo que en el propio ecosistema se irá instaurando. La llegada de Sara Socas al próximo FMS España (la primera en la historia de cualquiera de las versiones de FMS) es algo histórico y es la mejor manera en que podía ocurrir, porque realmente ella ha ganado su puesto sin que nadie la haya invitado, sin que se haya tenido que hacer algún tipo de discriminación positiva en la competición. Ha llegado por su propio nivel. Se necesitan referentes y con ellas otras mujeres jóvenes se animarán a lanzarse. (Télam).

 

' '

¿Querés recibir notificaciones de alertas?